Category: cultura libre

El caso Taringa! no escapó a esta regla general. Para aquellos que frecuentemente practicamos la descarga y subida de archivos, Taringa! cristalizó en una serie de prejuicios, apareciendo siempre como ese espacio lleno de newbies, de amateurs, de ‘piratitas’ de poca monta y escasa capacidad tecnológica, de adolescentes de quince años que quieren hacerse los hackers por saber crackear un programa, pero que muy probablemente desconozcan el significado del comando sudo. En los medios de comunicación también se reflejó a Taringa! como ese agujero negro de piratería y descontrol, sin reglas de ningún tipo. Para los militantes del software libre y/o de la cultura libre, taringuear difícilmente podía ser una práctica de mentes refinadas; más bien, taringuear forma parte de las actividades de esa población tosca e ignorante que participa en foros y comparte archivos de manera rudimentaria, poco profesional. ¿Para qué usar Taringa! si se puede usar un súper cliente de Torrent? ¿Qué necesidad hay de utilizar un foro cualquiera para descargar programas, si utilizando software libre y Synaptic o cualquier gestor de paquetes se puede realizar la misma tarea, legal, más fácil y más rápido? Esos de Taringa! no saben nada. Y sus dueños son unos chantas que lucran con el trabajo ajeno.

Esas dos líneas finales hicieron que la causa legal contra Taringa! diera lugar a una pelea de definiciones conceptuales sobre si compartir con ánimo de lucro  debería ser un crimen o no, si la cultura libre puede englobar al compartir con ánimo de lucro o si la cultura libre son sólo las licencias Creative Commons o existe algo más por fuera de eso. Las élites intelectuales de Internet y de la tecnología se dedicaron a enaltecer las causas de gente como Horacio Potel, cuya responsabilidad legal era obvia y evidente, pero basurearon con el mismo encono a Taringa! sólo porque detestan a sus usuarios y a sus dueños, y en ese basureo fueron capaces de obviar, olvidar e ignorar todos los argumentos legales que existen para desestimar la causa contra Taringa!. Es decir, si en el fallo que elevó la causa a juicio oral nunca se mencionó el tema del lucro, ¿por qué ésa debía ser una discusión que pareciera pertinente en ciertos foros o blogs especializados en derecho de autor y/o en tecnologías?

Lo que quedó en evidencia en el caso Taringa! es que la disquisición no pasaba por una cuestión de carácter legal, sino antes bien por una cuestión de carácter ético. ¿Es legítimo el intercambio de archivos en una plataforma que genera ingresos mediante publicidad contextual o a través de campañas publicitarias? ¿Está bien lo que hacen los dueños de Taringa!? ¿Es ético? De manera sorprendente o no, se criticaba a Taringa! por hacer dinero, pero nadie se atrevió a criticar empresas cuya actividad es legal pero cuya eticidad está fuertemente en duda. A ello venía la comparación que se hizo en algunos lugares sobre la venta y fabricación de armas y Taringa!. Como todos sabrán, para lo único que sirven las armas es para matar. Por supuesto, alguien podría decir que matar a un león feroz y hambriento que se abalanza sobre nosotros es algo bueno, pero que utilizar un arma para matar a una mujer en una situación típica de violencia doméstica es algo malo.
Curiosamente, se matan más mujeres que leones feroces y hambrientos, con lo cual la conclusión lógica allí debería ser es que las armas no sólo son una herramienta que sirven para matar sino que además son utilizadas mayoritariamente para matar personas, seres humanos, y en órdenes lógicos los más afectados por las armas de fuego son los pobres, los negros, los niños y las mujeres, y en ese orden, también, los disidentes políticos y religiosos. Taringa!, en cambio, es una plataforma que sirve para la comunicación humana, lo que incluye también el intercambio de obras intelectuales como parte de esa comunicación humana, pero que en muchos aspectos excede esa práctica.

Por supuesto, a esta distinción se la tildó de exagerada. El problema de la exageración, en este caso, era que ponía en tensión una discusión que se olvida o ignora con frecuencia en el debate sobre el intercambio de archivos, y es que en efecto socialmente está aceptado que no hay nada malo en el intercambio de archivos, que la práctica del intercambio de archivos es algo bueno y que incluso en más de una ocasión se viola la ley con total desconocimiento de la misma o por la imposibilidad práctica de no violarla en un mundo donde todo son copias. Por lo tanto, que una de las muchas plataformas que existen para el intercambio de archivos gane dinero debiera ser, en este caso, un detalle menor o soslayable, puesto que la discusión sobre el dinero de los dueños de Taringa! no es lo que está en cuestión, sino el intercambio de archivos como práctica, del mismo modo que en un homicidio no se cuestiona el rol de los fabricantes de armas porque lo que se evalúa como algo malo dentro de la sociedad es el homicidio y no la fabricación de herramientas que sólo sirven para matar.

Desde la perspectiva de la industria está claro que el juicio a Taringa! fue una jugada estratégica. Atacar a un profesor de filosofía como Horacio Potel, a un héroe de la Internet como Aaron Schwartz o a un periodista que quiere liberar la información como Julian Assange, es poco redituable en términos de la publicidad que semejantes acciones conllevan, es decir, la mala fama que se ganan las industrias cuando atacan a personas cuyo trabajo es valorado como socialmente útil y altruista: la difusión del saber y la cultura, la denuncia contra la corrupción, entre otros fines. En ese sentido, el ataque judicial a Taringa!, por más que esté legalmente errado en múltiples aspectos, iba a dividir las aguas, a dejar a alguien en ridículo en cuanto se saltara a defenderlo o en provocar una reacción social generalizada de que “el problema de Taringa! es que hacen plata”.
Claramente el fin de Taringa! no es denunciar la corrupción o difundir el saber y la cultura, aunque pueda servir para todo eso como parte de la comunicación humana, pero esa especie de agujero negro donde paran por igual software pirateado con los libros de Rodolfo Walsh y malas copias de memes de 4chan o videos como “Superman en Trelew”, era para muchos “difícil” de defender. Es obvio que la industria editorial y la Cámara Argentina del Libro tenían esto muy presente cuando iniciaron las acciones legales. Lo que se dice una estrategia de manual.

Por lo tanto, en el fondo la discusión sobre Taringa! entraña ese tercer aspecto que no tiene que ver con lo ético o con lo legal, sino con lo estratégico. Lo “difícil” de defender no es la práctica que se realiza sobre la plataforma, sino la plataforma en sí misma como medio sobre el cual se ejerce determinada práctica. Por supuesto, lo “difícil” se refiere también a los límites ideológicos que cada cual desea defender; si el límite es discutir sobre la apropiación privada del conocimiento o discutir sobre lo mal que hacen los monopolios artificiales a la economía de mercado. Cierto sector que ve con buenos ojos a la cultura libre porque la iguala a las licencias Creative Commons, dirá o bien que el problema de Taringa! es que hace plata o bien que el juicio a Taringa! está bien porque entonces la gente empezará a acercarse a la cultura libre. Otro sector más legalista dirá que no hay que violar la ley de propiedad intelectual porque de ese modo es difícil poner en discusión su restrictividad si efectivamente todos podemos violarla todo el tiempo. Y así hay sucesivas voces en el campo, cada una con su aporte sobre qué escenario es necesario construir para poner en tensión las leyes de derechos de autor. En ese marco, Taringa! aparece como una plataforma que impide elaborar estrategias razonables, al ser una plataforma “mersa” o “grasa”, lo mejor es no discutirla, tratar de no enfrentarla o no hacerse cargo del problema: existe y ya, pero involucrarse con ella no permitirá construir una estrategia clara a la hora de dar discusiones sobre las leyes de propiedad intelectual.

La forma de considerar a Taringa! en el horizonte de la discusión sobre el derecho autoral dividirá la misma cantidad de aguas que dividieron a los defensores del “open source” y del “software libre”. En definitiva, ambos utilizan, en la práctica, software libre, pero los fundamentos políticos varían en un caso y en otro. Por supuesto, la limitación natural del open source es que como dijo Eben Moglen alguna vez, el software libre acertó en su estrategia de poner el acento en la libertad y no en el software, porque de esa forma pudo cuestionar cosas como el cloud computing (la nube), difíciles de cuestionar desde el campo del open-source. Del mismo modo, quienes promueven el uso de licencias libres como modo de acabar con el problema de la propiedad intelectual, encontrarán más temprano que tarde una limitación ideológica para abordar cuestiones que atentan contra sus libertades pero que sin embargo son coherentes con la defensa de determinadas ideas, como por ejemplo, los defensores de la existencia de las corporaciones pero que piden respeto a su privacidad. Del mismo modo, los llamados a “compartir sin ánimo de lucro”, “respetar la leyes de propiedad intelectual mientras construimos cultura libre”, o manifiestos de esa índole que ponen el acento en el respeto de marcos legales que no sólo son obsoletos sino que además son injustos, pueden ser muy útiles a la hora de mostrar que “en este campo hay muchas discusiones”, pero a la larga son políticamente ineficaces.
Así como los lobbystas de la propiedad intelectual han adoptado la modalidad de moverse en numerosos planos, situación que describe Silvia Rodríguez Cervantes como “estrategias cambiantes y combinadas”, quienes estamos interesados en flexibilizar las leyes de propiedad intelectual o incluso hasta abolirlas, no podemos renegar o no apoyar los diferentes planos y escenarios de discusión de la propiedad intelectual sólo porque una plataforma determinada gana plata, nos cae mal o es menos altruista que la otra. En efecto, hay que debatir y la discusión conceptual es sana, pero quienes defendemos la permanencia del conocimiento y la cultura en el dominio público, no deberíamos caer tan fácilmente en lo que es, evidentemente, una estrategia corporativa de las industrias del conocimiento y el entretenimiento para separar a quienes en principio tienen pisos mínimos de acuerdos. Las discusiones que se producen en el ámbito de la vida pública no pueden negar sus características políticas, y en este sentido la discusión excede con mucho a una plataforma determinada o al hecho de si gana o no gana dinero. Se trata, en definitiva, de qué lado de la mecha nos encontramos quienes nos posicionamos de determinada manera en favor de la liberación de la cultura. Si el hecho de que una plataforma gane plata hace que le retiremos el apoyo, es porque en definitiva no nos interesa la liberación de la cultura o la flexibilización de la propiedad intelectual, sino que nos interesa que nos dejen descargarnos cosas sin ser llamados ‘piratitas’, pero que a las empresas que a mí no me caen bien les caigan con todo el peso de la ley. Y a eso se le llama ser unos hipócritas.

¿Por qué escribo esto?

Pues, es una larga historia, pero resumiendo:

1.

El derecho de autor existe desde hace casi 300 años, pero sólo desde hace un par de años es tema de discusión. Esto tiene que ver, sobre todo, con los cambios radicales producidos por internet y tecnologías de copia baratas como los grabadores de dvd y cd, las llaves usb y los discos duros externos. Conflictos sobre copias de datos han llevado el tema literalmente a las casas de la gente común y corriente.
Internet es un herramienta desarrollada para copiar algo muy rápidamente de un lugar al otro, y los computadores personales son diseñados para cortar bits, deletearlos y reajustarlos. Estas herramientos piden a los usuarios copiar, cortar y deletear – rip, mix y quema! Y sí, existen problemas legales. Sí, es difícil imaginarse cómo la gente puede seguir ganando dinero.

2.

Novelistas que hacen su debut tienen que “poner una pica en Flandes” [1]. Nuestros editores no tienen un gran presupuesto de promoción para almas desconocidas como nosotros. En general subimos y caemos con publicidad que anda de boca en boca. No soy tan malo para esto. Tengo un blog, en donde hago mucha publicidad de boca en boca. Además, se suma el hecho de que la mayoría de los libros, la música y las películas que se editan, siguen en venta en línea, sea cual sea la licencia. En el período breve en el cual las redes P2P como Napster florecieron, la masa ad-hoc del internet logró poner en línea más o menos todo lo que existe. Soy un infóvoro y este tipo de histerias internet me causan fantasías futurísticas exitantes. Lo que siguió fue una ola de remezclas y reutilización, seguida a su vez por acciones jurídicas. Si nuestro patrimonio artístico sigue estando cerrado para la reutilización por causa de derechos de autor -que en la mayoría de los casos son gestionados por empresas, herederos o organizaciones de lobbying-, corremos el riesgo de hipotecar la producción artística de mañana. Porque nuestra historia del arte, ¿no es lo que es gracias al arte de la cita, la reescritura, la remezcla, la reutilización?

3.

Y también, y también… Siendo artista, ¿es posible escribir un texto sin que posea éste un deseo utópico, por vago que sea? ¿Qué es una creación sino un rechazo a participar, aunque sea un rato, en el carrusel al que los adultos llaman mundo? No tiene que ver de por sí con el utopismo en el sentido estricto, sí tiene que ver con escaparse. No se trata de escaparse de la realidad, sino de exigir más realidad, más creación, más amor, más accesibilidad. Un especie de rugimiento primordial tal vez. Si yo mañana comparto mi novela, de manera que cada lector pueda leer mi versión libremente, copiarla, cambiarla y editarla de nuevo, de manera que cada nueva edición indica mi trabajo como fuente, no es ésto el más grande honor que puedo recibir como escritora? Y si sé que cada autor sabe hacerlo por definición, sin que los historiadores de literatura tengan que intervenir para analizar el contexto de la obra, significa que estamos creando un archivo activo, que cuenta una historia colectiva artística desde la creación individual.

La ley

Según la ley el derecho de autor, éste se aplica automáticamente a cada creación, no importa su soporte, aunque sea mencionado de modo diferente. Esta ley haría imposible la redacción de los tres párafos anteriores. Las frases son quasi todas recogidas de textos de otros autores. Y si la biblioteca pública pusiera a mi disposición un sistema que me permitiera buscar libremente por medio de palabras claves dentro de los ficheros de textos digitales y copiarlos, ¡con mucho gusto hubiera escrito todo este artículo así! Reproducir citas está permitido, bajo la condición que menciones la fuente. Por suerte dos de los tres de los autores “robados” eligieron publicar sus textos bajo licencia libre, de modo que podía lanzar el experimento tranquilamente.
Encontré el primer párrafo en un libre de Lawrence Liang, abogado en Bangalore que investiga y es activista de las alternativas al sistema actual de propiedad intelectual. Los párrafos siguientes los copié del prefacio de dos novelas de Cory Doctorow, en los cuales este famoso autor de ciencia ficción argumenta su elección de una licencia Creative Commons. El tercer párrafo viene del blog de Jeroen Mettes, un querido autor belga que se suicidió en 2006. Su blog cae bajo copyright, porque no figura ninguna mención particular a otra forma de licenciamiento. Cuando le hice la pregunta a uno de los editores de su obra póstuma, me contestó: Como blogger a Jeroen no le preocupaba el copyright. De hecho ahora nosotros tampoco explotaremos su blog ni lo pondremos bajo copyright. No correspondería al método de trabajo de Jeroen mismo, a quien le encantaba citar y pegar.

¿Está muerta la ley?

Si la ley es tan poco conocida y si copiar nos resulta tan natural y espontáneo, ¿cuál es entonces el valor verdadero de este candado en el mundo digital? ¿El copyright ahí, no habrá perdido su significado? ¿No es gran tiempo para una alterativa? ¿Y qué más nos puede traer la alternativa de lo que ya tenemos ahora? Mucho, muchísimo. Por lo menos, ésto es lo que me dice mi fantasía actual.
Este artículo no es motivo para una nueva legislación, pero sí para una nueva práctica que sin gran mezcolanza le puede ofrecer a todo autor, sobre todo a los autores amateur, unas posibilidades enormes. Y tal vez a largo plazo llegará también a convencer editoriales y cabilderos de aplicar el derecho de autor de manera radicalmente distinta.

¡Qué viva la ley!

La idea es simple. Uno publica su libro por un servicio de Print-on-Demand. Paga menos de 100$, incluso menos por un e-book, envía su manuscrito compaginado con la tapa como pdf, éste se pone entonces en venta online y se puede pedir también en algunas librerías locales. Sus amigos y familiares compran el libro por pieza, el autor decide el porcentaje del precio de venta que llega a su bolsillo. El libro sigue en venta de por vida si se quiere y con un poco de suerte se vende a través de todos estos años más de mil ejemplares, lo que es el promedio de una publicación en mi tierra natal (neerlandés). Así de simple es ahora. Tan pocos recursos y tiempo se necesita. Los lectores pertenecen al ámbito personal del autor. Y quien lea la obra, sea la hija, la prima, el sobrino o el vecino, y tenga ganas de convertirla en obra de teatro, escuchará un ¡Sí, por supuesto!
Si el autor elige una licencia libre, añade un pedacito de texto en la publicación en la cual estimula los lectores a leer y utilizar la obra, copiarla, cambiarla y editarla de nuevo. Estas pocas reglas podrían hacer la diferencia con estos amigos o familiares que nunca pensaron en la posibilidad de hacer algo con la obra de otra persona. Además el autor les da posibilidad de compartirlo a su vez con sus queridos. Ctrl c o Guardar como son tan sencillos y tan accesibles, piden tan poco tiempo y esfuerzo, que es evidente que lo harán.
Es ésta la razón por la cual una licencia abierta puede dar ‘ganas’ y puede ser un incentivo para más creatividad. Y existen algunos argumentos más, como éste que me gusta en particular: El plagio es necesario. El progreso lo implica. Aprieta de cerca la frase de un autor, se sirve de sus expresiones, elimina una idea falsa, la reemplaza por la idea justa.

