Category: educación

El cual nos ha despertado de nuevo a la colectividad, después de un letargo de muchos años, y que en estos momentos sigue tomando forma a través de asambleas de barrio, decisiones compartidas entre ciudadanos y vecinos de muchas ciudades Españolas.

SOL tal y como lo definen sus organizadores es un proyecto que nace como continuación de las tres ediciones anteriores del Taller de Obras Libres, organizadas por la Universidad Rey Juan Carlos , y está coordinado por Medialab-Prado, CAMON, Escuela de Organización Industrial (EOI) y la Universidad Rey Juan Carlos. Este evento se crea con la intención de dar a conocer, a la vez que fomentar, las obras culturales y artísticas que se basan en las cuatro libertades heredadas del software libre y que aplicadas son las siguientes:

  • la libertad de usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso.
  • la libertad de estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él.
  • la libertad de hacer y redistribuir copias, totales o parciales, de la información o expresión.
  • la libertad de hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados.

La tecnología aumenta las posibilidades de compartición y de conexión entre creadores, lo cual permite la multidisciplinariedad y la distribución independiente por medio de internet. Todas estas ventajas han hecho surgir un tipo de obras que cumplen las libertades anteriormente citadas.

La estructura que los organizadores han dispuesto para poder participar en SOL1 ha sido intencionadamente colaborativa y abierta, cualquier institución o persona que quisiese participar podía ponerse en contacto con los organizadores vía web. Si la actividad que quería presentar cumplía las condiciones de obra libre[3] y se realizaba dentro de las fechas propuestas, estaba invitado a participar.

Actividades:

Se han desarrollado actividades de todo tipo, desde charlas y mesas redondas, a exposiciones y conciertos. He elegido algunas de ellas que me han interesado especialmente por el carácter práctico de sus contenidos, como el taller que Platoniq[4] impartió en Matadero Madrid; GOTEO, Cultura de la financiación colectiva, #Redada 7: Obras libres y cultura digital[5] en Medialab-Prado o la charla con el director del documental ¡Copiad, malditos! [6]. En relación con el diseño gráfico, se realizó en la Central del Diseño de Matadero Madrid Libre Design Week con varias actividades y Róndo Brillante que es con la actividad en la que he participado personalmente.

La información completa de las actividades[7] que se realizaron en esa semana las podéis encontrar en la página obraslibres.net.

El taller GOTEO, Cultura de la financiación colectiva forma parte del proceso que está realizando el colectivo para generar la plataforma con el mismo nombre. Aprovecharon esta ocasión para estudiar con los participantes relacionados con el mundo de la cultura, las mejores formas de elección de proyectos para financiar. Platoniq dividió el taller en dos partes; una teórica en la cual se estudió varias plataformas de financiación online para proyectos creativos, diferenciando entre las que se ocupan de la microfinanciación, el crowdfunding y los préstamos P2P, y una segunda parte práctica en la cual, con los 20 euros que pagó cada participante para el taller se debía decidir a qué proyecto real se destinaba esta cuantía, haciendo así una reflexión sobre la elección de los proyectos.

La necesidad de generar nuevas formas de negocio apropiadas para el futuro al que se dirige el mundo de la cultura, es junto con el tema de cómo licenciar y la discusión de qué libertades debe cumplir una obra, algunos de los puntos prácticos ha resolver dentro del mundo de la cultura libre.

En #Redada 7: Obras libres y cultura digital [8] cuya sesión estuvo dedicada a debatir sobre las licencias para publicar y distribuir nuevas obras y contenidos a través de la red. Participaron desarrolladores, creadores, editoriales y discográficas para aportar su experiencia y modelos de organización en el ámbito de las obras libres en España. En ella se discutió sobre qué se considera una obra libre, que condiciones debería de cumplir y cómo es la relación con la industria e instituciones culturales. Esta reunión de la que podéis ver el vídeo[9] en la página de Medialab-Prado.

Relacionado con los problemas que te puedes encontrar al intentar licenciar una obra, en este caso audiovisual, de forma libre es interesante la conversación que tuvieron en el EOI (Escuela de organización industrial) con Stéphane M. Grueso director de ¡Copiad, malditos![10], documental sobre propiedad intelectual. En él podemos ver que problemas encuentra su creador para licenciarlo de esta forma. Es el primer contenido bajo licencia Creative Commons (BY/NC 3.0 Unported)[11] que se emite en la televisión pública española (TVE) y que se puede descargar libremente a través de la web de RTVE.es.

Todas estas cuestiones, mas las específicas del medio, son las que intentamos estudiar en un proyecto que se llama Gráfica libre y que hemos comenzando en la Escuela de Arte 10 de Madrid donde se imparte el grado en diseño gráfico, los ciclos superiores de gráfica publicitaria, ilustración y fotografía. Con la intención de investigar acerca de cómo podría ser el mundo del diseño si se generase conocimiento y material gráfico de forma libre. Esta investigación está enmarcada en la colaboración entre la Escuela de Arte 10 y Medialab-Prado que se irá desarrollando a través de actividades diversas enmarcadas en el proyecto Libre Graphics Research Unit (LGRU), proyecto iniciado por cuatro “medialabs” europeos (Constant, Medialab Prado, WORM y Piksel) que se pondrá en marcha próximamente gracias a una ayuda del programa europeo 2007-2013. LGRU se concibe como un laboratorio itinerante de discusión y desarrollo de herramientas libres por y para artistas, diseñadores y programadores.

En este marco coincidiendo con la semana de las obras libres se realizaron las dos actividades que he comentado al principio Libre Design Week y Róndo Brillante.

Libre Design Week, organizado por la asociación de diseñadores de Madrid (di_mad) que coordina el espacio del Matadero Madrid dedicado al diseño, la Central del Diseño. Se desarrolló con dos talleres; “Indignez-vous!” donde los alumnos de la Escuela de Arte 10 diseñaron carteles para el movimiento 15M con la diseñadora Teresa Sdralevich[12] y el de Hipertipografía (Metafuentes) realizado en La Central del Diseño e impartido por Jose María Ribagorda, tipógrafo y profesor de la Escuela de Arte 10, durante el cual los participantes diseñaron colaborativamente la tipografía S.O.L. En estos dos casos encontramos ciertas incoherencias respecto a las pautas de SOL1 (libertad de: usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso, estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él, hacer y redistribuir copias, hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados) ya que no cumplen alguna de las cuatro libertades. Junto con estos talleres, hubo varias conferencias o charlas. Fueron invitados Traficantes de Sueños editorial[13] y librería, y la Revista Léptica, proyectos ambos que llevan tiempo trabajando en la dirección de SOL1. Pero como comentaba antes, existen contradicciones en el mundo del diseño, y quizá sea algo que sucede en muchas otras disciplinas al enfrentarse a la decisión de ceder algunos derechos de autor, o liberar la obra y esta es la confusión entre lo gratis y lo libre. Como ejemplo de esto podemos tomar la charla que impartió la revista de tendencias NEO2[14] titulada NEO2 o cómo distribuir tipografías libres, si nos pasamos por su web en el apartado de descargas y elegimos tipografías, podemos comprobar que las podemos descargar y usar en nuestros propios trabajos, pero no podemos hacer uso comercial de la propia tipografía, ni generar obra derivada y por supuesto no podemos venderla a terceros. La misma incoherencia con la definición de obra libre esta en la exposición “Tipografías Libres”[15], en cuyo caso no podemos descargarlas, ni usarlas y aunque su nombre nos indica lo contrario, no existe acceso a ellas, ni están licenciadas.

Mi participación en la semana fue con un proyecto educativo, realizado entre varias instituciones y sus alumnos, llamado “Rondó brillante”[16]. Esta actividad propuso que alumnos de grado en diseño gráfico (Escuela de Arte 10) enseñasen a niños de Educación Primaria (Aulas Balia del CEIP Francisco de Goya) algunos fundamentos de diseño utilizando herramientas de software libre, con las que generaron imágenes tipográficas para ilustrar una composición musical compuesta por Eduardo Costa, que da título al proyecto, sobre canciones populares infantiles.

Esta colaboración se ha estructurado en varias fases: la primera talleres prácticos que han realizado los alumnos de primero de diseño gráfico en los que por medio del programa vectorial libre Inkscape[17] los alumnos del colegio Francisco de Goya que participan en las Aulas Balia, aprendieron algunos fundamentos del diseño gráfico y realizaron, con notas musicales y fuentes libres, personajes tipográficos. Una vez realizados los talleres, para los cuales nos basamos en la música compuesta por Eduardo, se generó un material gráfico que mas adelante utilizó Miguel Angel Lastra de la Plataforma Audiovisual addSensor[18] para generar visuales.

El día mas emocionante del proyecto fué el Viernes 13 de Mayo, en el marco de la Semana de las obras libres, cuando la orquesta infantil nos regaló la interpretación musical en un concierto en la escuela de Arte 10. Los componentes del grupo de cámara de grado elemental Andana, niños y niñas de 7 a 14 años, tocaron sus instrumentos mientras Miguel Angel Lastra generaba visuales con los dibujos de los niños y niñas del Goya que asistían con cara de asombro al concierto, viendo cómo formaban parte de una “obra de arte”, como ellos la calificaron, colaborativa.

Algunos apuntes sobre lo “libre”

Cuando me encargaron esta crónica yo estaba un poco desilusionada con lo que fué la Semana de las Obras Libres relacionada con el diseño gráfico, en mi entorno cercano como ya he contado se celebraron dos eventos; Rondó Brillante y Libre Design Week.

Con Rondó Brillante nos hemos encontrado con numerosas dificultades por lo poco interiorizado que está la cultura libre en el mundo del diseño gráfico. Tenemos grandes dudas sobre si los niños y niñas han entendido que formaban parte de un evento con esta ideología. De que el proyecto es colaborativo, no hay duda, ellos entienden perfectamente que sin los niños/as que tocan instrumentos no había concierto, y los componentes de la orquesta que sin los alumnos del Goya y de la escuela no habría personajes que bailasen al compás de la música. De ahí a entender cuestiones como qué es el software libre, qué es que alguien pueda hacer una obra derivada o qué pasa si ponemos una licencia que ceda los derechos comerciales, hay un abismo.

Surgieron también dudas sobre cuestiones técnicas como aquellos que se hizo con software privativo, nos preguntábamos si lo que no esté realizado con software libre, debíamos ponerlo a disposición del público o como hacer que el material vaya acompañado con su licencia y alguna sobre cuestiones comunicativas como si los niños/as en el fondo habían realizado los diseños sabiendo que van a ser compartidos de forma libre y qué significa eso. Los alumnos participantes de diseño gráfico entendían y compartían que todo aquello que generásemos para el proyecto iba a ser reutilizable y compartido en la red, pero ¿hasta que punto esta forma de trabajar será llevada a los futuros diseños que realicen posteriormente? ¿hasta que punto han entendido que trabajar así puede beneficiarnos a todos? Ni siquiera los profesores parece que lo tengamos demasiado claro.

En la semana de las obras libres, dentro del marco de la Libre Design Week, hemos visto que se realizan actividades relacionadas con la tipografía y el diseño, se genera material en talleres, incluso se trabaja en una fuente dedicada a la semana y se exponen tipografías generadas por alumnos de la escuela, todo ello con la intención de participar en esa bonito proyecto que conforma el universo de lo libre. Pero ni los materiales los podemos encontrar editables, ni los alumnos han reflexionado sobre qué derechos les gustaría ceder y ni los han licenciado. Parece que en el mundo del diseño la cultura libre cojea, y no es por falta de ganas de compartir o realizar trabajos colaborativamente, sino por falta de información y quizá de esa “costumbre” de mantener todo atado a una autoría, ficticia por otra parte por que si no es copiando a nuestros predecesores en cualquier disciplina, ¿como lo hacemos entonces?.

Con esta sensación extraña que me producen la instituciones cuando se suben al carro de lo que ellos creen está de moda, en este caso, este tipo de eventos casan perfectamente con una crisis económica que hace que las entidades culturales necesiten contenidos a bajo coste. Decidí juntarme con los organizadores de la semana para contrarrestar impresiones. Estuve con Laura Fernández y Nerea García Garmendia de Medialab-prado, y contacté por mail con Daniel Fernández del EOI y Rocio Lara de Camon Madrid para que me diesen su valoración, que en general es muy positiva, tanto en términos de contenido como en participación, y que todos los demás eventos habían cumplido las libertades de una obra cultural libre.

Tras pensar en todo esto, en las dudas y problemas que nos hemos encontrado en esta primera semana de las obras libres, intento sacar conclusiones. Me doy cuenta tras haber trabajado, disfrutado y asentado los eventos de SOL1, que se me plantean muchas y diferentes cuestiones que intentar responder, como; ¿Es posible que algunos estén utilizando la idea de “cultura libre” como excusa para generar contenidos en épocas de crisis?. En el mundo del diseño gráfico, ¿por qué es tan difícil interiorizar y enseñar estos conceptos? ¿será cultural? ¿será generacional? ¿será cuestión de ego? ¿Deberían las escuelas de diseño públicas hacer hincapié en enseñar a sus profesores que es bueno generar conocimiento libre y usarlo? ¿Y los alumnos, deberían entender que ellos aprenden de otros y reciben el conocimiento de alguien que lo ha generado y que deberían devolver esto liberando conocimiento?…

Espero que vayamos contestando todas estas preguntas, y todas las que me dejo en el tintero, según se vayan sucediendo las siguientes semanas de las obras libres en los sucesivos años y en los próximos proyectos de gráfica libre, de conciertos, de charlas, de exposiciones… etc.

Y mientras reflexionamos, asistiremos a las asambleas de barrio, hablaremos con los vecinos, aunaremos fuerzas para afrontar los problemas, compartiremos conocimiento y utilizaremos las redes tecnológicas para generar nodos, por que quizá lo más bonito de SOL1 es que coincidió con un sentimiento de colectividad y compartir que está sucediendo en SOL.

Notas

  1. http://obraslibres.net/
  2. http://madrid.tomalaplaza.net/manifiesto-2/ ¿Quiénes somos? Somos personas que hemos venido libre y voluntariamente que después de la manifestación decidimos reunirnos para seguir reivindicando la dignidad y la conciencia política y social. No representamos a ningún partido ni asociación. Nos une una vocación de cambio. Estamos aquí por dignidad y por solidaridad con quienes no pueden estar aquí. ¿Por qué estamos aquí? Estamos aquí porque queremos una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos. Abogamos por un cambio en la sociedad y en la conciencia social. Demostrar que la sociedad no se ha dormido y que seguiremos luchando por lo que nos merecemos por la vida pacífica. Lo queremos todo, lo queremos ahora, si estás de acuerdo con nosotros ¡ÚNETE!
  3. http://freedomdefined.org/Definition/Es
  4. Platoniq: sistema cultural co-operativo, es una organización internacional de productores culturales y desarrolladores de software, pionera en la producción y distribución de cultura copyleft. Desde el año 2001, llevan a cabo acciones y proyectos en los que los usos sociales de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) y el trabajo en red son aplicados al fomento de la comunicación, la autoformación y la organización ciudadana. El resultado de su trabajo genera innovadoras aplicaciones informáticas y metodologías, además de un amplio archivo audiovisual bajo licencias libres en Internet. http://www.platoniq.net/
  5. http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital
  6. http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/
  7. http://obraslibres.net/node/6
  8. [...]Sin neutralidad, Internet no podría haberse desarrollado tal y como la conocemos ya que las barreras de entradas serían demasiado altas para el desarrollo de las mismas por parte de personas individuales o startups al no competir en igualdad de condiciones con grandes conglomerados empresariales. Bajo estas premisas, he pensado en sacar el debate de la red e invitar a todas aquellas personas que se quieran sumar a debatir, preguntar o proponer ideas a un sarao espontáneo este jueves en Madrid. Periodistas, empresarios del sector y usuarios son todos bienvenidos. Texto de la primera #redada en la web de Antonio Delgado (http://www.antonio-delgado.com)
  9. http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital
  10. http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/
  11. Usted es libre de: Compartir – copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra y hacer obras derivadas Bajo las condiciones siguientes: Atribución — Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciante (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o que apoyan el uso que hace de su obra). No Comercial — No puede utilizar esta obra para fines comerciales. http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/deed.es
  12. http://www.teresasdralevich.net/index.php?/ongoing/workshop-in-madrid/
  13. http://www.traficantes.net/
  14. http://www.neo2.es/blog/category/typography/
  15. http://www.artediez.es/auladiez/2011/week/home.htm
  16. http://www.artediez.es/graficalibre/?category_name=rondobrillante
  17. http://inkscape.org/?lang=es
  18. http://www.addsensor.com/addsensor_html.htm
  19. Puerta del Sol de Madrid y en las plazas de muchas otras ciudades españolas y de otros países.

Referencias

15M

«#Acampadasol: Madrid toma la plaza», s.d., http://madrid.tomalaplaza.net/.

«Toma la plaza», s.d., http://tomalaplaza.net/.

«Inicio – ¡Democracia Real YA!», s.d., http://www.democraciarealya.es/.

 

SOL1

«¿Qué es? | SOL: Semana de Obras Libres», s.d., http://obraslibres.net/node/7

«Definition/Es – Definition of Free Cultural Works», s.d., http://freedomdefined.org/Definition/Es

«Semana de Obras Libres en CAMON Madrid – Tucamon.es», s.d., http://www.tucamon.es/contenido/semana-de-obras-libres-en-camon-madrid

«Semana Obras Libres (obraslibres) en Twitter», s.d., http://twitter.com/#!/obraslibres.