Creative Commons

La alternativa ya más integrada es la licencia Creative Commons. Le permite al autor elegir si su obra puede ser cambiada o solamente copiada (sin obras derivadas), bajo otra licencia, o con una idéntica (Compartir igual), indica que requiere mencionar su nombre (Atribución) y si la obra puede ser utilizada para fines comerciales o no (No comercial). Toda obra derivada debe publicarse con licencia Creative Commons. Wikipedia es un ejemplo de una publicación Creative Commons. Todo contenido puede ser copiado, cambiado y editado de nuevo si la fuente es mencionada. Creative Commons es una primera alternativa valiosa que se aplica globalmente. Para quien quiere estimular la distribución y la remezcla, es una opción segura. Para quien no conoce aún lo básico del derecho de autor, empezar a utilizar Creative Commons significa aprender realmente lo que significa el copyright automático que se pone debajo de un texto. Eres profesora y te gustaría que el texto circule entre alumnos porque te parece necesario, eliges una CC de Reconocimiento (en cualquier explotación de la obra autorizada por la licencia hará falta reconocer la autoría), No Comercial (La explotación de la obra queda limitada a usos no comerciales), Sin Obras Derivadas (La autorización para explotar la obra no incluye la transformación para crear una obra derivada).
Si te interesa la opinión crítica de tus alumnos, les podrías dar como tarea una reescritura de tu texto con la publicación bajo la misma licencia, entonces lo publicarías bajo una CC de Reconocimiento, No Comercial, Compartir Igual. Después les puede parecer interesante crear de esta colección un texto colectivo que sea distribuído ampliamente, p.e. por revistas que se venden, y que como statement político proponga que la autoría ya no importa más, será de las masas! Entonces pedirías a los alumnos publicar el texto con una CC Atribución Compartir igual. Queda claro, sin embargo, que CC sirve para comprender bien el sistema, pero llega a ser una pesadilla para los abogados que se ocupan de los usos de los archivos. Si cada publicación puede tener especificidades tan diferentes, el texto jurídico corre el riesgo de llegar a ser mayor al archivo mismo que está licenciando. Una práctica viva necesita ser lo más simple posible. Por eso, a mi modo de ver, CC sigue siendo una alternativa compleja con la cual creamos un futuro cultural legalmente complejísimo.

Free Art License [Licencia de arte libre]

Por eso prefiero utilizar la Licencia del Arte Libre [2]. Esta permite copiar la obra libremente, cambiarla y publicarla de nuevo bajo la misma licencia, gratis o por dinero, pero con la mención de la fuente. Este tipo de licencia no es una negación del derecho de autor, sino que lo reconfirma en una infraestructura digital. Implica una ‘genealogía’. Gracias al sistema de la atribución se puede establecer un árbol genealógico para cada obra o cada grupo de obras. A largo plazo para cada obra se podría buscar el rastro, su contexto, su historia, tanto en línea que en papel, porque la licencia obliga a cada nuevo autor de dibujar por su cuenta el contexto en el cual nació la obra y garantiza la protección del nombre del autor con la obra. Cada autor indica las fuentes como un homenaje a los creadores que admira. Además garantiza que su obra puede ser distribuída, multiplicada y reutilizada sin fin, como un virus. Contribuye así a la cultura del futuro en la cual la oferta de libros, films, música e imágenes será tan accesible que la remezcla será la norma (si ya no lo es) y por consecuencia será legalizada. Y si el día del gran éxito para el autor llega antes de la aplicación mundial de la Licencia del Arte Libre, el autor sigue teniendo la libertad de cambiar la licencia de su obra.

El guión catastrofista

La pregunta que recibo con frecuencia, es ¿qué haces cuando no se respeta la licencia? Pues, hago exactamente lo mismo que cuando no se respeta mi obra bajo el copyright actual: me pongo en contacto con la persona que no lo respetó, intento llegar a un acuerdo; si no logro, busco la asistencia de un abogado e intento ganar el caso. En toda situación la violación de una obra protegida demanda una actitud pro-activa y mucho trabajo. En el caso del uso de licencias libres, puedo contar con la solidaridad de una comunidad internacional, para quienes la accesibilidad y el compartir son elementos esenciales de una sociedad democrática, que se arriesgan a perder en acuerdos neoliberales exclusivos.

Notas:

1- Expresión flamenca para referirse a algo que es muy difícil.
2- http://artlibre.org/licence/lal/es 

Para la redacción de este texto busqué la compañía exquisita de:

Este árticulo es la traducción del artículo ‘Share your story’, publicado en la revista Verz!n, junio 2011. http://www.creatiefschrijven.be/index.php?onderdeel=1967

¿Sabes? A menudo, la gente nunca ha pensado de dónde provienen las fuentes, ya que las fuentes de su computadora simplemente están ahí, Vemos constantemente diferentes tipos de letra en el mundo, por lo cual todos sabemos con certeza que hay muchos de ellos. De ahí que no sean evidentes las razones por las que hagan falta aún más de los que ya existen. Tal vez la sorpresa se deriva también de la forma en que las fuentes resultan ser subliminales. Nos fijamos en el sentido de lo que leemos, y esto aparta nuestra atención de la mecánica que subyace en el acto de leer. Los hechos comunes de todos los días pueden presentársenos como algo misterioso cuando uno los viene a examinar por primera vez, y la lectura parece ser uno de esos hechos.
Las nuevas fuentes se crean por muchas razones, y a menudo varias de esas razones están presentes a la vez. He aquí tres de ellas:

Identidad

Las organizaciones necesitan identidades visuales, y las fuentes pueden vigorosamente identificar quién publicó qué cosa. Tener una identidad visual distintiva es estar a la moda. La moda hace la vida más interesante, y es una parte tan importante de la tipografía como cualquier otro aspecto de la cultura. Aunque se puede conseguir una identidad visual bien distintiva incluso con una fuente muy común – la popularidad de Helvetica así lo atestigua -, sugiero que esta es la motivación principal por la que los diseñadores gráficos desean hoy nuevas fuentes; es por eso que los tipógrafos autorizan nuevas fuentes al por menor y la razón por la que los proyectos de creación de marcas de identificación corporativa encargan fuentes hechas a la medida. Estos encargos pueden dejar de ser justificación suficiente para más de una sola fuente, no toda una familia – apenas expandir un logotipo en un alfabeto completo. Sin embargo, a veces ello puede dar como resultado grandes las familias, y este año Canonical le encargó una familia muy grande de fuentes a la fundición-Dalton Maag en Londres.

Arte

Aunque los diseñadores de tipos atienden a los deseos de sus clientes, también tienen sus propias ideas y usualmente esas ideas poseen un sesgo artístico. Existe ese impulso básico que mueve a la expresión de uno mismo, a expresar emociones a través de las formas de las letras, además de la cosa toda de George Mallory: “Porque está ahí”.
No se debe subestimar el poder del sentimiento que hay detrás de la frase “¡Lo hice yo!” Este se encuentra en la base de la razón por la que me convertí en un diseñador de tipos. Víctor Gaultney, el diseñador de la familia de fuentes libres Gentium, quien es también un diestro músico, lo resumió diciendo simplemente: “¿Por qué crear nuevas fuentes? ¿Por qué crear música nueva? ”
Hay también un lado mercantil en el diseño de tipos como práctica artística. He oído a profesionales experimentados como Matthew Carter y Gerard Unger decir que durante su carrera han estado trabajando constantemente, de forma privada, en fuentes para ellos mismos. Cuando un diseñador gráfico construye así un depósito secreto propio, si se presenta un encargo y esos diseños privados resultan ser pertinentes, pueden ser refinados para aprovechar el breve momento favorable y asegurar un margen de ganancia.
Cualquiera que sea la clase de diseño que usted esté haciendo, si se trata de diseñar sin ningún tipo de restricción y sólo pensando en su libre expresión, usted no está realmente comprometido en una tarea del diseño, sino de arte. La motivación inicial podría muy bien ser indistinguible de las necesidades de los usuarios del artefacto de diseño final, pero creo que es una clase de proceso cualitativamente diferente. Lo que realmente ancla el diseño de tipos en el ámbito de los procesos de diseño es lo siguiente:

Diseño

Las fuentes pueden ayudar o dificultar la legibilidad de un texto. Raph Levien hizo de Inconsolata para componer el código de programas, un verdadero nicho. Los tipos de letra para el código se diseñan típicamente para ser leídos en pantalla, más que impresos, ya que allí es donde el código vive realmente. Este contexto tipográfico determina el diseño de varias maneras, tales como hacer los paréntesis desusadamente grandes de manera poco convencional porque desempeñan un papel clave en el código. Estos paréntesis no son adecuados, por ejemplo, para un directorio telefónico.
Cuando Matthew Carter diseñó Bell Centennial para AT & T en la década de 1970, hizo un nuevo tipo de letras para guías telefónicas que se usarían en tamaños muy pequeños, lo que permitiría más texto por línea, y sin embargo seguiría siendo tan legible como el anterior. El contexto tipográfico es diferente, y los diseños de los paréntesis son diferentes. Esto es algo sutil, subliminal, incluso para muchos diseñadores gráficos, pero esta es la cuestión que realmente cuenta para el diseño de tipos –porque es lo que hace excelente la tipografía, y se paga por sí misma con creces. Cuando se van a imprimir 50.000 ejemplares, obteniendo un 10% más de texto con 50 páginas menos que en la última edición, es mucho el dinero que se ahorra.

Libertad

Y esto ilustra por qué las fuentes libres son tan valiosas. Si usted está utilizando
una fuente y esta no funciona del todo como usted desea – si ocupa demasiado espacio, o si se siente que no es apropiada, o que podría estar un poco más en la onda y ser más moderna – ¿ puede uno cambiarla? Si está utilizando una fuente propietaria, no se puede. Por supuesto, siempre se puede, a partir de cero, hacer un nuevo tipo de letra que tenga cualidades similares. Pero con una fuente libre usted puede impartirle nuevas direcciones, que incluso a sus desarrolladores originales nunca se les habría ocurrido.

Dave Crossland  es un diseñador de tipografías que explora las potencialidades de las formas de licenciamiento libres para la tipografía. Actualmente trabaja como consultor tipográfico para Google, llevando adelante el directorio de fuentes libres y acercando nuevos diseñadores al proyecto.

 

El cual nos ha despertado de nuevo a la colectividad, después de un letargo de muchos años, y que en estos momentos sigue tomando forma a través de asambleas de barrio, decisiones compartidas entre ciudadanos y vecinos de muchas ciudades Españolas.

SOL tal y como lo definen sus organizadores es un proyecto que nace como continuación de las tres ediciones anteriores del Taller de Obras Libres, organizadas por la Universidad Rey Juan Carlos , y está coordinado por Medialab-Prado, CAMON, Escuela de Organización Industrial (EOI) y la Universidad Rey Juan Carlos. Este evento se crea con la intención de dar a conocer, a la vez que fomentar, las obras culturales y artísticas que se basan en las cuatro libertades heredadas del software libre y que aplicadas son las siguientes:

  • la libertad de usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso.
  • la libertad de estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él.
  • la libertad de hacer y redistribuir copias, totales o parciales, de la información o expresión.
  • la libertad de hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados.

La tecnología aumenta las posibilidades de compartición y de conexión entre creadores, lo cual permite la multidisciplinariedad y la distribución independiente por medio de internet. Todas estas ventajas han hecho surgir un tipo de obras que cumplen las libertades anteriormente citadas.

La estructura que los organizadores han dispuesto para poder participar en SOL1 ha sido intencionadamente colaborativa y abierta, cualquier institución o persona que quisiese participar podía ponerse en contacto con los organizadores vía web. Si la actividad que quería presentar cumplía las condiciones de obra libre[3] y se realizaba dentro de las fechas propuestas, estaba invitado a participar.

Actividades:

Se han desarrollado actividades de todo tipo, desde charlas y mesas redondas, a exposiciones y conciertos. He elegido algunas de ellas que me han interesado especialmente por el carácter práctico de sus contenidos, como el taller que Platoniq[4] impartió en Matadero Madrid; GOTEO, Cultura de la financiación colectiva, #Redada 7: Obras libres y cultura digital[5] en Medialab-Prado o la charla con el director del documental ¡Copiad, malditos! [6]. En relación con el diseño gráfico, se realizó en la Central del Diseño de Matadero Madrid Libre Design Week con varias actividades y Róndo Brillante que es con la actividad en la que he participado personalmente.

La información completa de las actividades[7] que se realizaron en esa semana las podéis encontrar en la página obraslibres.net.

El taller GOTEO, Cultura de la financiación colectiva forma parte del proceso que está realizando el colectivo para generar la plataforma con el mismo nombre. Aprovecharon esta ocasión para estudiar con los participantes relacionados con el mundo de la cultura, las mejores formas de elección de proyectos para financiar. Platoniq dividió el taller en dos partes; una teórica en la cual se estudió varias plataformas de financiación online para proyectos creativos, diferenciando entre las que se ocupan de la microfinanciación, el crowdfunding y los préstamos P2P, y una segunda parte práctica en la cual, con los 20 euros que pagó cada participante para el taller se debía decidir a qué proyecto real se destinaba esta cuantía, haciendo así una reflexión sobre la elección de los proyectos.

La necesidad de generar nuevas formas de negocio apropiadas para el futuro al que se dirige el mundo de la cultura, es junto con el tema de cómo licenciar y la discusión de qué libertades debe cumplir una obra, algunos de los puntos prácticos ha resolver dentro del mundo de la cultura libre.

En #Redada 7: Obras libres y cultura digital [8] cuya sesión estuvo dedicada a debatir sobre las licencias para publicar y distribuir nuevas obras y contenidos a través de la red. Participaron desarrolladores, creadores, editoriales y discográficas para aportar su experiencia y modelos de organización en el ámbito de las obras libres en España. En ella se discutió sobre qué se considera una obra libre, que condiciones debería de cumplir y cómo es la relación con la industria e instituciones culturales. Esta reunión de la que podéis ver el vídeo[9] en la página de Medialab-Prado.

Relacionado con los problemas que te puedes encontrar al intentar licenciar una obra, en este caso audiovisual, de forma libre es interesante la conversación que tuvieron en el EOI (Escuela de organización industrial) con Stéphane M. Grueso director de ¡Copiad, malditos![10], documental sobre propiedad intelectual. En él podemos ver que problemas encuentra su creador para licenciarlo de esta forma. Es el primer contenido bajo licencia Creative Commons (BY/NC 3.0 Unported)[11] que se emite en la televisión pública española (TVE) y que se puede descargar libremente a través de la web de RTVE.es.

Todas estas cuestiones, mas las específicas del medio, son las que intentamos estudiar en un proyecto que se llama Gráfica libre y que hemos comenzando en la Escuela de Arte 10 de Madrid donde se imparte el grado en diseño gráfico, los ciclos superiores de gráfica publicitaria, ilustración y fotografía. Con la intención de investigar acerca de cómo podría ser el mundo del diseño si se generase conocimiento y material gráfico de forma libre. Esta investigación está enmarcada en la colaboración entre la Escuela de Arte 10 y Medialab-Prado que se irá desarrollando a través de actividades diversas enmarcadas en el proyecto Libre Graphics Research Unit (LGRU), proyecto iniciado por cuatro “medialabs” europeos (Constant, Medialab Prado, WORM y Piksel) que se pondrá en marcha próximamente gracias a una ayuda del programa europeo 2007-2013. LGRU se concibe como un laboratorio itinerante de discusión y desarrollo de herramientas libres por y para artistas, diseñadores y programadores.

En este marco coincidiendo con la semana de las obras libres se realizaron las dos actividades que he comentado al principio Libre Design Week y Róndo Brillante.

Libre Design Week, organizado por la asociación de diseñadores de Madrid (di_mad) que coordina el espacio del Matadero Madrid dedicado al diseño, la Central del Diseño. Se desarrolló con dos talleres; “Indignez-vous!” donde los alumnos de la Escuela de Arte 10 diseñaron carteles para el movimiento 15M con la diseñadora Teresa Sdralevich[12] y el de Hipertipografía (Metafuentes) realizado en La Central del Diseño e impartido por Jose María Ribagorda, tipógrafo y profesor de la Escuela de Arte 10, durante el cual los participantes diseñaron colaborativamente la tipografía S.O.L. En estos dos casos encontramos ciertas incoherencias respecto a las pautas de SOL1 (libertad de: usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso, estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él, hacer y redistribuir copias, hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados) ya que no cumplen alguna de las cuatro libertades. Junto con estos talleres, hubo varias conferencias o charlas. Fueron invitados Traficantes de Sueños editorial[13] y librería, y la Revista Léptica, proyectos ambos que llevan tiempo trabajando en la dirección de SOL1. Pero como comentaba antes, existen contradicciones en el mundo del diseño, y quizá sea algo que sucede en muchas otras disciplinas al enfrentarse a la decisión de ceder algunos derechos de autor, o liberar la obra y esta es la confusión entre lo gratis y lo libre. Como ejemplo de esto podemos tomar la charla que impartió la revista de tendencias NEO2[14] titulada NEO2 o cómo distribuir tipografías libres, si nos pasamos por su web en el apartado de descargas y elegimos tipografías, podemos comprobar que las podemos descargar y usar en nuestros propios trabajos, pero no podemos hacer uso comercial de la propia tipografía, ni generar obra derivada y por supuesto no podemos venderla a terceros. La misma incoherencia con la definición de obra libre esta en la exposición “Tipografías Libres”[15], en cuyo caso no podemos descargarlas, ni usarlas y aunque su nombre nos indica lo contrario, no existe acceso a ellas, ni están licenciadas.

Mi participación en la semana fue con un proyecto educativo, realizado entre varias instituciones y sus alumnos, llamado “Rondó brillante”[16]. Esta actividad propuso que alumnos de grado en diseño gráfico (Escuela de Arte 10) enseñasen a niños de Educación Primaria (Aulas Balia del CEIP Francisco de Goya) algunos fundamentos de diseño utilizando herramientas de software libre, con las que generaron imágenes tipográficas para ilustrar una composición musical compuesta por Eduardo Costa, que da título al proyecto, sobre canciones populares infantiles.