«EOI en abierto » Y por último…, salió el #sol1.», s.d., http://www.eoi.es/blogs/open/y-por-ultimo-salio-el-sol1/.

«#Redada 7: Obras libres y cultura digital – Medialab-Prado Madrid», s.d., http://medialab-prado.es/article/redada_7_obras_libres_y_cultura_digital.

«Antonio Delgado » Redada: incautando la neutralidad de red», s.d., http://www.antonio-delgado.com/2010/11/redada-primera-edicion/.

«10º WhyFLOSS Conference», s.d., http://www.whyfloss.com/es/conference/madrid11/.

«Comunes», s.d., http://www.nodo50.org/comunes/.

«El documental – ¡Copiad, malditos! Copiad, malditos – RTVE.es», s.d., http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-copiad-malditos/1075737/.

«Grabación de Comunes: 19 de mayo del 2011 – Comunes», s.d., http://www.nodo50.org/comunes/?Grabacion-de-Comunes-19-de-mayo.

«PLATONIQ», s.d., http://www.platoniq.net/.

«matadero madrid :: GOTEO, CULTURA DE LA FINANCIACIÓN COLECTIVA», s.d., http://www.mataderomadrid.org/ficha/768/goteo-cultura-de-la-financiacion-colectiva.html.

«YOUCOOP – Colaboratorio Platoniq / Goteo», s.d., http://www.youcoop.org/goteo/.

«The Last Dance, el blog de Elena Cabrera » La semana de obras libres», s.d., http://www.elenacabrera.com.

Agradecimientos

Quiero agradecer la ayuda a Laura Fernández y Nerea García Garmendia de Medialab-prado, Daniel Fernández del EOI y Rocio Lara de Camon Madrid, y a Marta García Angulo y Miguel Angel Lastra.

 

* Ana García Angulo
www.anagangulo.es

Doctora en Bellas Artes, diseñadora y actualmente Profesora de Artes plásticas y diseño en la escuela de Arte10 de la Comunidad de Madrid, impartiendo asignaturas de tecnología aplicada en el Grado en Diseño Gráfico y ciclos formativos artísticos de grado superior y directora de tesis del título propio de diseño digital del Intituto Europeo de Diseño (IED).

Como diseñadora colabora habitualmente con el estudio de diseño gráfico madrileño Deee-sign cuya actividad, además de realizar desarrollos gráficos, se centra en dirección, consultoría y desarrollo web e investigación tanto en últimas tecnologías como en temas relacionados con la cultura y el diseño libre.

Dentro del marco educativo actualmente realiza proyectos relacionados con la gráfica libre (graficalibre.artediez.es) en colaboración con Medialab-Prado dentro del marco del proyecto Europeo Libre Graphic Research Unit (http://lgru.org/)

………..

SOL por Ana García Angulo está licenciado bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 España. Creado para culturarwx.net.

 

An Mertens [Bélgica]
Constant VZW . www.constantvzw.net

Sobre labsurlab

En junio 2009 los miembros de LabtoLab se reunieron por segunda vez en Madrid, en la residencia de Medialab Prado. LabtoLab es una red de cinco medialabs europeos que intercambian temas, prácticas, metodologías, redes locales y estudian las posibilidades de convertir el medialab en un espacio de ‘lifelong learning‘. Medialab Prado aprovechó la ocasión para invitar algunos miembros de su red latinoamericana. Así vimos aparecer mesas redondas con temáticas específicas a los países del sur.

Sobre la Mesa redonda Mujeres & Tecnología, en Labsurlab

Como miembro de Constant, uno de los medialabs que forma parte de LabtoLab, y que focaliza en temas como el software y la cultura libre, alternativas al copyright y el feminismo, fui invitada para coordinar la mesa redonda sobre ‘Mujeres & Tecnología’. Durante los preparativos del Labsurlab el nombre de la mesa se transformó en ‘Género y tecnología’, por causa de algunas inquietudes por parte de mujeres en el mailinglist colombiano sobre el tema. La inquietud seguía existiendo ya estando todos allá en Labsurlab, de manera que decidimos preparar la mesa de antemano. Sin duda habrá varias razones para esto, entre las cuales me atrevo a lanzar una acá. Partiendo de que Colombia es un país en guerra, con una cultura bastante machista, hay que tener mucho coraje para expresarse libremente como mujer. Las mujeres colombianas presentes en el festival, que tomaban una posición política, como la rapera Lucía Vargas, lo hacen de manera más general, como una lucha del ser humanx, todo género incluído, que quiere un mundo diferente sin violencia, sin armas. Las dos artistas colombianas presentes en la preparación de nuestra mesa, Eliana Beltrán y Elena Gómez, eligen métodos radicalmente feministas en su trabajo, valorando el diálogo y la colaboración, el proceso y el intercambio. Ellas propusieron transformar la mesa redonda en una ‘mesa espiral’ que pondría el acento en el intercambio personal. Elegimos cinco preguntas de la lista de investigación de Lila Pagola y se las presentamos al público presente en forma del ‘speed dating’ (dos líneas de sillas). Con cada nueva pregunta uno cambiaba de silla y se veía frente a otro interlocutor durante cinco minutos. Entre las preguntas estaba: ¿cuál fue tu primera experiencia con la computadora?; ¿a quién pides ayuda cuando no llegas a resolver un problema con tu máquina?; ¿cuál fue tu relación con la matemática…? La presencia de algunos varones en esta experiencia fue muy significativa. Después formamos un semi-círculo e intercambiamos impresiones, dudas, preguntas…

Aunque una discusión con treinta personas es de lo más difícil que existe, y nos quedó en la superficie por esta razón, creo que logramos una primera discusión que hizo aparecer elementos básicos de los diferentes discursos feministas, como p.ej.: ‘la educación tiene que cambiar’, ‘hay que re-educar a los hombres’, ‘se necesita revalorizar el papel de las madres en la educación no sexista de los chicos y chicas’, ‘hay que reorganizar la sociedad para compartir el cuidado de los niños’. Después propusimos que todos presentes voten por uno de las cinco imágenes que cuestionan la representación del tema. Hubiese sido interesante seguir este encuentro citando y estudiando más los fuentes de las autores que nos incentivan a establecer y continuar con este tipo de prácticas, como Donna Haraway, Starhawk, Avital Ronell. Pero personalmente, cuando por tiempo y espacio hay que elegir entre la teoría y la experiencia, ¡prefiero la experiencia!

Antena mutante [Colombia]
http://www.antenamutante.net/

El balance para nosotros fue bien positivo, se logró construir un diálogo con la institucionalidad -en este caso el museo- y presentar nuestro laboratorio desde una forma propia de nombrar el contexto en el que emergen las tecnologías de comunicación.

Algo que nos llamó mucho la atención fue la escasa participación de experiencias del Sur: en este punto notamos mucha presencia de experiencias europeas, creemos que un punto a mejorar son las conexiones y encuentros de los que nos encontramos en Latinoamérica, o también podría nombrarse una forma mas amplia -los que nos encontramos en los márgenes o por fuera del control de la red- ésto le daría la oportunidad de entrar a personas inmigrantes en Europa, a experiencias de gitanos en el mundo, grupos de contra-cultura, a ecologistas, feministas, media-activistas, etc … (pero podría existir una delimitación en lo SUR y por esto entender Latinoamérica para fortalecer los lazos de intercambio y movimiento de personas e información -además que esto es bien pertinente-).

También algo que nos pareció muy interesante es el contexto donde se generó: Medellín está obsesionada con lo de la “ciudad digital”, mientras en la ciudad se vive una guerra urbana, ¿cómo entran allí las tecnologías a participar? sería un lugar de discusión. En este contexto los participantes de este tipo de encuentros ¿qué rol es el que desempeñan? y ¿a qué intereses están atendiendo?

Creemos que algo fundamental es elaborar las propias preguntas, y las preguntas vinieron de afuera, esa dificultad del sur que se tiene, atiende a que uds. tratan de nombrar a los otros que vienen siendo objeto de experimentación, creemos que en esta cuestión existen problemas porque aún no se logra moverse con propiedad en los lugares y no existe un reconocimiento de sus problemáticas y de las intencionalidades de los agentes que practican en los lugares y se conectan a la red: eso es un trabajo mas político, que podría encontrar vínculos en las reflexiones del arte que fueron elaboradas en el propio encuentro.

¿Qué tan dialógico es un espacio de esto? donde se traen las preguntas de otros lugares interconectados, con densidades culturales y políticas altas, con un alto nivel de experimentación dadas estas conexiones que se producen en estas condiciones.

Todo lo que vendría en este sentido sería una completa novedad para los que nos encontramos en los márgenes o por fuera del control de la red, de esto se podría aplicar muchas de las experiencias que entran, pero debería primero que todo, entrar a comprender y nombrar el contexto en el cual se producirán los encuentros y las experimentaciones.