Esta colaboración se ha estructurado en varias fases: la primera talleres prácticos que han realizado los alumnos de primero de diseño gráfico en los que por medio del programa vectorial libre Inkscape[17] los alumnos del colegio Francisco de Goya que participan en las Aulas Balia, aprendieron algunos fundamentos del diseño gráfico y realizaron, con notas musicales y fuentes libres, personajes tipográficos. Una vez realizados los talleres, para los cuales nos basamos en la música compuesta por Eduardo, se generó un material gráfico que mas adelante utilizó Miguel Angel Lastra de la Plataforma Audiovisual addSensor[18] para generar visuales.

El día mas emocionante del proyecto fué el Viernes 13 de Mayo, en el marco de la Semana de las obras libres, cuando la orquesta infantil nos regaló la interpretación musical en un concierto en la escuela de Arte 10. Los componentes del grupo de cámara de grado elemental Andana, niños y niñas de 7 a 14 años, tocaron sus instrumentos mientras Miguel Angel Lastra generaba visuales con los dibujos de los niños y niñas del Goya que asistían con cara de asombro al concierto, viendo cómo formaban parte de una “obra de arte”, como ellos la calificaron, colaborativa.

Algunos apuntes sobre lo “libre”

Cuando me encargaron esta crónica yo estaba un poco desilusionada con lo que fué la Semana de las Obras Libres relacionada con el diseño gráfico, en mi entorno cercano como ya he contado se celebraron dos eventos; Rondó Brillante y Libre Design Week.

Con Rondó Brillante nos hemos encontrado con numerosas dificultades por lo poco interiorizado que está la cultura libre en el mundo del diseño gráfico. Tenemos grandes dudas sobre si los niños y niñas han entendido que formaban parte de un evento con esta ideología. De que el proyecto es colaborativo, no hay duda, ellos entienden perfectamente que sin los niños/as que tocan instrumentos no había concierto, y los componentes de la orquesta que sin los alumnos del Goya y de la escuela no habría personajes que bailasen al compás de la música. De ahí a entender cuestiones como qué es el software libre, qué es que alguien pueda hacer una obra derivada o qué pasa si ponemos una licencia que ceda los derechos comerciales, hay un abismo.

Surgieron también dudas sobre cuestiones técnicas como aquellos que se hizo con software privativo, nos preguntábamos si lo que no esté realizado con software libre, debíamos ponerlo a disposición del público o como hacer que el material vaya acompañado con su licencia y alguna sobre cuestiones comunicativas como si los niños/as en el fondo habían realizado los diseños sabiendo que van a ser compartidos de forma libre y qué significa eso. Los alumnos participantes de diseño gráfico entendían y compartían que todo aquello que generásemos para el proyecto iba a ser reutilizable y compartido en la red, pero ¿hasta que punto esta forma de trabajar será llevada a los futuros diseños que realicen posteriormente? ¿hasta que punto han entendido que trabajar así puede beneficiarnos a todos? Ni siquiera los profesores parece que lo tengamos demasiado claro.

En la semana de las obras libres, dentro del marco de la Libre Design Week, hemos visto que se realizan actividades relacionadas con la tipografía y el diseño, se genera material en talleres, incluso se trabaja en una fuente dedicada a la semana y se exponen tipografías generadas por alumnos de la escuela, todo ello con la intención de participar en esa bonito proyecto que conforma el universo de lo libre. Pero ni los materiales los podemos encontrar editables, ni los alumnos han reflexionado sobre qué derechos les gustaría ceder y ni los han licenciado. Parece que en el mundo del diseño la cultura libre cojea, y no es por falta de ganas de compartir o realizar trabajos colaborativamente, sino por falta de información y quizá de esa “costumbre” de mantener todo atado a una autoría, ficticia por otra parte por que si no es copiando a nuestros predecesores en cualquier disciplina, ¿como lo hacemos entonces?.

Con esta sensación extraña que me producen la instituciones cuando se suben al carro de lo que ellos creen está de moda, en este caso, este tipo de eventos casan perfectamente con una crisis económica que hace que las entidades culturales necesiten contenidos a bajo coste. Decidí juntarme con los organizadores de la semana para contrarrestar impresiones. Estuve con Laura Fernández y Nerea García Garmendia de Medialab-prado, y contacté por mail con Daniel Fernández del EOI y Rocio Lara de Camon Madrid para que me diesen su valoración, que en general es muy positiva, tanto en términos de contenido como en participación, y que todos los demás eventos habían cumplido las libertades de una obra cultural libre.

Tras pensar en todo esto, en las dudas y problemas que nos hemos encontrado en esta primera semana de las obras libres, intento sacar conclusiones. Me doy cuenta tras haber trabajado, disfrutado y asentado los eventos de SOL1, que se me plantean muchas y diferentes cuestiones que intentar responder, como; ¿Es posible que algunos estén utilizando la idea de “cultura libre” como excusa para generar contenidos en épocas de crisis?. En el mundo del diseño gráfico, ¿por qué es tan difícil interiorizar y enseñar estos conceptos? ¿será cultural? ¿será generacional? ¿será cuestión de ego? ¿Deberían las escuelas de diseño públicas hacer hincapié en enseñar a sus profesores que es bueno generar conocimiento libre y usarlo? ¿Y los alumnos, deberían entender que ellos aprenden de otros y reciben el conocimiento de alguien que lo ha generado y que deberían devolver esto liberando conocimiento?…

Espero que vayamos contestando todas estas preguntas, y todas las que me dejo en el tintero, según se vayan sucediendo las siguientes semanas de las obras libres en los sucesivos años y en los próximos proyectos de gráfica libre, de conciertos, de charlas, de exposiciones… etc.

Y mientras reflexionamos, asistiremos a las asambleas de barrio, hablaremos con los vecinos, aunaremos fuerzas para afrontar los problemas, compartiremos conocimiento y utilizaremos las redes tecnológicas para generar nodos, por que quizá lo más bonito de SOL1 es que coincidió con un sentimiento de colectividad y compartir que está sucediendo en SOL.

Notas

  1. http://obraslibres.net/
  2. http://madrid.tomalaplaza.net/manifiesto-2/ ¿Quiénes somos? Somos personas que hemos venido libre y voluntariamente que después de la manifestación decidimos reunirnos para seguir reivindicando la dignidad y la conciencia política y social. No representamos a ningún partido ni asociación. Nos une una vocación de cambio. Estamos aquí por dignidad y por solidaridad con quienes no pueden estar aquí. ¿Por qué estamos aquí? Estamos aquí porque queremos una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos. Abogamos por un cambio en la sociedad y en la conciencia social. Demostrar que la sociedad no se ha dormido y que seguiremos luchando por lo que nos merecemos por la vida pacífica. Lo queremos todo, lo queremos ahora, si estás de acuerdo con nosotros ¡ÚNETE!
  3. http://freedomdefined.org/Definition/Es
  4. Platoniq: sistema cultural co-operativo, es una organización internacional de productores culturales y desarrolladores de software, pionera en la producción y distribución de cultura copyleft. Desde el año 2001, llevan a cabo acciones y proyectos en los que los usos sociales de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) y el trabajo en red son aplicados al fomento de la comunicación, la autoformación y la organización ciudadana. El resultado de su trabajo genera innovadoras aplicaciones informáticas y metodologías, además de un amplio archivo audiovisual bajo licencias libres en Internet. http://www.platoniq.net/
  5. http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital
  6. http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/
  7. http://obraslibres.net/node/6
  8. [...]Sin neutralidad, Internet no podría haberse desarrollado tal y como la conocemos ya que las barreras de entradas serían demasiado altas para el desarrollo de las mismas por parte de personas individuales o startups al no competir en igualdad de condiciones con grandes conglomerados empresariales. Bajo estas premisas, he pensado en sacar el debate de la red e invitar a todas aquellas personas que se quieran sumar a debatir, preguntar o proponer ideas a un sarao espontáneo este jueves en Madrid. Periodistas, empresarios del sector y usuarios son todos bienvenidos. Texto de la primera #redada en la web de Antonio Delgado (http://www.antonio-delgado.com)
  9. http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital
  10. http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/
  11. Usted es libre de: Compartir – copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra y hacer obras derivadas Bajo las condiciones siguientes: Atribución — Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciante (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o que apoyan el uso que hace de su obra). No Comercial — No puede utilizar esta obra para fines comerciales. http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/deed.es
  12. http://www.teresasdralevich.net/index.php?/ongoing/workshop-in-madrid/
  13. http://www.traficantes.net/
  14. http://www.neo2.es/blog/category/typography/
  15. http://www.artediez.es/auladiez/2011/week/home.htm
  16. http://www.artediez.es/graficalibre/?category_name=rondobrillante
  17. http://inkscape.org/?lang=es
  18. http://www.addsensor.com/addsensor_html.htm
  19. Puerta del Sol de Madrid y en las plazas de muchas otras ciudades españolas y de otros países.

Referencias

15M

«#Acampadasol: Madrid toma la plaza», s.d., http://madrid.tomalaplaza.net/.

«Toma la plaza», s.d., http://tomalaplaza.net/.

«Inicio – ¡Democracia Real YA!», s.d., http://www.democraciarealya.es/.

 

SOL1

«¿Qué es? | SOL: Semana de Obras Libres», s.d., http://obraslibres.net/node/7

«Definition/Es – Definition of Free Cultural Works», s.d., http://freedomdefined.org/Definition/Es

«Semana de Obras Libres en CAMON Madrid – Tucamon.es», s.d., http://www.tucamon.es/contenido/semana-de-obras-libres-en-camon-madrid

«Semana Obras Libres (obraslibres) en Twitter», s.d., http://twitter.com/#!/obraslibres.

«EOI en abierto » Y por último…, salió el #sol1.», s.d., http://www.eoi.es/blogs/open/y-por-ultimo-salio-el-sol1/.

«#Redada 7: Obras libres y cultura digital – Medialab-Prado Madrid», s.d., http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital.

«Antonio Delgado » Redada: incautando la neutralidad de red», s.d., http://www.antonio-delgado.com/2010/11/redada-primera-edicion/.

«10º WhyFLOSS Conference», s.d., http://www.whyfloss.com/es/conference/madrid11/.

«Comunes», s.d., http://www.nodo50.org/comunes/.

«El documental – ¡Copiad, malditos! Copiad, malditos – RTVE.es», s.d., http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/.

«Grabación de Comunes: 19 de mayo del 2011 – Comunes», s.d., http://www.nodo50.org/comunes/?Grabacion-de-Comunes-19-de-mayo.

«PLATONIQ», s.d., http://www.platoniq.net/.

«matadero madrid :: GOTEO, CULTURA DE LA FINANCIACIÓN COLECTIVA», s.d., http://www.mataderomadrid.org/ficha/768/goteo-cultura-de-la-financiacion-colectiva.html.

«YOUCOOP – Colaboratorio Platoniq / Goteo», s.d., http://www.youcoop.org/goteo/.

«The Last Dance, el blog de Elena Cabrera » La semana de obras libres», s.d., http://www.elenacabrera.com.

Agradecimientos

Quiero agradecer la ayuda a Laura Fernández y Nerea García Garmendia de Medialab-prado, Daniel Fernández del EOI y Rocio Lara de Camon Madrid, y a Marta García Angulo y Miguel Angel Lastra.

 

* Ana García Angulo
www.anagangulo.es

Doctora en Bellas Artes, diseñadora y actualmente Profesora de Artes plásticas y diseño en la escuela de Arte10 de la Comunidad de Madrid, impartiendo asignaturas de tecnología aplicada en el Grado en Diseño Gráfico y ciclos formativos artísticos de grado superior y directora de tesis del título propio de diseño digital del Intituto Europeo de Diseño (IED).

Como diseñadora colabora habitualmente con el estudio de diseño gráfico madrileño Deee-sign cuya actividad, además de realizar desarrollos gráficos, se centra en dirección, consultoría y desarrollo web e investigación tanto en últimas tecnologías como en temas relacionados con la cultura y el diseño libre.

Dentro del marco educativo actualmente realiza proyectos relacionados con la gráfica libre (graficalibre.artediez.es) en colaboración con Medialab-Prado dentro del marco del proyecto Europeo Libre Graphic Research Unit (http://lgru.org/)

………..

SOL por Ana García Angulo está licenciado bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 España. Creado para culturarwx.net.

 

An Mertens [Bélgica]
Constant VZW . www.constantvzw.net

Sobre labsurlab

En junio 2009 los miembros de LabtoLab se reunieron por segunda vez en Madrid, en la residencia de Medialab Prado. LabtoLab es una red de cinco medialabs europeos que intercambian temas, prácticas, metodologías, redes locales y estudian las posibilidades de convertir el medialab en un espacio de ‘lifelong learning‘. Medialab Prado aprovechó la ocasión para invitar algunos miembros de su red latinoamericana. Así vimos aparecer mesas redondas con temáticas específicas a los países del sur.

Sobre la Mesa redonda Mujeres & Tecnología, en Labsurlab

Como miembro de Constant, uno de los medialabs que forma parte de LabtoLab, y que focaliza en temas como el software y la cultura libre, alternativas al copyright y el feminismo, fui invitada para coordinar la mesa redonda sobre ‘Mujeres & Tecnología’. Durante los preparativos del Labsurlab el nombre de la mesa se transformó en ‘Género y tecnología’, por causa de algunas inquietudes por parte de mujeres en el mailinglist colombiano sobre el tema. La inquietud seguía existiendo ya estando todos allá en Labsurlab, de manera que decidimos preparar la mesa de antemano. Sin duda habrá varias razones para esto, entre las cuales me atrevo a lanzar una acá. Partiendo de que Colombia es un país en guerra, con una cultura bastante machista, hay que tener mucho coraje para expresarse libremente como mujer. Las mujeres colombianas presentes en el festival, que tomaban una posición política, como la rapera Lucía Vargas, lo hacen de manera más general, como una lucha del ser humanx, todo género incluído, que quiere un mundo diferente sin violencia, sin armas. Las dos artistas colombianas presentes en la preparación de nuestra mesa, Eliana Beltrán y Elena Gómez, eligen métodos radicalmente feministas en su trabajo, valorando el diálogo y la colaboración, el proceso y el intercambio. Ellas propusieron transformar la mesa redonda en una ‘mesa espiral’ que pondría el acento en el intercambio personal. Elegimos cinco preguntas de la lista de investigación de Lila Pagola y se las presentamos al público presente en forma del ‘speed dating’ (dos líneas de sillas). Con cada nueva pregunta uno cambiaba de silla y se veía frente a otro interlocutor durante cinco minutos. Entre las preguntas estaba: ¿cuál fue tu primera experiencia con la computadora?; ¿a quién pides ayuda cuando no llegas a resolver un problema con tu máquina?; ¿cuál fue tu relación con la matemática…? La presencia de algunos varones en esta experiencia fue muy significativa. Después formamos un semi-círculo e intercambiamos impresiones, dudas, preguntas…

Aunque una discusión con treinta personas es de lo más difícil que existe, y nos quedó en la superficie por esta razón, creo que logramos una primera discusión que hizo aparecer elementos básicos de los diferentes discursos feministas, como p.ej.: ‘la educación tiene que cambiar’, ‘hay que re-educar a los hombres’, ‘se necesita revalorizar el papel de las madres en la educación no sexista de los chicos y chicas’, ‘hay que reorganizar la sociedad para compartir el cuidado de los niños’. Después propusimos que todos presentes voten por uno de las cinco imágenes que cuestionan la representación del tema. Hubiese sido interesante seguir este encuentro citando y estudiando más los fuentes de las autores que nos incentivan a establecer y continuar con este tipo de prácticas, como Donna Haraway, Starhawk, Avital Ronell. Pero personalmente, cuando por tiempo y espacio hay que elegir entre la teoría y la experiencia, ¡prefiero la experiencia!

Antena mutante [Colombia]
http://www.antenamutante.net/

El balance para nosotros fue bien positivo, se logró construir un diálogo con la institucionalidad -en este caso el museo- y presentar nuestro laboratorio desde una forma propia de nombrar el contexto en el que emergen las tecnologías de comunicación.

Algo que nos llamó mucho la atención fue la escasa participación de experiencias del Sur: en este punto notamos mucha presencia de experiencias europeas, creemos que un punto a mejorar son las conexiones y encuentros de los que nos encontramos en Latinoamérica, o también podría nombrarse una forma mas amplia -los que nos encontramos en los márgenes o por fuera del control de la red- ésto le daría la oportunidad de entrar a personas inmigrantes en Europa, a experiencias de gitanos en el mundo, grupos de contra-cultura, a ecologistas, feministas, media-activistas, etc … (pero podría existir una delimitación en lo SUR y por esto entender Latinoamérica para fortalecer los lazos de intercambio y movimiento de personas e información -además que esto es bien pertinente-).

También algo que nos pareció muy interesante es el contexto donde se generó: Medellín está obsesionada con lo de la “ciudad digital”, mientras en la ciudad se vive una guerra urbana, ¿cómo entran allí las tecnologías a participar? sería un lugar de discusión. En este contexto los participantes de este tipo de encuentros ¿qué rol es el que desempeñan? y ¿a qué intereses están atendiendo?

Creemos que algo fundamental es elaborar las propias preguntas, y las preguntas vinieron de afuera, esa dificultad del sur que se tiene, atiende a que uds. tratan de nombrar a los otros que vienen siendo objeto de experimentación, creemos que en esta cuestión existen problemas porque aún no se logra moverse con propiedad en los lugares y no existe un reconocimiento de sus problemáticas y de las intencionalidades de los agentes que practican en los lugares y se conectan a la red: eso es un trabajo mas político, que podría encontrar vínculos en las reflexiones del arte que fueron elaboradas en el propio encuentro.