Esto es difícil de plantear. Pero creemos que Pablo puede hacer una buena reflexión al respecto de esto, pues esta fue la discusión que nosotros le planteamos, teniendo en cuenta que nosotros conocemos muy bien su trabajo en hackitectura. De esta manera existe un diálogo y se pueden establecer las condiciones reales para una experimentación, en términos que pensamos pueden ser más fructíferos.

En el contexto de conflicto social, político, cultural y armado que vivimos en Colombia, las tecnologías son un agente sumamente importante de referenciar y por tanto empezar a plantear el lugar de lo político en este tipo de experimentos, que siempre van a ser enriquecedores, pues son experimentos y esto es lo mas importante: como propuso Susana Serrano en su ponencia, “el Error vale”.

 

Pablo de Soto [España]

Crónica del Taller de videocartografía metropolitana

 

“Los suburbios de las ciudades del tercer mundo son el nuevo escenario geopolítico decisivo.” Mike Davis (Planet of Slums)

“Sea arte, sea deporte, sea de la manera que sea, queremos seguir arrebatando jóvenes a la violencia. Medellín no está lleno de sicarios, esto está lleno de talento urbano.” Falco (artista hip hop, Comuna de Moravia)

 

El objetivo del taller de video cartografía metropolitana era como su propio nombre indica, trabajar con lenguaje audiovisual sobre el mapa de Medellín, desarrollando un ejercicio práctico que pudiera quedar exhibido en el MAMM una vez finalizara el LabSurLab. En el contexto del encuentro el taller aportó la dimensión territorial y de conexión con la ciudad, saliendo a la metrópolis antioqueña a explorar las problemáticas de sus barrios y comunas. Para ello el plan consistió en trabajar ad hoc con dinámicas locales ya en marcha. El objeto de la cartografía se fue decidiendo de manera orgánica mediante un diálogo entre las personas y colectivos participantes. Estos diálogos sucedieron primero en la red, dentro del grupo del encuentro en la red social n-1 y en un par de reuniones por chat en los días previos al encuentro, donde las personas y grupos implicados nos fuimos encontrando y conociendo.

En el taller participaron muchos de los colectivos colombianos con propuestas y trayectorias más interesantes en el ámbito del activismo mediático y de la cartografía crítica: el colectivo audiovisual local Platohedro; el proyecto de comunicación, acción directa, experimentación social y tecnológica de Bogotá Antena Mutante; Camilo Cantor que ha llevado a cabo varios proyectos de cartografías sonoras; Luis Pérez, diseñador gráfico que trabaja en el departamento de cartografía de la municipalidad de Medellín; y Alejandro Araque que junto con su colectivo neomedial no2somos+ que coordinaba conmigo el taller desde el Centro Cultural Moravia. En total fuimos unas 30-40 personas que incluían también miembros de La Direkta de Cali, Fractalab de Pereira, y jóvenes escritores, antropólogos, periodistas y estudiantes de comunicación de Medellín y otras ciudades colombianas.

El taller se planteó como un espacio nómada que tuviera como base el Centro Cultural Moravia, en la Comuna 4, y desde allí se moviera a otros lugares de la ciudad. El horario previsto del taller era de 9 AM a 5 PM pero muy pronto se convirtió en un taller intensivo de 24h/día.

Dedicamos el primer día a una introducción teórica que repasó los conceptos y las prácticas de la cartografía crítica desarrolladas en los últimos años, acercando estas experiencias a los participantes menos iniciados. Yo aporté mi experiencia con www.hackitectura.net en proyectos desarrollados con mi socio el profesor de la Escuela de Arquitecta de Sevilla, José Perez de Lama (conocido en la red como Osfavelados), en proyectos en el Estrecho de Gibraltar, Sevilla, Atenas y Gaza. Analizamos cómo la cartografía es una tecnología empleada desde la antigüedad por el poder, pero desde hace unas décadas también por movimientos sociales e iniciativas contra-hegemónicas.

Los colectivos colombianos presentaron su cartografías entre las que destacaron las realizadas por el colectivo Antena Mutante sobre conflictos y problemáticas de la geopolítica del país, como el mapa de la bases norteamericanas en territorio colombiano.

La metodología del objetivo del taller consistía en trabajar con el lenguaje postextual y se plantearon dos posibles alternativas: procesar material de video ya realizado sobre las comunas y crear un mash-up geolocalizado, o producir videos nuevos. Convenimos que haríamos lo segundo: nos lanzaríamos a producir desde cero videos cortos, utilizando en algunos de ellos material de archivo.

En cuanto a la tecnología web instalamos Meipi Open/S para trabajar con la fotografía aérea de la ciudad como base donde georeferenciar los videos. En hackitectura.net veníamos de probar esa herramienta en el taller Mapping the commons de Atenas con buenos resultados en cuanto a interficie visual.

La toma de datos se llevó a cabo mediante sendas derivas por la Comuna 4 (Moravia) y la Comuna 13 que fueron guiadas por colectivos de hip hop locales, y en las que nos dividimos en grupos para poder cubrir un ámbito territorial lo más amplío posible. Otro grupo decidió documentar la marcha por el centro de la ciudad adscrita a la jornada de movilización nacional en la cual sectores de educación y salud se unieron para denunciar conjuntamente los recortes sociales del gobierno. El trabajo colectivo de edición de video tuvo dos acciones importantes: decidir colectivamente qué temas y qué zonas iba tratar cada grupo autónomo en su video y unificar un mismo estilo en las cortinillas y los créditos. Los temas que tratamos en los videos fueron el resultado del contexto en el que nos movimos: militarización, pobreza, desplazamiento forzoso de población, crímenes de estado, resistencias… Estas duras realidades contrastaban con la política institucional de construcción de la idea de “Medellín Digital”, con algunas muy buenas políticas públicas en marcha como los parques biblioteca de reciente construcción.

El resultado final del ejercicio son estos doce videos que hemos localizado sobre el mapa de la ciudad. Esta producción es excepcional para un taller de apenas cuatro días. Como dicen en Colombia, ha sido una chimba de taller, donde todxs aprendimos unas de otras durante el proceso combinando la teoría con la práctica… y a puro ritmo del severo hip hop que hacen los parches de Medellín. Si Mike Davis afirmaba en “Planet of Slums” que el futuro de la humanidad se dilucidará en las favelas de las megalópolis del sur, en la dura Medellín hay personas experimentando formas de expresividad y de sociabilidad de las que podemos aprender y contaminarnos.

Moravia

http://www.youtube.com/watch?v=pRelUe0xNmQ
Reciclando ilusiones, desplazando sueños

El Morro de Moravia hace parte de la historia de la lucha por la tierra urbana en las ciudades de Colombia. Su lógica se reproduce como el correlato de quienes huyen de la violencia y no logran insertarse exitosamente en las grandes ciudades. Es una historia compartida por múltiples voces que logran apropiarse de un pedazo de tierra y levantar su casa. Así, se abren paso en medio de la informalidad y la marginalidad en la que cimientan sus lazos fortalecidos por el territorio. Ahora, hablar del Morro pasa necesariamente por hacer memoria de aquello que fundamenta la vida de múltiples personas que todavía resisten ante la idea de ser reubicadas del único espacio que no les dio la espalda. Un espacio que ha sido apropiado en varias ocasiones, y que por haber posibilitado la vida de cientos de familias, es motivo de lucha.

 


http://www.youtube.com/watch?v=JnY_Ek9J33Y

Morro de ilusiones

Otra mirada histórica hacia el Morro de Moravia, donde miles de historias se cruzan para dar vida y dignificar lo que de lejos es visto como una “invasión”. Lo que algunos reivindican como el resultado de la lucha por la tierra, es también problematizado con motivo de intervención. Así entonces, estos territorios levantados con la fuerza de la gente son objetivo de políticas públicas y/o asistencialistas que buscan acallar las inconformidades de la gente con exiguos recursos a cambio de ceder aquel espacio para poder desarrollar otro tipo de proyectos cuyo destino está lejos de solucionar las reales problemáticas sociales.


http://www.youtube.com/watch?v=YQMieG54VA4

Arde el Oasis

El 1 de marzo de 2007 un incendio cambiaría la historia del barrio Moravia para siempre. Algunos medios hablan de 1100 personas sin techo, otros se aproximan a estadísticas de 200 familias damnificadas. Pero el mayor daño no es material, el epicentro del daño está en una membrana imaginaria que conecta a todas las familias del barrio, esa unión a la que los moravitas llaman “el convite” ; la olla comunitaria, las vecindades y los espacios compartidos. La catástrofe no afectó a “algunos”, no afectó a 1000, ni a 100, los quemó a todos. El convite se hizo cenizas y con él las casas y la vida de un niño. Pero las fibras más íntimas del barrio: sus sueños, sus ilusiones y su tejido social sobrevivieron a las llamas.


http://www.youtube.com/watch?v=ut6zNK8q9PI

De campo de batalla a punto de encuentro

La cancha de Moravia fue una de las muchas infraestructuras construidas por Pablo Escobar, en unos años finales de los 80 donde la guerra del cartel con el estado produjo casi 30000 muertos en la ciudad. Hoy una generación de jóvenes de la comuna entiende que el arte del hip hop, el rap, el graffiti y el deporte son la emancipación de la violencia del conflicto armado y del narco. En la cancha de Moravia ya no hay balaceras sino puro talento urbano.