¿Qué tan dialógico es un espacio de esto? donde se traen las preguntas de otros lugares interconectados, con densidades culturales y políticas altas, con un alto nivel de experimentación dadas estas conexiones que se producen en estas condiciones.

Todo lo que vendría en este sentido sería una completa novedad para los que nos encontramos en los márgenes o por fuera del control de la red, de esto se podría aplicar muchas de las experiencias que entran, pero debería primero que todo, entrar a comprender y nombrar el contexto en el cual se producirán los encuentros y las experimentaciones.

Esto es difícil de plantear. Pero creemos que Pablo puede hacer una buena reflexión al respecto de esto, pues esta fue la discusión que nosotros le planteamos, teniendo en cuenta que nosotros conocemos muy bien su trabajo en hackitectura. De esta manera existe un diálogo y se pueden establecer las condiciones reales para una experimentación, en términos que pensamos pueden ser más fructíferos.

En el contexto de conflicto social, político, cultural y armado que vivimos en Colombia, las tecnologías son un agente sumamente importante de referenciar y por tanto empezar a plantear el lugar de lo político en este tipo de experimentos, que siempre van a ser enriquecedores, pues son experimentos y esto es lo mas importante: como propuso Susana Serrano en su ponencia, “el Error vale”.

 

Pablo de Soto [España]

Crónica del Taller de videocartografía metropolitana

 

“Los suburbios de las ciudades del tercer mundo son el nuevo escenario geopolítico decisivo.” Mike Davis (Planet of Slums)

“Sea arte, sea deporte, sea de la manera que sea, queremos seguir arrebatando jóvenes a la violencia. Medellín no está lleno de sicarios, esto está lleno de talento urbano.” Falco (artista hip hop, Comuna de Moravia)

 

El objetivo del taller de video cartografía metropolitana era como su propio nombre indica, trabajar con lenguaje audiovisual sobre el mapa de Medellín, desarrollando un ejercicio práctico que pudiera quedar exhibido en el MAMM una vez finalizara el LabSurLab. En el contexto del encuentro el taller aportó la dimensión territorial y de conexión con la ciudad, saliendo a la metrópolis antioqueña a explorar las problemáticas de sus barrios y comunas. Para ello el plan consistió en trabajar ad hoc con dinámicas locales ya en marcha. El objeto de la cartografía se fue decidiendo de manera orgánica mediante un diálogo entre las personas y colectivos participantes. Estos diálogos sucedieron primero en la red, dentro del grupo del encuentro en la red social n-1 y en un par de reuniones por chat en los días previos al encuentro, donde las personas y grupos implicados nos fuimos encontrando y conociendo.

En el taller participaron muchos de los colectivos colombianos con propuestas y trayectorias más interesantes en el ámbito del activismo mediático y de la cartografía crítica: el colectivo audiovisual local Platohedro; el proyecto de comunicación, acción directa, experimentación social y tecnológica de Bogotá Antena Mutante; Camilo Cantor que ha llevado a cabo varios proyectos de cartografías sonoras; Luis Pérez, diseñador gráfico que trabaja en el departamento de cartografía de la municipalidad de Medellín; y Alejandro Araque que junto con su colectivo neomedial no2somos+ que coordinaba conmigo el taller desde el Centro Cultural Moravia. En total fuimos unas 30-40 personas que incluían también miembros de La Direkta de Cali, Fractalab de Pereira, y jóvenes escritores, antropólogos, periodistas y estudiantes de comunicación de Medellín y otras ciudades colombianas.

El taller se planteó como un espacio nómada que tuviera como base el Centro Cultural Moravia, en la Comuna 4, y desde allí se moviera a otros lugares de la ciudad. El horario previsto del taller era de 9 AM a 5 PM pero muy pronto se convirtió en un taller intensivo de 24h/día.

Dedicamos el primer día a una introducción teórica que repasó los conceptos y las prácticas de la cartografía crítica desarrolladas en los últimos años, acercando estas experiencias a los participantes menos iniciados. Yo aporté mi experiencia con www.hackitectura.net en proyectos desarrollados con mi socio el profesor de la Escuela de Arquitecta de Sevilla, José Perez de Lama (conocido en la red como Osfavelados), en proyectos en el Estrecho de Gibraltar, Sevilla, Atenas y Gaza. Analizamos cómo la cartografía es una tecnología empleada desde la antigüedad por el poder, pero desde hace unas décadas también por movimientos sociales e iniciativas contra-hegemónicas.

Los colectivos colombianos presentaron su cartografías entre las que destacaron las realizadas por el colectivo Antena Mutante sobre conflictos y problemáticas de la geopolítica del país, como el mapa de la bases norteamericanas en territorio colombiano.

La metodología del objetivo del taller consistía en trabajar con el lenguaje postextual y se plantearon dos posibles alternativas: procesar material de video ya realizado sobre las comunas y crear un mash-up geolocalizado, o producir videos nuevos. Convenimos que haríamos lo segundo: nos lanzaríamos a producir desde cero videos cortos, utilizando en algunos de ellos material de archivo.

En cuanto a la tecnología web instalamos Meipi Open/S para trabajar con la fotografía aérea de la ciudad como base donde georeferenciar los videos. En hackitectura.net veníamos de probar esa herramienta en el taller Mapping the commons de Atenas con buenos resultados en cuanto a interficie visual.

La toma de datos se llevó a cabo mediante sendas derivas por la Comuna 4 (Moravia) y la Comuna 13 que fueron guiadas por colectivos de hip hop locales, y en las que nos dividimos en grupos para poder cubrir un ámbito territorial lo más amplío posible. Otro grupo decidió documentar la marcha por el centro de la ciudad adscrita a la jornada de movilización nacional en la cual sectores de educación y salud se unieron para denunciar conjuntamente los recortes sociales del gobierno. El trabajo colectivo de edición de video tuvo dos acciones importantes: decidir colectivamente qué temas y qué zonas iba tratar cada grupo autónomo en su video y unificar un mismo estilo en las cortinillas y los créditos. Los temas que tratamos en los videos fueron el resultado del contexto en el que nos movimos: militarización, pobreza, desplazamiento forzoso de población, crímenes de estado, resistencias… Estas duras realidades contrastaban con la política institucional de construcción de la idea de “Medellín Digital”, con algunas muy buenas políticas públicas en marcha como los parques biblioteca de reciente construcción.

El resultado final del ejercicio son estos doce videos que hemos localizado sobre el mapa de la ciudad. Esta producción es excepcional para un taller de apenas cuatro días. Como dicen en Colombia, ha sido una chimba de taller, donde todxs aprendimos unas de otras durante el proceso combinando la teoría con la práctica… y a puro ritmo del severo hip hop que hacen los parches de Medellín. Si Mike Davis afirmaba en “Planet of Slums” que el futuro de la humanidad se dilucidará en las favelas de las megalópolis del sur, en la dura Medellín hay personas experimentando formas de expresividad y de sociabilidad de las que podemos aprender y contaminarnos.

Moravia

http://www.youtube.com/watch?v=pRelUe0xNmQ
Reciclando ilusiones, desplazando sueños

El Morro de Moravia hace parte de la historia de la lucha por la tierra urbana en las ciudades de Colombia. Su lógica se reproduce como el correlato de quienes huyen de la violencia y no logran insertarse exitosamente en las grandes ciudades. Es una historia compartida por múltiples voces que logran apropiarse de un pedazo de tierra y levantar su casa. Así, se abren paso en medio de la informalidad y la marginalidad en la que cimientan sus lazos fortalecidos por el territorio. Ahora, hablar del Morro pasa necesariamente por hacer memoria de aquello que fundamenta la vida de múltiples personas que todavía resisten ante la idea de ser reubicadas del único espacio que no les dio la espalda. Un espacio que ha sido apropiado en varias ocasiones, y que por haber posibilitado la vida de cientos de familias, es motivo de lucha.

 


http://www.youtube.com/watch?v=JnY_Ek9J33Y

Morro de ilusiones

Otra mirada histórica hacia el Morro de Moravia, donde miles de historias se cruzan para dar vida y dignificar lo que de lejos es visto como una “invasión”. Lo que algunos reivindican como el resultado de la lucha por la tierra, es también problematizado con motivo de intervención. Así entonces, estos territorios levantados con la fuerza de la gente son objetivo de políticas públicas y/o asistencialistas que buscan acallar las inconformidades de la gente con exiguos recursos a cambio de ceder aquel espacio para poder desarrollar otro tipo de proyectos cuyo destino está lejos de solucionar las reales problemáticas sociales.


http://www.youtube.com/watch?v=YQMieG54VA4

Arde el Oasis

El 1 de marzo de 2007 un incendio cambiaría la historia del barrio Moravia para siempre. Algunos medios hablan de 1100 personas sin techo, otros se aproximan a estadísticas de 200 familias damnificadas. Pero el mayor daño no es material, el epicentro del daño está en una membrana imaginaria que conecta a todas las familias del barrio, esa unión a la que los moravitas llaman “el convite” ; la olla comunitaria, las vecindades y los espacios compartidos. La catástrofe no afectó a “algunos”, no afectó a 1000, ni a 100, los quemó a todos. El convite se hizo cenizas y con él las casas y la vida de un niño. Pero las fibras más íntimas del barrio: sus sueños, sus ilusiones y su tejido social sobrevivieron a las llamas.


http://www.youtube.com/watch?v=ut6zNK8q9PI

De campo de batalla a punto de encuentro

La cancha de Moravia fue una de las muchas infraestructuras construidas por Pablo Escobar, en unos años finales de los 80 donde la guerra del cartel con el estado produjo casi 30000 muertos en la ciudad. Hoy una generación de jóvenes de la comuna entiende que el arte del hip hop, el rap, el graffiti y el deporte son la emancipación de la violencia del conflicto armado y del narco. En la cancha de Moravia ya no hay balaceras sino puro talento urbano.

Comuna 13


http://www.youtube.com/watch?v=652V4OD9TY0

Muros armados

En la Comuna 13 muchas historias muestran la realidad de la violencia y los crimenes de estado. Aqui visitamos la Escombrera, una montaña de escombros que por muchos años han descargado camiones con toneladas de piedra cemento y acero. Pero debajo de esta montaña llacen los cuermpos de cientos de personas que murieron en las diferentes intervenciones militares que hizo el estado para “recuperar” el control de ese territorio. Hoy en dia las fronteras militares siguen existiendo en la comuna 13.

 

http://www.youtube.com/watch?v=D8gs2cQWGuY

El lenguaje de la gente

El ritmo vertiginoso de la Comuna 13 ha generado movimientos juveniles que se resisten a la guerra. El grafitti es la memoria de los que están y los que se fueron así como el hip hop, la voz furiosa que se alza contra el poder de las armas. Esta generación está indignada de su pasado y de la realidad que les toca vivir. Por esto, crea contra-respuestas a la violencia injustificada del sector, entonces alzan la voz y empuñan sus aerosoles.


http://www.youtube.com/watch?v=UtvC6YPp2V8

Memoria de los ausentes

En el Cementerio Parroquial de la América se han enterrado cientos de víctimas y victimarios de la historia de violencia que se ha dado en la Comuna 13. Las operaciones efectuadas por agentes del Estado en el año 2002: Mariscal (mayo), Antorcha (junio) y Orión (octubre), fueron los catalizadores de un estado de miedo y tensión en la ciudad. Estas acciones militares dejaron en los ciudadanos un sesgo frente a la Comuna 13 a la que se juzga como una zona netamente violenta, lo que ha generado un desconocimiento de las iniciativas de desarrollo social, a través del arte, que se proponen desde los barrios que la conforman.

 

http://www.youtube.com/watch?v=QZvAgw6eiwo

Zona neutra

La historia de Luz Amparo es sencilla. Se niega a pertenecer a algún actor del conflicto. Esta posición la ha convertido en una líder comunitaria creadora de un espacio para los que son realmente ajenos a la guerra: los niños, los adultos mayores y los discapacitados. Al igual que Luz muchas personas se niegan a dejar la comuna 13, un resultado del arraigo que los obliga a defender su hogar, su territorio, su casa.

 

Reflexiones de Tati Wells [Brasil]
http://dev.midiatatica.info/wikka/LabsurLab

El complejo panorama Brasilero

Para nós brasileirxs ali presentes, reunidos sob uma mesa chamada “O Complexo Panorama Brasileiro”, foi uma chance de retomar reflexões que há muito tempo iniciamos e que se desdobraram em inúmeras práticas, projetos independentes, ações coletivas, políticas públicas visionárias, encontros nômades hipermultidisciplinários (em fluxos como choques elétricos, casas coletivas, rádios livres, cotidianos sensíveis, gênero e tecnologia, dispositivos alucinógenos e ações diretas). Ali iniciamos assim uma releitura das e nas nossas táticas, pensando as articulações com a latino América que tem tanta gente bacana e que acabamos desconsiderando por costumes históricos. Essa cremos ser uma potência ainda a ser explorada e um dos possíveis desdobramentos que um festival feito LabSurLab pode produzir. Para a mesa achamos que apenas um contexto cronológico já iria mostrar toda a complexidade das nossas atividades no Brasil. E começamos esse exercício de voltar para a época entre 90 e começo de 2000, simbolizando as convergências dos movimentos Indymedia / FSM / FISL / Metáfora / Laboratórios de Midia Tática. Um mapa que parece ter caído como um satélite nas nossas cabeças. Fazer uma pequena análise deste mapa, nos faz pensar em como nossos experimentos e pesquisas com tecnologias livres, nomadismo e comunidades, foi influenciado pela aquela história e também em como nosso movimento atualmente pode ser analisado pelo mesmo traço de 2003-2006. Mas ao final o que foi apresentado na mesa foi um panorama 2007-2011 – Seguimos a preparação da apresentação com as convergências de ações de ativismo-tecnológico-midiático e, por fim, fizemos uma breve análise de como nossos laboratórios (festivais, movimentos, pessoas, coletivos), de como são autônomos, temporários, precários e com relações institucionais conturbadas, como é o caso atual da mudança de foco do Ministério da Cultura para uma política pró-industria cultural, pró-elite-cultural e anti-cultura-livre. Paralelo a esse trabalho, participamos também da mesa sobre Labs em Redes, expondo nossas feridas da cooptação governamental sobre nossas atividades e como isso nos desestabilizou e fez com que pessoas saíssem para outros nós da rede para sobreviver em meio ao caos que é viver de arte, filosofia, ativismo e tecnologia livre e não aplicadas ao mercado no Brasil. Ao mesmo tempo, esse acesso ao governo fez com que surgissem diversos laboratórios de mídia pelos Pontos de Cultura no Brasil, fato de grande importância, fortalecendo ainda mais nosso nomadismo e independência de estruturas físicas complexas.

Nas palavras de Brazileiro: “Ter ido até a Colômbia, me fez ter uma nova visão das nossas estratégias de sobrevivência no Brasil, como somos rápidos, como somos criativos e como somos fechados para outros lugares, não olhamos para nossos vizinhos da América Latina que vivem na mesma rede e compartilham de problemas parecidos, sentem vontade de interagir mais com as redes daqui mas não enxergam essa abertura.”

Assim propomos algumas reflexões sobre pontos de convergência e dissenso entre práticas dessas redes, uma proposta de superposição de conceitos. Buscamos através do relato de algumas coisas que rolaram em Medellín e da visualização de alguns processos em curso criar um panorama como forma de possibilitar novas ações de convergência. Basicamente, como dar continuidade à efervescência que transbordou em Medellín.

do relato de braz

Logo que cheguei a Medellín, percebi que a programação do seminário tinha mudado de “LaboCA” para “O complexo panorama Brasileiro”, e que na mesa estaríamos, Tati Wells, Ricardo Ruiz e eu. Como Ruiz não conseguiu passagem para chegar no festival, o Miguel, do Centro Cultural da Espanha no Brasil, que estava participando do festival e iria apresentar outros trabalhos, chamou a responsabilidade e assumiu o posto para nos ajudar nessa “missão”. Agora, como falar sobre o panorama brasileiro de mais ou menos 10 anos em apenas 30 minutos? Depois que acabaram as apresentações do primeiro dia, fomos organizar o que seria interessante falar sobre nossa história. Achamos que apenas um contexto cronológico já iria mostrar toda a complexidade das nossas atividades no Brasil. E começamos esse exercício de voltar para a época entre 90 e começo de 2000, simbolizando as convergências dos movimentos Indymedia / FSM / FISL / Metáfora / Laboratórios de Midia Tática. Para continuar essa investigação, Tati relembrou do mapa de midia livre, tazes e seus contribuintes entre 2003 e 2006 que foi elaborado por ela e Ruiz.

Este mapa parece ter caído como um satélite nas nossas cabeças. Para mim, ter feito uma pequena análise no mapa, me fez pensar em como nossos experimentos e pesquisas com tecnologias livres, nomadismo e comunidades, foi influenciado pela aquela história que estava cartografada, e também em como nosso movimento atualmente pode ser analisado pelo mesmo traço de 2003-2006. Pensamos que para a apresentação de 30 min não seria fácil falar dessa cartografia mas que valeria muito a pena se a gente apresentasse a proposta de começar uma atualização do mapa para o agora, 2007-2011. Seguimos a preparação da apresentação com as convergências de ações de ativismo-tecnológico-midiático e, por fim, fizemos uma breve análise de como nossos laboratórios (festivais, movimentos, pessoas, coletivos) são autônomos, temporários, precários e com relações institucionais conturbadas, como é o caso atual da mudança de foco do Ministério da Cultura para uma política pró-industria, pró-elite-cultural e anti-cultura-livre.