Comuna 13


http://www.youtube.com/watch?v=652V4OD9TY0

Muros armados

En la Comuna 13 muchas historias muestran la realidad de la violencia y los crimenes de estado. Aqui visitamos la Escombrera, una montaña de escombros que por muchos años han descargado camiones con toneladas de piedra cemento y acero. Pero debajo de esta montaña llacen los cuermpos de cientos de personas que murieron en las diferentes intervenciones militares que hizo el estado para “recuperar” el control de ese territorio. Hoy en dia las fronteras militares siguen existiendo en la comuna 13.

 

http://www.youtube.com/watch?v=D8gs2cQWGuY

El lenguaje de la gente

El ritmo vertiginoso de la Comuna 13 ha generado movimientos juveniles que se resisten a la guerra. El grafitti es la memoria de los que están y los que se fueron así como el hip hop, la voz furiosa que se alza contra el poder de las armas. Esta generación está indignada de su pasado y de la realidad que les toca vivir. Por esto, crea contra-respuestas a la violencia injustificada del sector, entonces alzan la voz y empuñan sus aerosoles.


http://www.youtube.com/watch?v=UtvC6YPp2V8

Memoria de los ausentes

En el Cementerio Parroquial de la América se han enterrado cientos de víctimas y victimarios de la historia de violencia que se ha dado en la Comuna 13. Las operaciones efectuadas por agentes del Estado en el año 2002: Mariscal (mayo), Antorcha (junio) y Orión (octubre), fueron los catalizadores de un estado de miedo y tensión en la ciudad. Estas acciones militares dejaron en los ciudadanos un sesgo frente a la Comuna 13 a la que se juzga como una zona netamente violenta, lo que ha generado un desconocimiento de las iniciativas de desarrollo social, a través del arte, que se proponen desde los barrios que la conforman.

 

http://www.youtube.com/watch?v=QZvAgw6eiwo

Zona neutra

La historia de Luz Amparo es sencilla. Se niega a pertenecer a algún actor del conflicto. Esta posición la ha convertido en una líder comunitaria creadora de un espacio para los que son realmente ajenos a la guerra: los niños, los adultos mayores y los discapacitados. Al igual que Luz muchas personas se niegan a dejar la comuna 13, un resultado del arraigo que los obliga a defender su hogar, su territorio, su casa.

 

Reflexiones de Tati Wells [Brasil]
http://dev.midiatatica.info/wikka/LabsurLab

El complejo panorama Brasilero

Para nós brasileirxs ali presentes, reunidos sob uma mesa chamada “O Complexo Panorama Brasileiro”, foi uma chance de retomar reflexões que há muito tempo iniciamos e que se desdobraram em inúmeras práticas, projetos independentes, ações coletivas, políticas públicas visionárias, encontros nômades hipermultidisciplinários (em fluxos como choques elétricos, casas coletivas, rádios livres, cotidianos sensíveis, gênero e tecnologia, dispositivos alucinógenos e ações diretas). Ali iniciamos assim uma releitura das e nas nossas táticas, pensando as articulações com a latino América que tem tanta gente bacana e que acabamos desconsiderando por costumes históricos. Essa cremos ser uma potência ainda a ser explorada e um dos possíveis desdobramentos que um festival feito LabSurLab pode produzir. Para a mesa achamos que apenas um contexto cronológico já iria mostrar toda a complexidade das nossas atividades no Brasil. E começamos esse exercício de voltar para a época entre 90 e começo de 2000, simbolizando as convergências dos movimentos Indymedia / FSM / FISL / Metáfora / Laboratórios de Midia Tática. Um mapa que parece ter caído como um satélite nas nossas cabeças. Fazer uma pequena análise deste mapa, nos faz pensar em como nossos experimentos e pesquisas com tecnologias livres, nomadismo e comunidades, foi influenciado pela aquela história e também em como nosso movimento atualmente pode ser analisado pelo mesmo traço de 2003-2006. Mas ao final o que foi apresentado na mesa foi um panorama 2007-2011 – Seguimos a preparação da apresentação com as convergências de ações de ativismo-tecnológico-midiático e, por fim, fizemos uma breve análise de como nossos laboratórios (festivais, movimentos, pessoas, coletivos), de como são autônomos, temporários, precários e com relações institucionais conturbadas, como é o caso atual da mudança de foco do Ministério da Cultura para uma política pró-industria cultural, pró-elite-cultural e anti-cultura-livre. Paralelo a esse trabalho, participamos também da mesa sobre Labs em Redes, expondo nossas feridas da cooptação governamental sobre nossas atividades e como isso nos desestabilizou e fez com que pessoas saíssem para outros nós da rede para sobreviver em meio ao caos que é viver de arte, filosofia, ativismo e tecnologia livre e não aplicadas ao mercado no Brasil. Ao mesmo tempo, esse acesso ao governo fez com que surgissem diversos laboratórios de mídia pelos Pontos de Cultura no Brasil, fato de grande importância, fortalecendo ainda mais nosso nomadismo e independência de estruturas físicas complexas.

Nas palavras de Brazileiro: “Ter ido até a Colômbia, me fez ter uma nova visão das nossas estratégias de sobrevivência no Brasil, como somos rápidos, como somos criativos e como somos fechados para outros lugares, não olhamos para nossos vizinhos da América Latina que vivem na mesma rede e compartilham de problemas parecidos, sentem vontade de interagir mais com as redes daqui mas não enxergam essa abertura.”

Assim propomos algumas reflexões sobre pontos de convergência e dissenso entre práticas dessas redes, uma proposta de superposição de conceitos. Buscamos através do relato de algumas coisas que rolaram em Medellín e da visualização de alguns processos em curso criar um panorama como forma de possibilitar novas ações de convergência. Basicamente, como dar continuidade à efervescência que transbordou em Medellín.

do relato de braz

Logo que cheguei a Medellín, percebi que a programação do seminário tinha mudado de “LaboCA” para “O complexo panorama Brasileiro”, e que na mesa estaríamos, Tati Wells, Ricardo Ruiz e eu. Como Ruiz não conseguiu passagem para chegar no festival, o Miguel, do Centro Cultural da Espanha no Brasil, que estava participando do festival e iria apresentar outros trabalhos, chamou a responsabilidade e assumiu o posto para nos ajudar nessa “missão”. Agora, como falar sobre o panorama brasileiro de mais ou menos 10 anos em apenas 30 minutos? Depois que acabaram as apresentações do primeiro dia, fomos organizar o que seria interessante falar sobre nossa história. Achamos que apenas um contexto cronológico já iria mostrar toda a complexidade das nossas atividades no Brasil. E começamos esse exercício de voltar para a época entre 90 e começo de 2000, simbolizando as convergências dos movimentos Indymedia / FSM / FISL / Metáfora / Laboratórios de Midia Tática. Para continuar essa investigação, Tati relembrou do mapa de midia livre, tazes e seus contribuintes entre 2003 e 2006 que foi elaborado por ela e Ruiz.

Este mapa parece ter caído como um satélite nas nossas cabeças. Para mim, ter feito uma pequena análise no mapa, me fez pensar em como nossos experimentos e pesquisas com tecnologias livres, nomadismo e comunidades, foi influenciado pela aquela história que estava cartografada, e também em como nosso movimento atualmente pode ser analisado pelo mesmo traço de 2003-2006. Pensamos que para a apresentação de 30 min não seria fácil falar dessa cartografia mas que valeria muito a pena se a gente apresentasse a proposta de começar uma atualização do mapa para o agora, 2007-2011. Seguimos a preparação da apresentação com as convergências de ações de ativismo-tecnológico-midiático e, por fim, fizemos uma breve análise de como nossos laboratórios (festivais, movimentos, pessoas, coletivos) são autônomos, temporários, precários e com relações institucionais conturbadas, como é o caso atual da mudança de foco do Ministério da Cultura para uma política pró-industria, pró-elite-cultural e anti-cultura-livre.

Na hora da apresentação, sabíamos que não estávamos ali falando de um trabalho pessoal ou artístico individual, mas sim de um monte de gente que vive e respira essa história todos os dias no Brasil. Queríamos ser o outro e todos ao mesmo tempo, usamos óculos escuros para criar o personagem brasileiro e não nos importou se a estratégia não foi compreendida pelas pessoas que estavam no museu naquele momento. Por dentro já estava tudo resolvido.