Na hora da apresentação, sabíamos que não estávamos ali falando de um trabalho pessoal ou artístico individual, mas sim de um monte de gente que vive e respira essa história todos os dias no Brasil. Queríamos ser o outro e todos ao mesmo tempo, usamos óculos escuros para criar o personagem brasileiro e não nos importou se a estratégia não foi compreendida pelas pessoas que estavam no museu naquele momento. Por dentro já estava tudo resolvido.

Trabalho em Comunidades

A mesa de trabalho em comunidades serviu para uma análise de como os movimentos que se fazem presentes nas comunidades latino americanas compartilham de pensamentos e ações semelhantes. A metodologia da mesa foi dividir as pessoas em alguns grupos e respondemos algumas questões como: Por que se trabalha em / com comunidades? Quais as dificuldades, Metodologias, o papel das novas tecnologias etc. Neste link é possível acompanhar todos os relatos da mesa. Uma posição interessante foi de criar um texto / manifesto coletivo sobre o trabalho em comunidades. Juntamos todas as reflexões e nos reunimos para compilar o documento, que ainda está em construção mas já está compartilhado.

 

Lila Pagola [Argentina]

Notas sobre la mesa mal de archivo, coordinada con Daniel Vázquez, y la colaboración de Susana Serrano, Héctor Caposiello y los muy activos participantes de la mesa.

La dinámica de la mesa Mal de archivo fue muy participativa, y la diversidad de procedencias y experiencias del grupo fue sumamente interesante para la charla que mantuvimos.

Al empezar a trabajar, identificamos algunos temas que reaparecían continuamente: licencias libres, redes sociales no libres como soportes de archivo y comunicación (“la nube”), software libre. Como observamos a su vez que había poca información sobre esos temas y por momentos discutíamos fuera de tema, propusimos a uno de los compañeros de la mesa, perteneciente a Creative Commons Colombia, introducir brevemente el tema (gracias Alfredo).

Luego de una charla de introducción a las personas, los temas de la mesa pensados previamente por los coordinadores y los aportados por los participantes, acordamos como prioridad y metodología ir analizando sobre los problemas y dificultades, y proponiendo soluciones de corto, mediano y largo plazo: es decir, soluciones posibles de ser implementadas de inmediato con escasa dificultad, otras que requieren desarrollos, capacitación y/o recursos y unas últimas que implican además la definición de roles y políticas mirando al futuro.

Mantuvimos una discusión interesante alrededor de los procesos de archivo en internet, respecto de los procesos de comunicación que devienen archivos, especialmente en la nube. Resultó claro que en el presente es altamente problemático “confundir” u “olvidar” que lo que se coloca en la nube para difundir se convierta, por falta de previsión en el único soporte de nuestros archivos de documentación. Sin embargo, analizamos también la redefinición que suponen ciertas potencialidades -engañosamente implementadas- de algunas herramientas de la web2.0 respecto de la energía requerida para “archivar” como un proceso diferenciado de comunicar.

La discusión hizo emerger algunas cuestiones como la diferencia de estrategias requeridas a nivel personal que institucional, la importancia de difundir estrategias de “documentación inercial” que supongan mejores condiciones de circulación (licencias) y permanencia de nuestros datos (servidores), en tanto son estos documentos los que mañana podrían representar una base documental diferente para la historia.

Por otra parte, comentamos la idea de “cultura_ram” de José Luis Brea donde la memoria es fundamentalmente, memoria de trabajo, que cobra sentido en la medida de que es recuperada por el presente, y no sólo como “monumento” asociado a la “importancia” de ciertos hechos/personas/objetos, generalmente asociado a criterios de valor que están construidos sobre la omisión de muchos otros. En ese sentido, la redundancia de un material al estar compartido en múltiples modos y redes, parece ser lo que hasta el presente garantiza la continuidad del acceso colectivo: sin embargo, esa estrategia no sirve para los archivos privados.

Pensando en las estrategias, acordamos que hay varias funciones importantes a cubrir por los “especialistas” del área, dentro de las comunidades independientes (como las de software y cultura libre) o dentro de las instituciones a las que pertenecemos: instalar los temas, proponer y sostener opciones libres, colaborar en desarrollos, documentación, difusión, etc. de las herramientas existentes, pensar en problemas e imaginar y ensayar soluciones y compartir las experiencias.

Una versión más completa y con recursos y propuesta se puede leer en: http://piratepad.net/mesa-mal-archivo-labsurlab

 

Alejo Duque [Colombia/Suiza]
Para dar un poco de continuidad, dejaré una pregunta:

¿Por qué oponer el pensamiento (léase teoría) a la práctica? ¿Por qué consideramos que el trabajo que se hace leyendo o escribiendo no es práctico? ¿Por qué los debemos separar? Todas estas preguntas las relaciono con la “crítica” que muchas veces recibo de gente cercana cuando me clasifican como una persona “técnica”. Cuando te dicen que si puedes ayudar a montar un servicio pero te limitan a que sea sólo eso. Cada vez que veo que alguien de nuestras redes cree que puede dividir a los técnicos de los no, veo entonces que estoy en el grupo de trabajo y colaboración equivocado. Yo también tengo una huerta, reciclo y me gusta mucho el campo… podrá bien ser que quien cree poder clasificar al otro. Pero en fin, decía que era una pregunta y fueron mas… procedo mejor a responder las que aquí nos conciernen:

¿qué objetivos animaron la convocatoria de personas, el formato de actividades y las temáticas de labsurlab?

Era como lanzar una red y poder ver como ésta se extendía. Desde mi punto de vista ya teníamos dos nodos básicos. Uno que fue 100% práctico, puro reciclaje electrónico puesto en marcha con el hackerspace un/loquer de Medellín y dentro del Museo de Arte Moderno (MAMM http://www.elmamm.org/) gracias a la invitación directa de Juliana Restrepo, quien tenía 40 computadores en completo des-uso y sabía que un/loquer (http://unloquer.org/) podría responder con alguna propuesta. Dicho proyecto se llamo BIOS (http://unloquer.org/bios/) y su carácter colaborativo nos animaba a pensar que en la ciudad era posible hacer cosas que pudieran llegar a mas gente a través de espacios como el MAMM. Personalmente reconocer que el trabajo en colaboración y los talleres son una de mas mejores maneras para aproximarnos a la tecnología era pues una base obvia. Como y con quien hacerlo no era mas que apelar a la memoria de otros lugares y talleres similares para intentar conseguir que vinieran a Medellín la mayor cantidad de personas posible que compartieran una aproximación similar al tema.

Tatiana Avendaño [Colombia] agrega: “se trataba también de propiciar el encuentro entre la gente interesada en el tema en centro y sur América, la necesidad de compartir experiencias de trabajo que tienen cierta cercanía, determinada en cierta forma por las condiciones económicas y sociales de esta zona. No éramos totalmente desconocidos, necesitábamos compartir y vernos físicamente, saltar de lo virtual a lo real, abrazarnos…”

¿en qué medida esas 3 variables (personas, actividades y temas) se potenciaron mutuamente?

Total e inevitablemente cuando pones gente que comparte posiciones, ideas e intenciones pues era fácil adivinar que todo saldría bien. En algún momento antes del encuentro en Colombia y ante la presión que se comenzaba a sentir por la responsabilidad de tener tanta gente en el lugar, pues la respuesta mas tranquila era la de pensar que tendríamos alrededor muchos buenos amigos, eso solo aseguraba que todo fuera por buen camino y creo que justo así fue. Para mi era sorprendente mirar alrededor y ver tanta gente haciendo red. Podríamos decir que un amigo que no llego a Medellín, Jaume Nualart fue quien me puso en contacto con Aniara (Rodado). Jaume es tal vez quien inició todo. :)

Fue una combinación perfecta, realmente era encantador ver tanta gente haciendo red.

¿qué faltó, o qué podría haber salido mejor?

Faltó integrar públicos mas jóvenes, pero en parte el labSurlab tenía como intención afianzar nuestras redes y dar un espacio de representación a grupos locales que trabajan con las uñas, desde el margen y hasta arriesgando la vida. Nos faltó tiempo para darle mas continuidad a las puestas en común, para poder así avanzar en el tema de estrategias. Nos faltó tiempo para que Hectór Caposiello, Rama Cosentino, Epsylon y algunos hackers mas pudieran montar un sistema de infraestructura para el labSurlab, pero se avanzó.

Tatiana agrega: Faltó más tiempo, pero en estas cosas el tiempo nunca alcanza. Faltaron más reprsentantes de sur y centro América, claro que más participantes también podría haber sido caótico. El trabajo en los barrios parecía un poco aparte del encuentro ¿cómo hacer que el estar en el barrio no sea algo que pasa allá mientras nosotros estamos acá? me quedó un poco la sensación de que se trataba como de ir por una materia prima al barrio, darse un roce y ya. Pienso no esta de más pensar un poco al respecto, mucho más si la cartografía es lo más representativo del encuentro.

¿qué sigue después? ¿cómo se canaliza la experiencia y la red construida?

Lo primero esperar un poco y ver como todo va decantando, ya se leen varias iniciativas posibles que quieren dar continuidad, sea un labsurlab.br o .mx creo que algo vendrá que nos vuelva a poner cara a cara. Sin duda. Por el momento estamos con la lista de correos, el grupo en n-1 y planteando una serie de talleres en Medellín que podrán ayudar a que los diferentes grupos locales revisiten muchas de los temas que se plantearon en Abril en Medellín. También está un libro de memorias y esa será nuestra mejor manera de dar visibilidad a lo que hicimos juntas. En unos días tendré listos unos videos en internet y también estará puesto al servicio de todos el servidor de internet http://labsurlab.co donde estoy ahora instalando un par de programas que nos podrán ser útiles para mantener viva la red.

Tatiana A: Efectivamente está todo por pasar y ya mismo es muy difícil decir que fue lo que pasó, lo que quedó claro es que “tenemos los medios”… entre esas cosas que están pasando nos conectamos desde Bogotá con Río de Janerio donde se desarrolla el 3º Encuentro de Sudamericana Experimental, de esas cosas que pasan en el post-Labsurlab. Seguimos!

El perfil de esta publicación está en pleno desarrollo y negociación con sus condiciones de realización. Apostamos que hacerla ahora es más relevante que hacerla perfecta. Temáticamente variada, esta edición nos acerca reseñas de open hardware y software artístico libre, reflexiones sobre educación y cultura libre, reportes inspiradores de charlas compartidas en Fábrica de fallas, entre otras propuestas.

Cultura.rwx es una publicación sobre cultura libre, realizada por un equipo internacional de especialistas en distintas áreas, que nos hemos dispuesto a trabajar colaborativamente, ensayando otros modos de organización, producción y circulación cultural autónomos y libres, desde una práctica.

En otras palabras, esto que leen/visualizan hoy es para nosotros, una práctica, buscando la sustentabilidad en nuestras condiciones de trabajo, y animada por la convicción y la distribución, apenas coordinada, de los esfuerzos.

Para ustedes: una invitación a leer, comentar, replicar, responder, dejarse contaminar por estas inquietudes.

 

Luis Britos y Lila Pagola
Córdoba, Argentina, otoño de 2011

 

editorial #1

fotografías en la cultura digital

El gráfico de arriba nos introduce en una serie de nuevas relaciones entre algunas innovaciones tecnológicas y los modos en los que nos apropiamos socialmente de ellas, haciendo foco – valga la redundancia-, en las prácticas fotográficas contemporáneas. Las tecnologías nombradas en el gráfico no tienen más de 20 años, y algunas de ellas muchos menos, por lo que nos preguntamos por un fenómeno claramente reciente -emergente, y del que quizá muchos no tengan aún experiencia directa. Por eso mismo hablamos de un escenario de posibilidades, y de como éstas se definen en el presente, aún cuando paradójicamente la fotografía está en el origen de gran parte de los cuestionamientos que le hacen las tecnologías de reproducción técnica a la producción cultural.

En ese sentido, vale recordar el “potencial crítico” de la fotografía, desplegado desde 1839 y planteado por W. Benjamin en 1936 en su célebre artículo[1], así como la tradición de crítica a la noción de autoría (desde las vanguardias históricas) como nodos centrales en los antecedentes del movimiento de cultura libre[2], que habilitan la convergencia potencial en el presente, iniciada por el movimiento de software libre (1984), a partir del principio de copyleft[3], como forma de distribución para esa forma particular de conocimiento que es el software. memorias digitales

Se guardan memorias digitales – 2007 – Lila Pagola – Licencia de uso: Creative Commons Argentina [CC ar by sa 2.5]

 

potencial crítico de la técnica hacia el arte

El potencial crítico (Brea, 2002) de la fotografía es su posibilidad de cuestionar ciertas categorías claves de la imagen, especialmente en el campo de las artes visuales: el estatus de la imagen única (reproductibilidad y consecuente atrofia del aura)la noción de autor (en favor del dispositivo y de los usos sociales de la imagen fotográfica)una forma técnica accesible a muchas personas, como poseedores de imágenes (progresivamente desde 1839) y como productores (fotoaficionados desde 1880)

La imagen múltiple que permite la reproductibilidad técnica de la fotografía supuso una transformación radical en nuestro vínculo con las imágenes; poseer una imagen y en especial una imagen de uno mismo, era un privilegio de clase que la fotografía desmoronará en pocos años: primero mediante el creciente acceso al retrato de sectores amplios de la población, luego con la amplia circulación de imágenes de lugares, personas, situaciones en forma de postales, hasta la incorporación de nuevos productores en los fotoaficionados. Etapas todas de un proceso de progresiva “densificación iconográfica” (Ramírez, 1972), que habilita a pensar la nuestra como una civilización de la imagen.

Para el mundo del arte, la fotografía representó una amenaza clara desde su invención, que intentó ser conjurada y controlada durante todo el siglo XIX, y que obligó a la representación visual no-técnica a redefinirse.

Benjamin analiza ese fenómeno a partir del concepto de aura, y como ésta se atrofia en las obras de arte reproducidas técnicamente. El aura de una obra de arte podría describirse como la experiencia estética que añade distancia con su receptor: a través del espacio en el que se la ubica (separada del resto de los objetos), el modo en el que se la señala y protege, la forma en que se considera a su autor (un genio), y la valoración que se atribuye al momento y lugar en el cual fue creada: su origen y prueba de autenticidad. Estos valores auráticos, reformulados, aún permanecen en las prácticas artísticas del presente, incluidas las fotográficas.

Primera paradoja: la fotografía desestabilizó aquel sistema aurático con la posibilidad de reproducirse casi ilimitadamente, y a partir de su invento una economía de circulación de la imagen basada en la escasez se desarticuló, tornándose potencialmente accesible a muchas personas, como poseedores de imágenes (primera democratización, con el invento desde 1839) pero también como productores de imágenes: como nuevos autores (segunda democratización: con la invención del sistema Kodak (Sougez, 1998) que habilitó masivamente a los fotoaficionados).

Una de las consecuencias de éste, su potencial crítico será que la fotografía transita todo el siglo XIX sin ser reconocida como forma artística (Scharf, 1968) en la medida que su modo de producción, circulación y recepción son totalmente incompatibles para la institución-arte del siglo XIX, y abrirá los interrogantes que las vanguardias históricas ejecutarían. Imágenes accesibles y nuevos autores

Un sistema basado en la escasez (imágenes únicas producidas por individuos con habilidades no frecuentes e “innatas”) se ve trastocado por una forma técnica y sus usos sociales, esto es: la forma en que la gente se apropia de una tecnología, destacándose en la historia de la fotografía, el retrato de personas como motor de la innovación tecnológica (que buscaba reducir los tiempos de exposición) y la fotografía de aficionados (que significa el fin del monopolio de los profesionales en la realización de tomas). La circulación de las imágenes, y la posibilidad de crearlas, por tanto, ha estado en el eje de las rupturas que la fotografía provoca en la economía de las imágenes.

La convergencia de cultura libre y fotografía se da en la propuesta de modelos alternativos de circulación y producción en lo que respecta a la atribución de autoría y a la naturaleza del proceso creativo -o sus modos considerados válidos o generadores de “autoría”-. Tales modelos representan alternativas concretas y viables a aquellos que viene impulsando la industria cultural frente al cambio en las condiciones de circulación que han instalado las denominadas TICs, con internet como máximo exponente, desde hace poco más de 10 años.

En esta coyuntura, dos posiciones se han definido para enfrentar estos cambios:

  1. refuerzo de los mecanismos de control = actitud pro-copyright, por ejemplo: Digital Millennium Copyright Act[4]
  2. redefinición del acuerdo entre autores, intermediarios y receptores = actitud copyleft

La opción de las corporaciones editoras y de las gestoras colectivas de derechos de autor ha sido la primera, en el refuerzo de los mecanismos de control de la copia no autorizada basados en los derechos de autor y el copyright, existiendo numerosas iniciativas legales y técnicas que buscan: incrementar el alcance del copyright (más años para su vigencia y restricciones) endurecer las penas a quienes lo violan (multas millonarias a los que bajan música en redes de pares (p2p), TLC[5] con cláusulas contra piratería, etc.) o impedir técnicamente la copia (medidas técnicas DRM=Digital Rights Management[6])

La segunda opción, la redefinición del acuerdo entre autores, intermediarios y receptores es la que inauguró concretamente la propuesta de copyleft, como modelo de circulación para el software libre. Otras iniciativas previas (que llamaremos proto-copyleft) y posteriores se basan en ideas similares, y son quizá menos conocidas.