Trabalho em Comunidades

A mesa de trabalho em comunidades serviu para uma análise de como os movimentos que se fazem presentes nas comunidades latino americanas compartilham de pensamentos e ações semelhantes. A metodologia da mesa foi dividir as pessoas em alguns grupos e respondemos algumas questões como: Por que se trabalha em / com comunidades? Quais as dificuldades, Metodologias, o papel das novas tecnologias etc. Neste link é possível acompanhar todos os relatos da mesa. Uma posição interessante foi de criar um texto / manifesto coletivo sobre o trabalho em comunidades. Juntamos todas as reflexões e nos reunimos para compilar o documento, que ainda está em construção mas já está compartilhado.

 

Lila Pagola [Argentina]

Notas sobre la mesa mal de archivo, coordinada con Daniel Vázquez, y la colaboración de Susana Serrano, Héctor Caposiello y los muy activos participantes de la mesa.

La dinámica de la mesa Mal de archivo fue muy participativa, y la diversidad de procedencias y experiencias del grupo fue sumamente interesante para la charla que mantuvimos.

Al empezar a trabajar, identificamos algunos temas que reaparecían continuamente: licencias libres, redes sociales no libres como soportes de archivo y comunicación (“la nube”), software libre. Como observamos a su vez que había poca información sobre esos temas y por momentos discutíamos fuera de tema, propusimos a uno de los compañeros de la mesa, perteneciente a Creative Commons Colombia, introducir brevemente el tema (gracias Alfredo).

Luego de una charla de introducción a las personas, los temas de la mesa pensados previamente por los coordinadores y los aportados por los participantes, acordamos como prioridad y metodología ir analizando sobre los problemas y dificultades, y proponiendo soluciones de corto, mediano y largo plazo: es decir, soluciones posibles de ser implementadas de inmediato con escasa dificultad, otras que requieren desarrollos, capacitación y/o recursos y unas últimas que implican además la definición de roles y políticas mirando al futuro.

Mantuvimos una discusión interesante alrededor de los procesos de archivo en internet, respecto de los procesos de comunicación que devienen archivos, especialmente en la nube. Resultó claro que en el presente es altamente problemático “confundir” u “olvidar” que lo que se coloca en la nube para difundir se convierta, por falta de previsión en el único soporte de nuestros archivos de documentación. Sin embargo, analizamos también la redefinición que suponen ciertas potencialidades -engañosamente implementadas- de algunas herramientas de la web2.0 respecto de la energía requerida para “archivar” como un proceso diferenciado de comunicar.

La discusión hizo emerger algunas cuestiones como la diferencia de estrategias requeridas a nivel personal que institucional, la importancia de difundir estrategias de “documentación inercial” que supongan mejores condiciones de circulación (licencias) y permanencia de nuestros datos (servidores), en tanto son estos documentos los que mañana podrían representar una base documental diferente para la historia.

Por otra parte, comentamos la idea de “cultura_ram” de José Luis Brea donde la memoria es fundamentalmente, memoria de trabajo, que cobra sentido en la medida de que es recuperada por el presente, y no sólo como “monumento” asociado a la “importancia” de ciertos hechos/personas/objetos, generalmente asociado a criterios de valor que están construidos sobre la omisión de muchos otros. En ese sentido, la redundancia de un material al estar compartido en múltiples modos y redes, parece ser lo que hasta el presente garantiza la continuidad del acceso colectivo: sin embargo, esa estrategia no sirve para los archivos privados.

Pensando en las estrategias, acordamos que hay varias funciones importantes a cubrir por los “especialistas” del área, dentro de las comunidades independientes (como las de software y cultura libre) o dentro de las instituciones a las que pertenecemos: instalar los temas, proponer y sostener opciones libres, colaborar en desarrollos, documentación, difusión, etc. de las herramientas existentes, pensar en problemas e imaginar y ensayar soluciones y compartir las experiencias.

Una versión más completa y con recursos y propuesta se puede leer en: http://piratepad.net/mesa-mal-archivo-labsurlab

 

Alejo Duque [Colombia/Suiza]
Para dar un poco de continuidad, dejaré una pregunta:

¿Por qué oponer el pensamiento (léase teoría) a la práctica? ¿Por qué consideramos que el trabajo que se hace leyendo o escribiendo no es práctico? ¿Por qué los debemos separar? Todas estas preguntas las relaciono con la “crítica” que muchas veces recibo de gente cercana cuando me clasifican como una persona “técnica”. Cuando te dicen que si puedes ayudar a montar un servicio pero te limitan a que sea sólo eso. Cada vez que veo que alguien de nuestras redes cree que puede dividir a los técnicos de los no, veo entonces que estoy en el grupo de trabajo y colaboración equivocado. Yo también tengo una huerta, reciclo y me gusta mucho el campo… podrá bien ser que quien cree poder clasificar al otro. Pero en fin, decía que era una pregunta y fueron mas… procedo mejor a responder las que aquí nos conciernen:

¿qué objetivos animaron la convocatoria de personas, el formato de actividades y las temáticas de labsurlab?

Era como lanzar una red y poder ver como ésta se extendía. Desde mi punto de vista ya teníamos dos nodos básicos. Uno que fue 100% práctico, puro reciclaje electrónico puesto en marcha con el hackerspace un/loquer de Medellín y dentro del Museo de Arte Moderno (MAMM http://www.elmamm.org/) gracias a la invitación directa de Juliana Restrepo, quien tenía 40 computadores en completo des-uso y sabía que un/loquer (http://unloquer.org/) podría responder con alguna propuesta. Dicho proyecto se llamo BIOS (http://unloquer.org/bios/) y su carácter colaborativo nos animaba a pensar que en la ciudad era posible hacer cosas que pudieran llegar a mas gente a través de espacios como el MAMM. Personalmente reconocer que el trabajo en colaboración y los talleres son una de mas mejores maneras para aproximarnos a la tecnología era pues una base obvia. Como y con quien hacerlo no era mas que apelar a la memoria de otros lugares y talleres similares para intentar conseguir que vinieran a Medellín la mayor cantidad de personas posible que compartieran una aproximación similar al tema.

Tatiana Avendaño [Colombia] agrega: “se trataba también de propiciar el encuentro entre la gente interesada en el tema en centro y sur América, la necesidad de compartir experiencias de trabajo que tienen cierta cercanía, determinada en cierta forma por las condiciones económicas y sociales de esta zona. No éramos totalmente desconocidos, necesitábamos compartir y vernos físicamente, saltar de lo virtual a lo real, abrazarnos…”

¿en qué medida esas 3 variables (personas, actividades y temas) se potenciaron mutuamente?

Total e inevitablemente cuando pones gente que comparte posiciones, ideas e intenciones pues era fácil adivinar que todo saldría bien. En algún momento antes del encuentro en Colombia y ante la presión que se comenzaba a sentir por la responsabilidad de tener tanta gente en el lugar, pues la respuesta mas tranquila era la de pensar que tendríamos alrededor muchos buenos amigos, eso solo aseguraba que todo fuera por buen camino y creo que justo así fue. Para mi era sorprendente mirar alrededor y ver tanta gente haciendo red. Podríamos decir que un amigo que no llego a Medellín, Jaume Nualart fue quien me puso en contacto con Aniara (Rodado). Jaume es tal vez quien inició todo. :)

Fue una combinación perfecta, realmente era encantador ver tanta gente haciendo red.

¿qué faltó, o qué podría haber salido mejor?

Faltó integrar públicos mas jóvenes, pero en parte el labSurlab tenía como intención afianzar nuestras redes y dar un espacio de representación a grupos locales que trabajan con las uñas, desde el margen y hasta arriesgando la vida. Nos faltó tiempo para darle mas continuidad a las puestas en común, para poder así avanzar en el tema de estrategias. Nos faltó tiempo para que Hectór Caposiello, Rama Cosentino, Epsylon y algunos hackers mas pudieran montar un sistema de infraestructura para el labSurlab, pero se avanzó.

Tatiana agrega: Faltó más tiempo, pero en estas cosas el tiempo nunca alcanza. Faltaron más reprsentantes de sur y centro América, claro que más participantes también podría haber sido caótico. El trabajo en los barrios parecía un poco aparte del encuentro ¿cómo hacer que el estar en el barrio no sea algo que pasa allá mientras nosotros estamos acá? me quedó un poco la sensación de que se trataba como de ir por una materia prima al barrio, darse un roce y ya. Pienso no esta de más pensar un poco al respecto, mucho más si la cartografía es lo más representativo del encuentro.

¿qué sigue después? ¿cómo se canaliza la experiencia y la red construida?

Lo primero esperar un poco y ver como todo va decantando, ya se leen varias iniciativas posibles que quieren dar continuidad, sea un labsurlab.br o .mx creo que algo vendrá que nos vuelva a poner cara a cara. Sin duda. Por el momento estamos con la lista de correos, el grupo en n-1 y planteando una serie de talleres en Medellín que podrán ayudar a que los diferentes grupos locales revisiten muchas de los temas que se plantearon en Abril en Medellín. También está un libro de memorias y esa será nuestra mejor manera de dar visibilidad a lo que hicimos juntas. En unos días tendré listos unos videos en internet y también estará puesto al servicio de todos el servidor de internet http://labsurlab.co donde estoy ahora instalando un par de programas que nos podrán ser útiles para mantener viva la red.