Este grupo de iniciativas buscan repensar el acuerdo que dió origen al copyright, en función de que las formas técnicas de publicación y circulación han cambiado rotundamente en los últimos 20 años. Esta línea de pensamiento sostiene (Stallman, 2002 y Lessig, 2004) que la sociedad paulatinamente cedió sus derechos a disponer libremente de los bienes simbólicos para beneficiar al autor, estimular su producción y favorecer la circulación gracias a los beneficios que se conceden al autor/editor (en el marco de un “negocio” de alto nivel de riesgo: el de los objetos materiales que hay que producir y hacer circular: libros, discos, películas, fotografías). Sin embargo, ante las transformaciones tecnológicas del presente, y a la luz de las prácticas cotidianas de miles de personas en relación a la copia “no autorizada”, la sociedad contemporánea se pregunta hoy si tal balance entre derecho de acceso a la cultura y derechos de copia sigue resultando justo frente a las posibilidades que introducen la digitalización de la producción y la circulación de la cultura.

Escenarios de lo posible

¿qué pasa cuando las condiciones en las que se generó ese acuerdo han variado a punto de que no es necesario un “editor” para que una obra circule? Este caso, más conocido en el caso de la música (las net.labels[7] en la web) o las letras (la edición electrónica independiente y el fenómeno bloguero) tiene en la fotografía una notable representación en el fenómeno de los fotologs. Recientemente algunos de ellos han incorporado licencias de uso distintas que el copyright, como por ejemplo flickr, usando creative commons[8].

Algunos autores (Escolar, 2001) entienden que es necesario redefinir ese acuerdo, y reconocer que el autor es una construcción histórica, que no siempre existió ni es una figura imprescindible para que haya creación, partiendo del hecho de que no todas las culturas lo conciben como Occidente. Si todo autor se nutre de la tradición cultural de su comunidad y crea a partir de ella, haciendo síntesis originales y aportes específicos sobre ese trasfondo común, entonces la innovación exige que las fuentes de la tradición sean accesibles a todos en las mismas condiciones.

El siglo XIX consolidó la llamada “ficción del individuo” y con ella una interpretación de la dinámica creadora de la humanidad que omite el valor fundamental que tiene la tradición cultural para las nuevas producciones simbólicas, y se centra sólo en la novedad, la originalidad y la consecuente atribución “individual” a las capacidades de un sujeto.

El modelo de autor que propone el copyleft apuesta por la diversidad en la producción como un valor en sí misma, que es necesario garantizar; sin que ello haga desaparecer las diferencias entre los productores, en términos de calidad de sus productos. El eje se desplaza desde la “autoridad” del emisor, hacia los efectos del mensaje en los destinatarios: osea, importa más “qué se hace”, que “quién lo hace”. Si el autor reconoce esa dialéctica con la historia de lo hecho anteriormente respecto de su aporte -con la que se puede estar de acuerdo (hacerla progresar, como la ciencia); actualizarla (en los múltiples retornos de los estilos, p.e. en la moda), remixarla o criticarla (como en el caso de las vanguardias históricas y su herencia), entonces, también podría proponer nuevas formas de circulación de su obra.

Asumiendo que en los entornos digitales la copia es inherente a su funcionamiento (hacemos una copia de los archivos de un sitio web para acceder a ellos) y que supone un inédito potencial de distribución deslocalizado, al poner en circulación las obras para producir sentido (no aura); la actitud copyleft supone una serie de prácticas frente al consumo cultural que en Latinoamérica practicamos hace tiempo:

  • libre circulación de textos, videos, fotos y música en la forma de “copias No autorizadas”, (sin las cuales sería difícil estudiar en el nivel superior por ejemplo.)
  • iniciativas proto-copyleft (Pagola, 2007): serían aquellas que sin usar una licencia copyleft o haciéndolo avant la lettre, animan a los receptores a descargar, copiar, redistribuir e incluso modificar una obra. Ej: proyecto visionario[9], las obras de mujeres públicas[10] o de iconoclasistas[11], etc. por nombrar iniciativas argentinas.

¿qué pasaría si mañana no pudiésemos efectivamente acceder a fotocopias de textos, copias de software, música o películas? Como -afortunadamente- eso es muy improbable, la discusión sobre la circulación legal (¿o legítima?) de una obra en este contexto se torna algo artificial: la mayoría de nosotros no percibimos la copia como un delito (excepto a veces, cuando somos los perjudicados, como autores).

¿en qué se diferencian las iniciativas proto-copyleft, o las críticas de la autoría, de lo que proponen las licencias de contenido abierto? Si bien en la práctica son lo mismo, desde la teoría difieren en el marco legal que ambas generan: en los casos proto-copyleft (voluntad de compartir el material no explicitada legalmente) se expone al receptor cuando al “descargar” un archivo se torna un infractor de los derechos de copia, porque el marco legal por defecto es el del copyright.

Las licencias de contenido abierto, por el contrario, crean un marco válido ante una demanda legal.

En la práctica, sin embargo sabemos que el copyright se controla de manera discrecional (a veces sí, otras veces claramente no). Entonces, ¿por qué preguntarnos/preocuparnos por esto? El principal efecto de cualquier respuesta que como autores nos demos, es performativo: nos obliga a posicionarnos al respecto. Si como receptor, me cuesta concebir mis consumos culturales sin las copias No autorizadas, entonces, ¿por qué me olvidaría de eso como autor?

Algunos autores han respondido desde la “copyleft attitude”, con iniciativas legales como por ejemplo:licencia art libre (www.artlibre.org Francia, 2000) es la primera adaptación de la GPL (Licencia Pública General) para obras de arte en lugar de softwareel sistema de licencias de contenido abierto más difundido actualmente: Creative commons (www.creativecommons.org USA, 2004)

La principal característica de estas licencias es que a diferencia del copyright, permiten la copia a los receptores sin necesidad de pedir permiso, algunas permiten modificaciones y otros usos, con la condición mínima de que se reconozca la autoría.

Como receptor, una licencia copyleft me permite:

  • usarla con cualquier propósito (incluso comercial)
  • copiar la obra
  • estudiar como está hecha y modificarla (para eso los archivos editables tienen que estar disponibles)
  • redistribuir mi modificación con la misma licencia

Esos 4 requisitos identifican a la licencia como copyleft. Si no cumple los 4, pero permite al menos la copia, hablamos de licencias permisivas o de contenido abierto. Ambos tipos de licencias habilitan (opcionalmente Creative Commons y por definición Licencia Arte Libre) las obras derivadas, que junto con el uso comercial, es la posibilidad más problemática de las licencias copyleft aplicadas a la producción artística: en la práctica de las derivaciones se desdibuja efectivamente la distancia entre autor y receptor.

Las obras derivadas provienen de la posibilidad de modificar la obra y para hacer eso necesito los archivos editables y si la modifico, genero obras derivadas. En el caso de la fotografía, ésto supone dar acceso a los archivos editables (en el caso de los modificados) o los archivos RAW, en las tomas directas.

Algunas consecuencias de las obras derivadas para la concepción de autor clásica serían:se pierde fácticamente (no de modo simbólico) el control sobre la interpretación (y el derecho moral al “respeto a la integridad de la obra”)la obra derivada se puede relacionar de múltiples modos con su “origen”: parodia, continuación (mejora, extensión), crítica, contradicción. Las obras derivadas no implican valoración alguna sobre la calidad de las producciones: sólo apropiación y acceso; permiten la materialización de las interpretaciones divergentes sin apelar a la autoridad de otro autor o a la negociación de un permiso. De ese modo, redefine la concepción de autoría, desplazando el acento sobre el individuo hacia la construcción de sentido (el producto más la circunstancia en la que genera efectos de comunicación y experiencia).

fotografía y autoría

La definición de la noción de autoría en relación a la fotografía enfrentará varias concepciones de la época en la que fue inventada, tornándolas artificiales y arbitrarias. Mientras que la autoría de una pintura o un dibujo era claramente mérito de su realizador, la autoría de una fotografía se dirimirá entre los méritos del equipo que uno posea y la propia escena representada (prejuicios que subsisten en la actualidad detrás de las frases como: ¡con esa cámara cualquiera hace buenas fotos! o ¡qué lindo lugar/persona/momento!).

Todo el siglo XIX la fotografía deberá probar que detrás de cámara hay sensibilidades eligiendo y construyendo un determinado resultado para el receptor: ni meros testigos ni operadores indiferentes (Fontcuberta, 2003). Quizá es esa larga disputa que los fotógrafos llevaron adelante para ser reconocidos como autores la que hoy los limita para reconocer los cambios en este concepto, y las potencialidades de su medio para explorar los entornos digitales con sus nuevas reglas de producción y circulación. Decisiones presentes, realidades futurasEn la introducción hablábamos de que esto es un escenario, no una realidad: la forma que ésta adquiera en el futuro depende, en gran medida, de las decisiones del conjunto de los productores del presente. La forma técnica digital habilita un conjunto de posibilidades radicales en la historia de las imágenes, su producción y circulación: el origen de esta transformación está en la fotografía. ¿cómo responde la fotografía a esta radicalización del paradigma que inició en 1839?

Se decide en el presente, la regulación de la circulación de obras en entornos digitales, entre ellas, las fotografías. Ninguna forma de control será sostenible ni punible si la contradicen las prácticas cotidianas de miles de personas, y con esas mismas prácticas la distancia entre autor y receptor (construida artificialmente) tiende a desaparecer modificando en simultáneo la propia idea de autor. Podemos volvernos hacia atrás y rescatarla, protegerla, distinguirla… o atender a esta nueva dinámica y aportar críticamente a las transformaciones que promete.

Notas

  1. 1936. Benjaminm Walter. La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. Publicado en BENJAMIN, Walter Discursos Interrumpidos I, Taurus, Buenos Aires, 1989.
  2. El movimiento de cultura libre es una ampliación de la filosofía del software libre a otras creaciones intelectuales más allá del software. Tiene un referente central en la persona de Lawrence Lessig, autor del libro “Cultura libre”. 2004. http://www.derechosdigitales.org/culturalibre/cultura_libre.pdf
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Copyleft
  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Digital_Millennium_Copyright_Act
  5. Siglas para Tratado de Libre Comercio. Un ejemplo de la imposición de leyes antipiratería en relación al TLC puede leerse en http://www.elcomercio.com.pe/EdicionImpresa/Html/2007-06-15/imEcEconomia0739287.html sobre el TLC en Perú.
  6. http://es.wikipedia.org/wiki/Digital_Rights_Management
  7. Net label o sello en internet, son sellos musicales independientes que sólo publican material en formato digital para descargarse, generalmente bajo licencias libres. Suelen estar dirigidos por los músicos cuya producción se puede escuchar en el sitio, y surgen fundamentalmente de la voluntad de editar música sin intermediarios entre autor y receptor. Algunos ejemplos: http://netlabels.org/
  8. http://www.flickr.com/creativecommons/
  9. www.ccec.org.ar/visionario
  10. www.mujerespublicas.org.ar
  11. www.iconoclasistas.com.ar

Bibliografía

AAVV. (2004) Capitalismo cognitivo, propiedad intelectual y creación colectiva. Editorial traficantes de sueños. Colección mapas. Madrid. España.

Alvarez Navarrete, Lillian (2006) Derecho de ¿autor? El debate de hoy. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. Cuba.

Benjamin, Walter (1936) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica en Discursos interrumpidos I. Madrid, Taurus, 1989 (5ª ed.)- (1934)

- (1934) El autor como productor. En Discursos Interrumpidos I. Ed. Taurus. Madrid. 1972.

Brea, José Luis (2002) La era postmedia. Edición en PDF. http://www.sindominio.net/afe/dos_mediactivismo/LaEraPostmedia.pdf(2007)

- (2007) Cultura RAM. Editorial Gedisa. Barcelona.

Escolar, Ignacio (2001) “Por favor pirateen mis canciones”. http://www.baquia.com/posts/por-favor-pirateen-mis-canciones

Fontcuberta, Joan (2003, editor). Estética fotográfica. Edit. Gustavo Gili. Barcelona, 2007.

Flusser, Vilem. (1975) Hacia una filosofía de la fotografía. Ed. Trillas. 1998. México.

Lessig, Lawrence (2004). Cultura Libre. En línea: http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/por_una_cultura_libre.pdf

Levy, Pierre. (1990) Las tecnologías de la inteligencia. Interfase. 1990. Buenos Aires.

Machado, Alindo.(2000) El paisaje mediático. Ed del Rojas UBA. Buenos Aires.

Pagola, Lila (2005). “Software libre: caja abierta y transparente”. En Instalando arte y tecnología. Edición del colectivo Troyano. 2007. Chile.

- (2010) “Efecto copyleft avant la lettre, o cómo explicar el copyleft donde todos lo practicamos”. Artículo publicado en “Argentina copyleft”. Ediciones Vía Libre y Fundación Böll. Córdoba.

Ramírez, Juan Antonio (1972). Medios de masas e historia del arte. Capítulo 1. Ed. Cátedra. Madrid.

Scharf, Aaron. (1968) Arte y fotografía.Editorial Alianza Forma. Madrid. 2005

Sougez, Marie Loup (1998). Historia de la fotografía. Ed. Cátedra. Madrid.

Stallman, Richard (2004) Software libre para una sociedad libre. Editorial Traficantes de sueños. Madrid.

Anexo:

comunidades
http://fotolibre.net/
Información desde Argentina
http://www.compartiendocapital.org.ar
http://www.nomade.org.ar : ver dossier arte y copyleft
http://copyleft.usla.org.ar/
repositorios de obras
http://www.flickr.com/creativecommons/
http://estudiolivre.org/
http://www.fotolibre.org
experimentos
http://www.ojodelata.com.ar/
http://gotadeluz.wordpress.com
activismo hardware
http://www.openraw.org
licencias libres (entre otras)
http://www.artlibre.org
http://www.three.org/openart/
http://www.creativecommons.org

Créditos del artículo:

Lila Pagola – Córdoba, febrero 2011
Una primera versión más breve de este texto se publicó en http://revista.escaner.cl/node/595 en 2007.

Este texto está bajo una licencia Creative Commons Argentina [CC ar by sa 2.5] http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5/ar/

Usted puede copiarlo y modificarlo siempre que reconozca al autor y lo redistribuya con la misma licencia.

Al decir proyectos políticos culturales nos referimos a experiencias – preferentemente colectivas- que toman lo comunicacional/cultural como herramienta transformadora, no solo desde la producción discursiva, sino en cuatro dimensiones: político cultural; comunicacional; organizacional y económica. Hasta aquí no estamos diciendo nada nuevo, solo compartiendo una drástica síntesis del libro Gestión de radios comunitarias y ciudadanas (Lamas y Villamayor 1998).
La primera distinción se refiere a la dimensión político- cultural, que implica los principios o misión, es el propósito la razón de ser de la emisora: es lo que le da origen y sentido al accionar cotidiano y del cual parten el resto de los objetivos institucionales. Por otro lado, encontramos la dimensión comunicacional, que se identifica con la programación de la emisora, en su inserción en el sistema de medios, en la producción de sus contenidos, en su intencionalidad estética y en vinculación con su audiencia. Una tercera dimensión es la que contempla el aspecto económico. Por último, la dimensión organizacional, en la cual se cristaliza los modos de organización y comunicación.
A partir de estas distinciones, decidir incorporar las herramientas de la música libre en nuestros proyectos, parte de la perspectiva política y se materializa en la dimensión comunicacional.

La Música: No sólo notas y compases

Como todo elemento del lenguaje radiofónico, la música cumple una función política transversal a la cotidaneidad del proyecto, ya que constituye el perfil que el medio toma con respecto a su apuesta. Como obra artística, la composición musical se inscribe en un contexto socio-histórico que la determina y, en sus formas, sienta posiciones al respecto de ese entorno, suena en el murmullo de este mundo y grita a los vientos melodías disonantes o compases armoniosos .
La música es para la programación de la radio una definición política cultural, de vinculación con artistas, de la diversidad u homogeneidad y de los modos de producirla: la posibilidad de mezclar lo sonoro y lo político del proyecto en la construcción de una identidad “al aire” propia de nuestro medio. Expresar a través del sonido una visión de nuestras prácticas que generen otras nuevas.
Los criterios de experimentación, creatividad y originalidad en el manejo de los recursos radiofónicos, resultan significativos a la hora de cristalizar una propuesta desde lo sonoro que resuene el trabajo alternativo/comunitario que realizamos desde la comunicación. Desde esta perspectiva, pensar en políticas de musicalización que sean coherentes con lo que anteriormente mencionábamos, podrían ser ordenadas a partir de los siguientes conceptos:
Podemos hablar de autonomía, cuando decidimos que la música no puede estar estandarizada a partir de lo que el mercado propone como novedad, o escuchable. Sino que debe partir de lo que rodea a la radio tanto territorial, como políticamente. Es decir, revalorizar el ámbito que circunda a la propia emisora y exponer con ello un criterio de independencia con respecto a lo que viene impuesto por el mercado transnacionalizado de la industria discográfica, priorizando en un mismo movimiento las expresiones locales generalmente excluidas de esos circuitos.
A partir de lo anterior, pretendemos generar una identidad común y un dialogo con los y las radioescuchas al intentar diseñar una política que vincule los gustos musicales de quienes nos escuchan con la propuesta constante de acercar expresiones musicales poco difundidas, es decir equilibrar las demandas del público y lo antagónico o marginado de la industria discográfica. Sin embargo, es necesario mencionar el impacto de las nuevas tecnologías en la difusión y distribución de contenidos, entre ellos, los musicales. La proliferación de blogs o páginas web destinadas a la descarga de música han generado nuevos espacios de circulación de obras, que complejiza el mapa de posicionamiento en lo que refiere el “disco más escuchado”, o la “banda famosa”.
Hablamos además de convergencia/fusión/mestizaje cuando intentamos encontrar puntos de contacto en la trama cultural: diversidad, experimentación, originalidad son rasgos característicos de los proyecto políticos culturales. Apostar a las convergencias que se dan en la música entre recorridos e identidades culturales. Ver puntos de encuentros, convergencias musicales, para generar un consenso en lo estético. Entre el rock, el tango, el folclore, el jazz, lo latinoamericano, existen conexiones objetivas y subjetivas, que ayudan a configurar un entramado de identidades culturales auténticas. No solamente las fusiones explícitas, sino otras formas de diversidad cuyas interpretaciones van más allá de lo puramente musical.
Considerar la variedad y la armonía, al generar en él o la radioescucha un hábito de escucha que permita la variación continua de estilos, géneros y autores musicales, atendiendo a generar transiciones en los cambios del relato musical.
Finalmente, hacemos consideraciones acerca de la propiedad, la analizaremos luego de la aparición y uso de las nuevas tecnologías, redes p2p, comunidades colaborativas. Momento crucial ya que a partir de la emergencia de estas prácticas colaborativas, se rompe el soporte físico – el disco – como único modo de acceder a la música. Cambian así los modos de producción, circulación y consumo estandarizados por la industria cultural. Es decir, se produce una liberación de lo cultural – la música- , hasta el momento envasada en un formato comercializable. Entra en crisis un modo de pensar, producir y difundir la música.
Por otro lado, se viene dando desde el territorio de lo legal, actualmente en disputa por la propiedad intelectual del conocimiento. En lo que respecta al asunto de este artículo, la batalla se centra en el carácter privativo que los dueños de las grandes industrias culturales, quienes intentan perpetuar una manera de pensar, elegir, sentir, compartir, comercializar y vivir la cultura. En contrapartida, artistas, productores, usuarios se conforman en redes colaborativas para diseñar estrategias legales bajo una idea cultural liberadora. Algunos de estos espacios que nos alimentan desde lo radiofónico como jamendo (www.jamendo.com), MusicLeft (www.musicleft.net), Nomag (www.nomag.es), Dogmazic en francés (www.dogmazic.net/), Free Music Archive (www.freemusicarchive.org) , Red Panal (www.redpanal.org/), entre otras.

(im)precisiones parciales

Es por todo esto, que la reflexión y acción en torno a los derechos de propiedad de las industrias creativas, la circulación de producciones artístico-culturales es un debate que nos interpela y nos atraviesa como sujetos políticos, implica posicionarnos y construir alternativas sostenibles.

* http://www.radioreves.com.ar/

Entonces, este ensayo remarca la necesidad de aumentar acciones para compensar los desbalances entre el acceso y participación de hombres y mujeres en el desarrollo de software libre en las esferas de lo cultural (por ejemplo el lenguaje machista o discriminatorio en listas de discusión o en la documentación), de lo económico (por ejemplo: salarios desiguales para hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo), de lo político (por ejemplo en los ambientes legales dominados por varones) y de lo técnico (por ejemplo: desbalance de género entre estudiantes en tutoriales técnicos). Pero por otro lado, este artículo también enfatiza el poderoso potencial del FLOSS como un vehículo para avanzar en la igualdad de género en la pericia con el software.

El software libre ayuda a transferir el conocimiento de la ingeniería del software a través de la distribución del código fuente y el código binario casi sin límite.

Muchas licencias de software libre como la GPL (General Public Licence) también facilitan el flujo de la información y el conocimiento.

En otras palabras, si está apropiadamente aplicado, el software libre puede contribuir y reforzar significativamente el avance de soluciones efectivas y más expeditivas para el acercamiento de la brecha digital de género.

También puntualiza este artículo que mientras las mujeres en los países avanzados tienen una posibilidad mayor de actualizar sus habilidades y conocimientos en TICs participando en el desarrollo de software libre, la oportunidad está menos disponible para las mujeres de los países en desarrollo. Es valioso notar que aunque las cuestiones de género abarcadas en este artículo son amplias, no deberían ser consideradas como universales. Las especificidades regionales que afectan los roles de género dentro de la industria del software deben ser tenidas en cuenta.[5]

Problemas de género en la industria del software

Hasta cierto punto, los problemas de género en el desarrollo de software libre pueden verse como una extensión de las cuestiones de género en la industria del software y los servicios con nuevas tecnologías.[6] Estos problemas son de larga data, y principalmente incluyen contenido de trabajo de bajo nivel, paga desigual, stress emocional por discriminación y prejuicios, deterioro físico por las largas horas de trabajo frente a la computadora, división del trabajo dentro de la casa (crianza de los niños), nociones esencialistas de los roles de las mujeres, sexismo, redes informales de influencias, prejuicios, falta de apoyo y roles-modelo y “techos invisibles”[7]. Hablando en términos generales, las mujeres que están en la industria del software tienen que trabajar mas duro que los hombres para conseguir el mismo respecto y traspasar el “techo invisible” en este mundo patriarcal.[8]

Muchos estudios han minado la suposición estereotipada de una diferencia biológica sexual entre hombres y mujeres como causa de que las mujeres estén menos interesadas en campos científicos y tecnológicos[9]. En cambio, hay evidencia significativa que los planes de estudios de las escuelas y los métodos de enseñanza de la tecnología en los colegios deberían ser ajustados para cubrir la brecha que hay entre ambos sexos[10] a través de medios educativos, tales como alentar a las mujeres a conseguir una educación de nivel superior o trabajos en áreas científicas y tecnológicas, así como políticas del gobierno para apoyar y promover a las mujeres en las TICs.

La industria del software ha percibido estos problemas y ha tratado de resolverlos. Por ejemplo, HP, Sun, Xerox y Compaq han patrocinado el Instituto para la Mujer y Tecnología (I.W.T por sus siglas en inglés)[11] y otras universidades en un programa que abarca todo Estados Unidos para cubrir esa brecha entre ambos sexos en tecnología y apoyar el desarrollo de productos tecnológicos focalizados en los intereses de las mujeres y sus necesidades. También ahora, la mayoría de las compañías de software proveen una serie de políticas amigables con las mujeres, incluyendo licencias por maternidad o paternidad extendidas, posibilidad de licencias de emergencia, y beneficios mayores, de manera de cubrir el cuidado infantil y el cuidado familiar. Desafortunadamente, de acuerdo a observadores, la maternidad es vista todavía como un problema para el avance de las mujeres, y el salario femenino continúan sufriendo luego de tener niños[12]. La industria del software está construída socialmente – la superioridad de los hombres por sobre las mujeres y la división de trabajo esencialmente sexual se reitera continuamente[13].

Hacia un análisis feminista de las cuestiones de género en el desarrollo de software libre

A pesar de que el FLOSS ha cambiado dramáticamente la manera en la que el software es producido, distribuido, usado, y la manera de dar soporte o ayudar a otros usuarios para usarlo, y tiene un impacto social visible habilitando una inclusividad digital mayor, la mayoría de los problemas de género existentes en la industria del software se han visto duplicados en el campo del software libre.

Los conceptos metodológicos “mundo social” y “sistema” pueden ayudar a comprender el desarrollo del FLOSS[14].

Un mundo social de software libre es diferente del que Sherry Turkle describe cuando ella establece que «los sistemas informáticos [mayormente privativos] representan un micromundo cerrado, controlable que apela a más hombres que mujeres»[15]. Se requiere de una perspectiva holística para capturar la complejidad y dinámica dentro y a través del mundo social FLOSS. Mientras su heterogeneidad y contingencia no ha sido aún completamente explorada, el análisis desde una perspectiva feminista está casi ausente. Poca atención se ha puesto en las diferencias internas y al dominio privado que conecta el sistema de la innovación en el software libre. Sin embargo, esta ausencia metodológica no nos ha detenido para observar los problemas de género dentro del campo. Al contrario, en el contexto del desarrollo de software libre, algunos problemas de género en las TIC se vuelven incluso más evidentes.

Como ejemplo, la mayoría de las interfaces gráficas del software libre están menos avanzadas. La naturaleza principalmente textual del software libre es tan predominante que las mujeres, incluso quienes tienen alguna experiencia con código, están menos familiarizadas con este tipo de operación del sistema. En lugar de descansar sobre alguna diferencia sexual de tipo biológica, el fenómeno sugiere una deficiencia de la educación de las mujeres en la tecnología de la información así como productos y herramientas poco amigables para mujeres.

Adicionalmente, en un mundo de voluntarios, claramente vemos que, como en todo medio, tanto los varones como su visión del mundo competitiva, son predominantes también en el software libre. Muchas mujeres que participan en el FLOSS son invisibles; su trabajo en áreas como ONGs que ayudan a implementar y promover la documentación sobre software libre, la traducción, la edición de libros, la enseñanza y seguimiento (p.e. E-Riders) son menos visibles que aquello que sucede en el campo dominante masculino del trabajo sobre el código[16].

De hecho, a la luz del argumento de Okin, quiero sugerir que los defensores del FLOSS no han dirigido adecuadamente esta crítica de igualdad de género.[17] Tienden a tratar la comunidad FLOSS como una cultura monolítica y ponen más atención a las diferencias entre grupos que a las diferencias internas. Están tan desesperados por unir las voces alrededor de la lucha por la libertad de información que le dan poco o nada de reconocimiento al hecho de que los grupos FLOSS, como las sociedades en las que se insertan (en mayor o menor extensión) tienen divisiones de género, con diferencias sustanciales de poder y ventajas entre hombres y mujeres.[18] Aparte de esto, el software libre frecuentemente es partidario de no tener en cuenta la esfera privada cuando propone una agenda alternativa para una sociedad basada en el conocimiento, la cual es menudo articulada como el «dominio público». Esta relativización de la esfera privada es desacertada en que «niega tanto de sí mismo como de los diferentes roles que requieren los grupos de sus miembros y el contexto en el cual las percepciones de las personas de si mismas y de sus capacidades son primero modeladas, y donde la cultura es primero transmitida: el reino de lo doméstico o la vida familiar»[19].

Un número de problemas clave que impiden la participación de las mujeres en el desarrollo del software libre pueden ser resumidos en:

Una fuerte tradición de trabajar largas horas en el código

En términos de la relación y la experiencia de las mujeres con el software libre, se observa que las mujeres se encuentran mayormente en posiciones calificadas que implican horarios de trabajo regulares de 9 a 5, más que en trabajos de desarrollo de código, que resultan menos estables. Frecuentemente ésto se debe al hecho de que las mujeres necesitan cuidar de la casa y requieren horarios de trabajo mas regulares. Un proyecto de software libre existoso necesita voluntarios que lo realicen progresivamente, y las mujeres usualmente tienen menos tiempo libre y energía para donar que los hombres. Esta manera de trabajar torna muy dificultoso para las mujeres tener éxito en el asunto. Debe ser increíblemente duro para las mujeres con niños navegar por horas … Si los hombres compartieran el cuidado de los niños más igualitariamente, eso permitiría a las mujeres tener más tiempo para ejercer el demandante rol de programar o liderar un proyecto de software libre.

Falta de incentivo y modelos de referencia

Es verdad que hay un muy bajo porcentaje de participantes femeninas en el mundo social del FLOSS. Sin embargo, no deberíamos sobrevaluar la importancia y posible futura visibilidad de figuras femeninas en el campo del software libre como Alison Randall y Amaya para nombrar a dos mujeres que están ya haciendo una diferencia.20 Es difícil hacer que la mayoría de colegas masculinos respeten esas figuras femeninas. Por ejemplo, he observado que cuando Randall habló en el Italian Code Jam 2004, ella actuó y fue tratada también, más como una asistente de Larry Wall que como una programadora relevante por sí misma, siendo que debería tener garantizado el respeto de sus colegas varones. No estoy sugiriendo que los hombres miran a las mujeres con desprecio, pero es difícil para las mujeres mostrarse seguras de sí mismas ante una audiencia predominantemente masculina.21 La forma en el que el mundo ha sido construido da a entender que sólo hay hombres en todos los niveles, lo cual hace realmente difícil para las mujeres entrar. Un modo de sobreponerse a ésto es incluir más mujeres sobresalientes en el mundo del las telecomunicaciones. Dado que sólo unos pocos conocen que Ms. Ada Byron fue la primera programadora en el mundo, ¿cómo podemos esperar que la gente reconozca las habilidades de las mujeres?

Lenguajes discriminatorios on y off line

Todavía existe una fuerte “mentalidad chauvinista”, extendida desde la sociedad en que vivimos hacia el mundo social del FLOSS. Como una barrera para acceder a las referencias del software libre es relativamente bajo comparado con otros proyectos de software privativo, debería haber menos problemas para los participantes en relación a su género, clase, procedencia étnica y/o religión. Sin embargo, muchas desarrolladoras mujeres de FLOSS se han quejado de la extremadamente poco amigable atmósfera que se respira dentro del mundo social “en línea” (por ej: listas de correo, chats) y/o fuera de línea (por ej: documentación). Por ejemplo, en referencia a lectores atentos, la documentación existente en el software libre usualmente usa el pronombre “él” mas que “ella” o «ellas/os”. Este tipo de uso de palabras basadas en suposiciones de género sutilmente excluye a las mujeres de participar en el desarrollo de software. Mientras que los lenguajes en línea están -en un modo directo- llenos de jerga masculina, la documentación en línea no hace a una desarrolladora mujer sentirse más incluida en el campo.

Un entorno “textual” con género masculino

Un entorno de programación basada en texto a veces refuerza lo “sexuado” de las TIC. Diciendo esto, no estoy sugiriendo que las mujeres están menos provistas para el trabajo de código en un entorno textual; en lugar de eso, quisiera argumentar que tal entorno de programación simboliza su distancia y la dificultad de establecer subjetividades dentro de una cultura de programación dominada por varones.

La diferencia entre los entornos gráficos y los textuales estriba en el tema de la habilidad para recordar los atajos de teclado y los comandos. Programar en un entorno textual es útil para aquellos que usan las herramientas con tanta frecuencia que pueden recordar con facilidad los comandos. Los entornos gráficos ayudan a presentar comandos en formas visuales para usuarios que de otro modo tendrían que mirarlos atentamente. Se dice frecuentemente que los entornos de codificación son simplemente una cuestión de gusto y separada por género y otros factores sociales. Sin embargo, si es sólo una cuestión de preferencia, ¿porqué hay una impresión predominante, si no un estereotipo, acerca de que siendo capaz de programar en un entorno de texto se demuestra gran ilustración informática? ¿No refleja, más bien, el estado actual de los trabajos de programación, donde la mayor parte de los programadores son varones?

Además, se observa que las mujeres obtienen su experiencia informática a través del sistema de educación formal. Desafortunadamente, las instituciones de educación formal raramente han incluido programación basada en texto en sus currículas. Por el contrario, es más común aprender programación en entornos gráficos bajo windows tales como Microsoft visual basic, visual C++ or Java.

Mientras que la programación para software privativo es contínuamente reforzada, es difícil para las programadoras mujeres involucrarse en desarrollos de software libre que requieren la habilidad de programar en un entorno textual.

Ausencia de puntos de vista femeninos en el desarrollo del software

La falta de programadoras mujeres de software libre resulta en una gran cantidad de software poco amistoso para con las propias mujeres en el mundo FLOSS. Algunos alumnos de estudios de ciencia y tecnología (STS) han señalado que las tecnologías están sexuadas tanto en su diseño como en su uso.22 Las relaciones sociales de género dentro del mundo social del software libre se reflejan en y están formalizadas por el diseño del software libre. La falta de perspectiva de género en el diseño y uso de software limitan la participación de las mujeres en el desarrollo del software libre y a su vez, produce el estereotipo que las mujeres están casi ausentes del desarollo de software libre porque están menos calificadas para programar. Esta ausencia de programadoras mujeres es una desventaja para el desarrollo de software, y resulta en desigualdades en una sociedad basada en las TICs.

Una visión del mundo competitiva dominada por varones

El mercado de los sistemas operativos es literalmente una guerra por el mejor y más brillante. Si no lo tenemos nosotros, alguien más lo tendrá.

Andrew Clark/director de estrategia e inteligencia de mercado para el grupo de capital en IBM[23]

Como Arun y Arun señalaran, “la naturaleza competitiva, proyectual del desarrollo del software reproduce una cultura masculina, la cual interactua lejanamente con diferentes modelos de carrera de las mujeres y donde las normas sociales tienden a desaventajarlas.”[24] Mientras sentencias en un tono similar al de Clark repetidamente se vuelcan en los medios de masas, el punto de vista del mundo masculino competitivo es representado contínuamente y reforzado en la sociedad. Esto llega también al mundo social del FLOSS, donde los miembros masculinos más poderosos están generalmente en posición de determinar y articular las creencias del grupo, sus prácticas e intereses. Es muy alarmante que el total de las perspectivas y propósitos del desarrollo de software libre están determinadas por hombres, blancos.

¿Cómo puede el software libre dar participación a las mujeres?

Hay tres objetivos principales para el actual “movimiento de mujeres” en la comunidad FLOSS:

  1. la creación de un entorno amigable para las mujeres proveyendo software usable y servicios.
  2. la creación de un entorno amigable para las mujeres para el desarrollo y uso de software libre
  3. la búsqueda de un sistema de innovación en TICs balanceado genéricamente tanto para competición como colaboración

Estos tres puntos tienen conexiones cercanas con el otro – en orden a crear productos tecnológicos que involucren y construyan las visiones e ideas de las mujeres, necesitamos crear un entorno más amigable con las mujeres para atraer más mujeres a participar en el desarrollo de software.

Acompañando una visión centrada en las mujeres como ésa, la cual usualmente implica una forma mas empática e inclusiva de hacer las cosas, posiblemente se requiere de un sistema de innovación en TIC que no sólo sea más amigable con las mujeres, sino con diversos grupos minoritarios. Este sistema, a diferencia de un acercamiento altamente competitivo, revelaría aptitudes y competencias de diversos actores en el mundo social del FLOSS así como desarrollaría un entorno holístico basado en una aproximación colaborativa.