Tatiana A: Efectivamente está todo por pasar y ya mismo es muy difícil decir que fue lo que pasó, lo que quedó claro es que “tenemos los medios”… entre esas cosas que están pasando nos conectamos desde Bogotá con Río de Janerio donde se desarrolla el 3º Encuentro de Sudamericana Experimental, de esas cosas que pasan en el post-Labsurlab. Seguimos!

Entonces, este ensayo remarca la necesidad de aumentar acciones para compensar los desbalances entre el acceso y participación de hombres y mujeres en el desarrollo de software libre en las esferas de lo cultural (por ejemplo el lenguaje machista o discriminatorio en listas de discusión o en la documentación), de lo económico (por ejemplo: salarios desiguales para hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo), de lo político (por ejemplo en los ambientes legales dominados por varones) y de lo técnico (por ejemplo: desbalance de género entre estudiantes en tutoriales técnicos). Pero por otro lado, este artículo también enfatiza el poderoso potencial del FLOSS como un vehículo para avanzar en la igualdad de género en la pericia con el software.

El software libre ayuda a transferir el conocimiento de la ingeniería del software a través de la distribución del código fuente y el código binario casi sin límite.

Muchas licencias de software libre como la GPL (General Public Licence) también facilitan el flujo de la información y el conocimiento.

En otras palabras, si está apropiadamente aplicado, el software libre puede contribuir y reforzar significativamente el avance de soluciones efectivas y más expeditivas para el acercamiento de la brecha digital de género.

También puntualiza este artículo que mientras las mujeres en los países avanzados tienen una posibilidad mayor de actualizar sus habilidades y conocimientos en TICs participando en el desarrollo de software libre, la oportunidad está menos disponible para las mujeres de los países en desarrollo. Es valioso notar que aunque las cuestiones de género abarcadas en este artículo son amplias, no deberían ser consideradas como universales. Las especificidades regionales que afectan los roles de género dentro de la industria del software deben ser tenidas en cuenta.[5]

Problemas de género en la industria del software

Hasta cierto punto, los problemas de género en el desarrollo de software libre pueden verse como una extensión de las cuestiones de género en la industria del software y los servicios con nuevas tecnologías.[6] Estos problemas son de larga data, y principalmente incluyen contenido de trabajo de bajo nivel, paga desigual, stress emocional por discriminación y prejuicios, deterioro físico por las largas horas de trabajo frente a la computadora, división del trabajo dentro de la casa (crianza de los niños), nociones esencialistas de los roles de las mujeres, sexismo, redes informales de influencias, prejuicios, falta de apoyo y roles-modelo y “techos invisibles”[7]. Hablando en términos generales, las mujeres que están en la industria del software tienen que trabajar mas duro que los hombres para conseguir el mismo respecto y traspasar el “techo invisible” en este mundo patriarcal.[8]

Muchos estudios han minado la suposición estereotipada de una diferencia biológica sexual entre hombres y mujeres como causa de que las mujeres estén menos interesadas en campos científicos y tecnológicos[9]. En cambio, hay evidencia significativa que los planes de estudios de las escuelas y los métodos de enseñanza de la tecnología en los colegios deberían ser ajustados para cubrir la brecha que hay entre ambos sexos[10] a través de medios educativos, tales como alentar a las mujeres a conseguir una educación de nivel superior o trabajos en áreas científicas y tecnológicas, así como políticas del gobierno para apoyar y promover a las mujeres en las TICs.

La industria del software ha percibido estos problemas y ha tratado de resolverlos. Por ejemplo, HP, Sun, Xerox y Compaq han patrocinado el Instituto para la Mujer y Tecnología (I.W.T por sus siglas en inglés)[11] y otras universidades en un programa que abarca todo Estados Unidos para cubrir esa brecha entre ambos sexos en tecnología y apoyar el desarrollo de productos tecnológicos focalizados en los intereses de las mujeres y sus necesidades. También ahora, la mayoría de las compañías de software proveen una serie de políticas amigables con las mujeres, incluyendo licencias por maternidad o paternidad extendidas, posibilidad de licencias de emergencia, y beneficios mayores, de manera de cubrir el cuidado infantil y el cuidado familiar. Desafortunadamente, de acuerdo a observadores, la maternidad es vista todavía como un problema para el avance de las mujeres, y el salario femenino continúan sufriendo luego de tener niños[12]. La industria del software está construída socialmente – la superioridad de los hombres por sobre las mujeres y la división de trabajo esencialmente sexual se reitera continuamente[13].

Hacia un análisis feminista de las cuestiones de género en el desarrollo de software libre

A pesar de que el FLOSS ha cambiado dramáticamente la manera en la que el software es producido, distribuido, usado, y la manera de dar soporte o ayudar a otros usuarios para usarlo, y tiene un impacto social visible habilitando una inclusividad digital mayor, la mayoría de los problemas de género existentes en la industria del software se han visto duplicados en el campo del software libre.

Los conceptos metodológicos “mundo social” y “sistema” pueden ayudar a comprender el desarrollo del FLOSS[14].

Un mundo social de software libre es diferente del que Sherry Turkle describe cuando ella establece que «los sistemas informáticos [mayormente privativos] representan un micromundo cerrado, controlable que apela a más hombres que mujeres»[15]. Se requiere de una perspectiva holística para capturar la complejidad y dinámica dentro y a través del mundo social FLOSS. Mientras su heterogeneidad y contingencia no ha sido aún completamente explorada, el análisis desde una perspectiva feminista está casi ausente. Poca atención se ha puesto en las diferencias internas y al dominio privado que conecta el sistema de la innovación en el software libre. Sin embargo, esta ausencia metodológica no nos ha detenido para observar los problemas de género dentro del campo. Al contrario, en el contexto del desarrollo de software libre, algunos problemas de género en las TIC se vuelven incluso más evidentes.

Como ejemplo, la mayoría de las interfaces gráficas del software libre están menos avanzadas. La naturaleza principalmente textual del software libre es tan predominante que las mujeres, incluso quienes tienen alguna experiencia con código, están menos familiarizadas con este tipo de operación del sistema. En lugar de descansar sobre alguna diferencia sexual de tipo biológica, el fenómeno sugiere una deficiencia de la educación de las mujeres en la tecnología de la información así como productos y herramientas poco amigables para mujeres.

Adicionalmente, en un mundo de voluntarios, claramente vemos que, como en todo medio, tanto los varones como su visión del mundo competitiva, son predominantes también en el software libre. Muchas mujeres que participan en el FLOSS son invisibles; su trabajo en áreas como ONGs que ayudan a implementar y promover la documentación sobre software libre, la traducción, la edición de libros, la enseñanza y seguimiento (p.e. E-Riders) son menos visibles que aquello que sucede en el campo dominante masculino del trabajo sobre el código[16].

De hecho, a la luz del argumento de Okin, quiero sugerir que los defensores del FLOSS no han dirigido adecuadamente esta crítica de igualdad de género.[17] Tienden a tratar la comunidad FLOSS como una cultura monolítica y ponen más atención a las diferencias entre grupos que a las diferencias internas. Están tan desesperados por unir las voces alrededor de la lucha por la libertad de información que le dan poco o nada de reconocimiento al hecho de que los grupos FLOSS, como las sociedades en las que se insertan (en mayor o menor extensión) tienen divisiones de género, con diferencias sustanciales de poder y ventajas entre hombres y mujeres.[18] Aparte de esto, el software libre frecuentemente es partidario de no tener en cuenta la esfera privada cuando propone una agenda alternativa para una sociedad basada en el conocimiento, la cual es menudo articulada como el «dominio público». Esta relativización de la esfera privada es desacertada en que «niega tanto de sí mismo como de los diferentes roles que requieren los grupos de sus miembros y el contexto en el cual las percepciones de las personas de si mismas y de sus capacidades son primero modeladas, y donde la cultura es primero transmitida: el reino de lo doméstico o la vida familiar»[19].

Un número de problemas clave que impiden la participación de las mujeres en el desarrollo del software libre pueden ser resumidos en:

Una fuerte tradición de trabajar largas horas en el código

En términos de la relación y la experiencia de las mujeres con el software libre, se observa que las mujeres se encuentran mayormente en posiciones calificadas que implican horarios de trabajo regulares de 9 a 5, más que en trabajos de desarrollo de código, que resultan menos estables. Frecuentemente ésto se debe al hecho de que las mujeres necesitan cuidar de la casa y requieren horarios de trabajo mas regulares. Un proyecto de software libre existoso necesita voluntarios que lo realicen progresivamente, y las mujeres usualmente tienen menos tiempo libre y energía para donar que los hombres. Esta manera de trabajar torna muy dificultoso para las mujeres tener éxito en el asunto. Debe ser increíblemente duro para las mujeres con niños navegar por horas … Si los hombres compartieran el cuidado de los niños más igualitariamente, eso permitiría a las mujeres tener más tiempo para ejercer el demandante rol de programar o liderar un proyecto de software libre.