El trabajo en red es importante en “la democratización del acceso y la diseminación del conocimiento. En orden a alentar la participación de las mujeres y también explicar la operación del software libre a las mujeres, algunas desarrolladoras y usuarias han empezado a formar redes y grupos en línea como Linux Chix, KDE Women, Gnurias, Gender Changers, y Debian-women.”[25] Actúan para reemplazar la redacción poco amigable de los documentos y en grupos de pares, reportar reportes de bugs sexistas a otros desarrolladores y brindar tutoriales en línea. Trabajando en red y encontrándose, en línea y fuera de línea, pueden servir como base para una inclusión de género. [26]

¡Investigar el futuro!

Se prevée que a través de la conceptualización y documentación de las actuales cuestiones de género en el desarrollo de software libre, se ayudará a ampliar la base de conocimiento para políticas de TICs sensibles al respecto, proponiendo una política centrada en las mujeres en vistas al desarrollo e implemetación de software libre. Mientras el mundo del software libre representa una nueva conquista en el desarrollo del software y la producción de conocimiento en un sentido amplio que puede alterar las relaciones sociales de género [27], en esta era avanzada tecnocientífica, políticas feministas podrían hacer mejores diferencias en la relación mujer-máquina que las tecnologías en sí mismas.[28] De allí que se necesita con urgencia una agenda de desarrollo de software libre que atienda a las cuestiones de género.

Sin embargo, hablando de implementación y desarrollo de software libre, en la mayoría de los casos están centrados o situados en países desarrollados. Uno debería tener en mente que hay muchas actividades no documentadas que han sucedido en el mundo en desarrollo. Cuando enfatizamos las ventajas del software libre, no deberíamos sobrevaluar muchos problemas que provienen de la implementación de software libre en países desarrollados, tales como la falta de suficiente capacitación o soporte. [29] La brecha digital debe ser considerada como un síntoma de desigualdad, no como su causa. Hay una necesidad de comprender que es lo que la gente de cada lugar realmente quiere: agua, comida, trabajo, condiciones de salubridad y cuidado de la salud primarios; o software e infraestructura para telecomunicaciones. Las participantes mujeres muy frecuentemente sufren de discriminaciones híbridas, tanto del mundo del software libre dominado por hombres como del patriarcado socio-cultural, aunque grupos virtuales como Linux Chix Brasil o Linux Chix Africa han comenzado a proveer a las mujeres de ayuda en la resolución de problemas al migrar a Linux y más esfuerzos necesitan ser hechos en la documentación, análisis y deconstrucción de la hegemonía patriarcal incrustada en toda la infraestructura de las TICs. [30] En ese sentido, como en otros campos preocupados por el género, este ensayo es sólo un comienzo una etapa analítica en la cual necesitamos estudiar los detalles que aporte la investigación etnográfica, la crítica cultural, las entrevistas sociológicas, la escolaridad formal de hombres y mujeres en sus condiciones específicas y subjetividades.[31]

Sobre esta versión del artículo:

Esta es una versión editada del artículo enviado para la Enciclopedia Género e IT (http://genderitencyclopedia.ist.psu.edu) que será publicado por IDEA Groups en 2006.

Este borrador se libera bajo una licencia GPL. Este documento en sí tiene el potencial de ser mejorado en el marco de una cultura de código abierto. Si tienes comenarios o ideas sobre como mejorarlo, por favor no dudes en contactarme. La versión en línea posterior será ajustada para dar cuenta de esos puntos.

* Yuwei Lin <yuwei@ylin.orgyuwei@ylin.org > está realizando su investigación post-doctoral sobre las implicaciones sociales y culturales de la ciencia y la tecnología, estudios en software libre, y la dinámica de las comunidades virtuales en la Vrije Universiteit Amsterdam. http://www.ylin.org


Notas

1 FLOSS=Free / Libre / Open / Source Software
2 Ver, Schuler, D. & Namioka, A. (eds.), Participatory Design, Principles and Practices. Hillsdale, NJ: Lawrence
Erlbaum Associates, 1993; Mc Breen Software Development: Dismantling the Waterfallf, Boston, MA: Addison-
Wesley, 2002 http://www.informit.com/articles/article.asp? p=25272 y Norman, D. & Draper, S. (eds.), User Centered
System Design: New Perspectives on Human-Computer Interaction, Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates,
1986 ; and http://www.extremeprogramming.org o http://www.xprogramming.com/; y, Beck, K., Extreme
Programming Explained: Embrace Change, Boston, MA: Addison-Wesley, 1999
3 Ver, Ghosh, R.A. et al., Free / Libre and Open Source Software: survey and study. Deliverable D18: Final Report.
Part IV: Survey of Developers of International Institute of Infonomics, University of Maastricht and Berlecon
Research Gmb. La versión original de este documento está disponible en http://www.infonomics.nl/FLOSS/report/
4 Ver, Levesque M. & Wilson, G., ‘Women in software: Open source, cold shoulder’, Software Development, 2004
http://www.sdmagazine.com/documents/s=9411/sdm0411b/sdm0411b.html?temp=TgtgS9YUY8 y, “Public report
on the consultation meeting on European perspectives for open source software”, ftp://ftp.cordis.lu/pub/ist/docs/ka4/tesss-OSS-report.pdf 2001
5 Ver, UNDP Bratislava Regional Center and UNIFEM Central and Eastern Europe, Bridging the Gender Digital
Divide: A Report on Gender and Information Communication Technologies (ICT) in Central and Eastern Europe
and the Commonwealth of Independent States (CIS), UNDP/UNIFEM, 2004.
6 Ver, Mitter S. & Rowbotham, S. (eds.), Women Encounter Technology: Changing Patterns of Employment in the
Third World, London: Routledge and The United Nations University, 1995.
7 Nde T: Glass ceiling problem o problema del techo de cristal: se refiere a la imposibilidad de las mujeres de alcanzar posiciones jerárquicas mediante un tipo de discriminación invisible, ejercida en el marco de las leyes vigentes. Ver http://en.wikipedia.org/wiki/Glass_ceiling
8 Ver, De Bare, Ilana, Women in Computing: Logged On or Left Out? A Sacramento Bee Special Report, Jan. 21,
1996.
9 Ver, Bleier, R., ‘Sex difference research: Science or Belief?’ In R. Bleier (Ed.), Feminist Approaches to Science. New York: Teachers College Press, 1991, pp. 147–164.
10 UK Equal Opportunities Commission, Plugging Britain’s Skills Gap: Challenging Gender Segregation in Training and Work, Report of phase one of the EOC’s investigation into gender segregation and modern apparenticeships. Equal Opportunities Commission, UK, 2004.
11 http://www.iwt.org/systers.html
12 Ver Walby, S. & Olsen, W., The Impact of Women’s Position in the Labour Market on Pay and Implications for Productivity, Department of Trade and Industry Women and Equality Unit (WEU) funded research using the British Household Panel Survey, 2002
13 Ver Walby, S., ‘Segregation in employment in social and economic theory’ in S. Walby (ed.) Gender Segregation at Work. Milton Keynes: Open University Press, 1988, pp. 14-28; Rubery, J. & Smith, M. & Fagan, C., Women’s Employment in Europe, ch. 5 ‘Occupational Segregation’, London: Routledge, 1999, pp. 168-222; and Miller, L. et al, Occupational Segregation, Gender Gaps and Skill Gaps, Manchester: Equal Opportunities Commission, 2004 www.eoc.org.uk
14 Ver Lin, Y. Hacking Practices and Software Development: A Social Worlds Analysis of ICT Innovation and the Role of Open Source Software, 2004, Department of Sociology, University of York, UK. (Unpublished doctoral thesis).
15 Turkle, S. The Second Self: Computers and the Human Spirit. New York: Simon and Schuster, 1984.
16 http://www.eriders.org
17 Ver Okin, Susan Moller, 1999, http://www.bostonreview.net/BR22.5/okin.htmlhttp://www.bostonreview.net/BR22.5/okin.html

18 Ibid
19 Ibid
20 Allison Randal es la presidente de la Perl Foundation y parte de los desarolladores principales en el Proyecto Perl. Amaya es una desarrolladora Debian GNU/Linux y una de las fundadoras del grupo Debian-Women.
21 Trabajo en el Italian Code Jam 2004, Ferrara, Italia: http://www.codejam.org/index.en.html
22 Ver por ejemplo: Edwards, P, ‘Gender and the Cultural Construction of Computing’, adapted from ‘From “Impact” to Social Process: Case Studies of Computers in Politics, Society, and Culture, Chapter IV-A,’ Handbook of Science and Technology Studies, Beverly Hills: Sage Press; y Wajcman, Judy, TechnoFeminism, Polity, 2004
23 De una entrevista con C|Net.com, Febrero 14, 2005
24 Arun, S. & Arun, T. G, ‘Gender at Work Within the Software Industry: An Indian Perspective’, Journal of Women and Minorities in science and engineering (2001).
25 http://www.linuxchix.org/

http://women.kde.org/

http://www.gnurias.org.br/

http://www.genderchangers.org/

http://women.alioth.debian.org/

26 Ver Nordli, H., ‘The Gathering Experience: A User study of a Computer Party’ presentado en la conferencia ‘Strategies on Inclusion: Gender and the Information Society (SIGIS)”, 2004 http://www.rcss.ed.ac.uk/sigis/public/displaydoc/full/D05_2.12_NTNU1
27 Lin, Y. op. cit.
28 Ver Wajcman, op. cit.
29 Guardian, Febrero 17, 2005. ‘Bridging the digital divide’, http://www.guardian.co.uk/online/story/0,3605,1415713,00.html

30 http://www.linuxchix.org.brhttp://www.africalinuxchix.orghttp://www.linuxchix.org.br ,

31 Ver, Sassen, S., Blind Spots: Towards a Feminist Analytics of Today’s Global Economy, 1999, http://www.uwm.edu/Dept/IGS/presentation/sassen.pdf

Los elementos constantes de los cuentos de hadas que promueven una determinada forma de vida y sus valores funcionan como plantilla que se repite en los diversos cuentos populares. Pero esa misma idea de una plantilla que puede soportar la argumentación para fin puede también ser transplantada como mecanismo de lectura de otras realidades, de otras actividades humanas. En gracia de discusión y como simple ejercicio intelectual les propongo que pensemos en las plantillas que justifican y promueven el concepto jurídico de derecho de autor.

Casi como una constante vemos como los creadores de todo tipo sueñan con firmar ese contrato que en el modelo de la industria creativa les dará la fama y fortuna, el final feliz de su propio cuento. Es cierto que algunos lo logran y son esos cuantos los que sí pueden decir que comen perdices por cuenta del derecho de autor. Sin embargo, lo que sabemos también es que en la vida real no todos somos príncipes y princesas, lo que sabemos es que muchos creadores no alcanzan el éxito por esa vía, lo que podemos afirmar también es que a muchos (que hoy somos cualquiera usted o yo, por ejemplo) ni siquiera nos interesa ser príncipes, princesas o creadores exitosos dentro de la industria.

Vivimos en un mundo que nos repite constantemente que el matrimonio es el camino, que la familia esta compuesta por un hombre y una mujer y que su fin es la procreación. También se nos afirma que sin el derecho de autor no habrá creatividad, que sin derecho de autor se acabarán muchos empleos, que sin derecho de autor no habrá respeto por las creaciones, que en lo que respecta al sector creador es el derecho de autor el que garantiza el final feliz.

Bueno, pues lo cierto es que hay muchas formas de vivir, algunos se casan otros no, no todas las familias tienen en su cabeza a un hombre y una mujer. Muchas familias tienen a la cabeza a una madre sola, cada vez más los hombres también asumen ese rol; otras se soportan en la abuela o en ella y en su hija madre de familia; tantas otras giran en torno a una pareja del mismo sexo. Tampoco es cierto que todas las uniones entre dos personas tengan como fin hoy la procreación. Poco a poco la realidad ha ido haciendo camino y aunque reconozcamos los beneficios y bondades del ideal, lo cierto es que hay otras formas de concebir a una familia hoy.

Así mismo siempre ha habido múltiples maneras de crear y muchas de ellas existen (ahora pero también antes) aún fuera del derecho de autor o en sus límites.

En las investigaciones de Joi Ito se muestra como los niños son creativos por naturaleza y lo hacen sin pensar en el derecho de autor [2], especialmente en los espacios en que explotan sus intereses, sus aficiones, sus personajes favoritos. Pero, también se ve en industrias como la moda[3] y la culinaria[4] que son cada día más creativas e incluso productivas. En el caso de la moda Johanna Blakley muestra como las cifras evidencian un crecimiento exponencial que contrasta con el estado crítico que autoproclama la industria creativa apoyada en el modelo legal de derecho de autor, como la música[5]. La literatura está llena ya de documentos que explican como comunidades como la del software libre o la que reivindica la idea de la cultura libre se soportan en esquemas de sostenibilidad y negocio que modifican la lógica del derecho de autor[6], de hecho han construido opciones jurídicas (licencias generales públicas y abiertas) que moldean esta legislación para servir otros fines.

Sería interesante pensar que podemos reducir los elementos recurrentes de estas experiencias y construir nuevos libretos que muestren nuevos modelos, sería interesante pensar que podemos abrir el abanico y ofrecer cuentos antagónicos. Me cautiva pensar que en derecho de autor podemos evidenciar al Shreck de los cuentos de hadas. Lo cierto es que en los casos que les acabo de describir, como otros tantos, hay un primer denominador común, un elemento recurrente: la falta de protección. Efectivamente, la protección que el derecho de autor privilegia, no se aplica por uno u otro motivo.

Si siguiéramos por esta ruta podríamos también listar otras actividades que dependen de formas “no proteccionistas” del derecho de autor es decir, se trata de actividades que normalmente estarían protegidas pero que la propia ley ha decidido autorizar por la importancia que tales usos tienen para la sociedad. Adicionalmente debemos decir que aunque no hay un ejercicio proteccionista del derecho de autor también sus actores forman parte de la economía.

Para ilustrar esta situación que les comento pensemos en instituciones como bibliotecas, proyectos periodísticos, o escuelas. Las bibliotecas, pues todavía entre nosotros el préstamo que las bibliotecas hacen a su público es una actividad libre y legal[7]. También es el caso de muchas de las actividades de los noticieros puesto que se soportan en la posibilidad de reproducir obras protegidas sin contraprestación económica y de hecho sus titulares son felices cuando esto sucede por el efecto publicidad y a pesar de la ausencia de pago económico, situación que también aparece autorizada por la ley[8]. Les propongo también que piensen en las escuelas o en general, las instituciones académicas que soportan su actividad de enseñanza/aprendizaje en mostrar y apoyar que sus estudiantes jueguen con contenido protegido, de nuevo, con la autorización expresa legal[9]. En estos casos se trata de usos que caen fuera de la protección legal porque la propia ley lo establece y también acá tenemos elementos recurrentes, el valor social de la excepción pero también el hecho de que ese uso aporta a la actividad económica que se da en esos contextos (aunque sea indirecta como promoción y formación de públicos consumidores, por ejemplo).

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones implican un gran cambio en la plantilla del cuento del derecho de autor puesto que facilitan y potencian otros escenarios de creatividad, producción, difusión, acceso y, porque no, éxito, diversas a las que ofrece el ideal de la industria creativa. Internet visibiliza y difunde eso que antes ocurría en entornos locales y privados, lo hace público y así evidencia éxito en otras formas creativas que no están presentes en ese trillado libreto del derecho de autor que se me asemeja tanto a un cuento de hadas.

Al final lo que ha demostrado Internet es que creadores somos todos y que fuera del libreto se pueden comer perdices también. Apostar por un entorno pluricultural y multidiverso debería ser nuestra meta. Reconocer que hay un entorno creativo que se beneficia del derecho de autor y que debe desarrollarse pero que no es el único ni puede aplastar al resto aparece como una necesidad. Promover el no concentrarnos en una única forma de creatividad sino estar dispuestos a aceptar un contrato social (legal) que les de cabida a todas en forma creativa debería ser la constante.

Imaginen un entorno en el que se reconozcan las particularidades de la industria, de una cultura libre tecnológica, de comunidades ancestrales, de comunidades académicas, de colectivos urbanos… ¡Vaya reto el que tienen nuestros jueces y legisladores!

Notas

1- En 1928 Vladimir Propp escribió “La morfología del cuento” que fue traducida al inglés en 1950.
2- Ito, Misuko y otros, “Living and learning with New Media; Summary of Findings from the Digital Youth Project”, The John D. and Catherine T. MacArthur Foundation Reports on Digital Media and Learning, noviembre, 2008, puede descargarse desde http://digitalyouth.ischool.berkeley.edu/report
3- TED Talk de Johanna Blakley “Lessons from fashion ́s free culture”, 2010 que puede consultarse en http://www.ted.com/talks/johanna_blakley_lessons_from_fashion_s_free_culture.html
4- Fauchart, Emmanuelle y Von Hippel, Eric. “Norms-based intellectual property systems: the Case of French chefs”, MIT Sloan School of Management, Working Paper 4576-06, 2006. Puede consultarse en http://web.mit.edu/evhippel/www/papers/vonhippelfauchart2006.pdf
5- “IFPI Digital Music Report 2010, Music how, when, where you want it”, documento que puede consultarse en http://www.ifpi.org/content/library/DMR2010.pdf
6- Raymond, Eric. “La Catedral y el Bazar”, Última revisión de 1998, traducido por Soto Pérez José, se encuentra en http://www.sindominio.net/biblioweb-old/telematica/catedral.html
7- La mayoría de las legislaciones prevén excepciones para las bibliotecas que se refieren a copias para custodia o preservación y el propio préstamo, considerando que aunque son usos protegidos la actividad de la biblioteca es valiosa para la sociedad y por tanto no puede quedar sujeta a los poderes del titular del derecho de autor.
8- También en este caso es usual la presencia de excepciones legales de este tipo en las leyes locales.
9- Las excepciones legales para enseñanza son también una constante en las legislaciones de derecho de autor.