Falta de incentivo y modelos de referencia

Es verdad que hay un muy bajo porcentaje de participantes femeninas en el mundo social del FLOSS. Sin embargo, no deberíamos sobrevaluar la importancia y posible futura visibilidad de figuras femeninas en el campo del software libre como Alison Randall y Amaya para nombrar a dos mujeres que están ya haciendo una diferencia.20 Es difícil hacer que la mayoría de colegas masculinos respeten esas figuras femeninas. Por ejemplo, he observado que cuando Randall habló en el Italian Code Jam 2004, ella actuó y fue tratada también, más como una asistente de Larry Wall que como una programadora relevante por sí misma, siendo que debería tener garantizado el respeto de sus colegas varones. No estoy sugiriendo que los hombres miran a las mujeres con desprecio, pero es difícil para las mujeres mostrarse seguras de sí mismas ante una audiencia predominantemente masculina.21 La forma en el que el mundo ha sido construido da a entender que sólo hay hombres en todos los niveles, lo cual hace realmente difícil para las mujeres entrar. Un modo de sobreponerse a ésto es incluir más mujeres sobresalientes en el mundo del las telecomunicaciones. Dado que sólo unos pocos conocen que Ms. Ada Byron fue la primera programadora en el mundo, ¿cómo podemos esperar que la gente reconozca las habilidades de las mujeres?

Lenguajes discriminatorios on y off line

Todavía existe una fuerte “mentalidad chauvinista”, extendida desde la sociedad en que vivimos hacia el mundo social del FLOSS. Como una barrera para acceder a las referencias del software libre es relativamente bajo comparado con otros proyectos de software privativo, debería haber menos problemas para los participantes en relación a su género, clase, procedencia étnica y/o religión. Sin embargo, muchas desarrolladoras mujeres de FLOSS se han quejado de la extremadamente poco amigable atmósfera que se respira dentro del mundo social “en línea” (por ej: listas de correo, chats) y/o fuera de línea (por ej: documentación). Por ejemplo, en referencia a lectores atentos, la documentación existente en el software libre usualmente usa el pronombre “él” mas que “ella” o «ellas/os”. Este tipo de uso de palabras basadas en suposiciones de género sutilmente excluye a las mujeres de participar en el desarrollo de software. Mientras que los lenguajes en línea están -en un modo directo- llenos de jerga masculina, la documentación en línea no hace a una desarrolladora mujer sentirse más incluida en el campo.

Un entorno “textual” con género masculino

Un entorno de programación basada en texto a veces refuerza lo “sexuado” de las TIC. Diciendo esto, no estoy sugiriendo que las mujeres están menos provistas para el trabajo de código en un entorno textual; en lugar de eso, quisiera argumentar que tal entorno de programación simboliza su distancia y la dificultad de establecer subjetividades dentro de una cultura de programación dominada por varones.

La diferencia entre los entornos gráficos y los textuales estriba en el tema de la habilidad para recordar los atajos de teclado y los comandos. Programar en un entorno textual es útil para aquellos que usan las herramientas con tanta frecuencia que pueden recordar con facilidad los comandos. Los entornos gráficos ayudan a presentar comandos en formas visuales para usuarios que de otro modo tendrían que mirarlos atentamente. Se dice frecuentemente que los entornos de codificación son simplemente una cuestión de gusto y separada por género y otros factores sociales. Sin embargo, si es sólo una cuestión de preferencia, ¿porqué hay una impresión predominante, si no un estereotipo, acerca de que siendo capaz de programar en un entorno de texto se demuestra gran ilustración informática? ¿No refleja, más bien, el estado actual de los trabajos de programación, donde la mayor parte de los programadores son varones?

Además, se observa que las mujeres obtienen su experiencia informática a través del sistema de educación formal. Desafortunadamente, las instituciones de educación formal raramente han incluido programación basada en texto en sus currículas. Por el contrario, es más común aprender programación en entornos gráficos bajo windows tales como Microsoft visual basic, visual C++ or Java.

Mientras que la programación para software privativo es contínuamente reforzada, es difícil para las programadoras mujeres involucrarse en desarrollos de software libre que requieren la habilidad de programar en un entorno textual.

Ausencia de puntos de vista femeninos en el desarrollo del software

La falta de programadoras mujeres de software libre resulta en una gran cantidad de software poco amistoso para con las propias mujeres en el mundo FLOSS. Algunos alumnos de estudios de ciencia y tecnología (STS) han señalado que las tecnologías están sexuadas tanto en su diseño como en su uso.22 Las relaciones sociales de género dentro del mundo social del software libre se reflejan en y están formalizadas por el diseño del software libre. La falta de perspectiva de género en el diseño y uso de software limitan la participación de las mujeres en el desarrollo del software libre y a su vez, produce el estereotipo que las mujeres están casi ausentes del desarollo de software libre porque están menos calificadas para programar. Esta ausencia de programadoras mujeres es una desventaja para el desarrollo de software, y resulta en desigualdades en una sociedad basada en las TICs.

Una visión del mundo competitiva dominada por varones

El mercado de los sistemas operativos es literalmente una guerra por el mejor y más brillante. Si no lo tenemos nosotros, alguien más lo tendrá.

Andrew Clark/director de estrategia e inteligencia de mercado para el grupo de capital en IBM[23]

Como Arun y Arun señalaran, “la naturaleza competitiva, proyectual del desarrollo del software reproduce una cultura masculina, la cual interactua lejanamente con diferentes modelos de carrera de las mujeres y donde las normas sociales tienden a desaventajarlas.”[24] Mientras sentencias en un tono similar al de Clark repetidamente se vuelcan en los medios de masas, el punto de vista del mundo masculino competitivo es representado contínuamente y reforzado en la sociedad. Esto llega también al mundo social del FLOSS, donde los miembros masculinos más poderosos están generalmente en posición de determinar y articular las creencias del grupo, sus prácticas e intereses. Es muy alarmante que el total de las perspectivas y propósitos del desarrollo de software libre están determinadas por hombres, blancos.

¿Cómo puede el software libre dar participación a las mujeres?

Hay tres objetivos principales para el actual “movimiento de mujeres” en la comunidad FLOSS:

  1. la creación de un entorno amigable para las mujeres proveyendo software usable y servicios.
  2. la creación de un entorno amigable para las mujeres para el desarrollo y uso de software libre
  3. la búsqueda de un sistema de innovación en TICs balanceado genéricamente tanto para competición como colaboración

Estos tres puntos tienen conexiones cercanas con el otro – en orden a crear productos tecnológicos que involucren y construyan las visiones e ideas de las mujeres, necesitamos crear un entorno más amigable con las mujeres para atraer más mujeres a participar en el desarrollo de software.

Acompañando una visión centrada en las mujeres como ésa, la cual usualmente implica una forma mas empática e inclusiva de hacer las cosas, posiblemente se requiere de un sistema de innovación en TIC que no sólo sea más amigable con las mujeres, sino con diversos grupos minoritarios. Este sistema, a diferencia de un acercamiento altamente competitivo, revelaría aptitudes y competencias de diversos actores en el mundo social del FLOSS así como desarrollaría un entorno holístico basado en una aproximación colaborativa.

El trabajo en red es importante en “la democratización del acceso y la diseminación del conocimiento. En orden a alentar la participación de las mujeres y también explicar la operación del software libre a las mujeres, algunas desarrolladoras y usuarias han empezado a formar redes y grupos en línea como Linux Chix, KDE Women, Gnurias, Gender Changers, y Debian-women.”[25] Actúan para reemplazar la redacción poco amigable de los documentos y en grupos de pares, reportar reportes de bugs sexistas a otros desarrolladores y brindar tutoriales en línea. Trabajando en red y encontrándose, en línea y fuera de línea, pueden servir como base para una inclusión de género. [26]

¡Investigar el futuro!

Se prevée que a través de la conceptualización y documentación de las actuales cuestiones de género en el desarrollo de software libre, se ayudará a ampliar la base de conocimiento para políticas de TICs sensibles al respecto, proponiendo una política centrada en las mujeres en vistas al desarrollo e implemetación de software libre. Mientras el mundo del software libre representa una nueva conquista en el desarrollo del software y la producción de conocimiento en un sentido amplio que puede alterar las relaciones sociales de género [27], en esta era avanzada tecnocientífica, políticas feministas podrían hacer mejores diferencias en la relación mujer-máquina que las tecnologías en sí mismas.[28] De allí que se necesita con urgencia una agenda de desarrollo de software libre que atienda a las cuestiones de género.

Sin embargo, hablando de implementación y desarrollo de software libre, en la mayoría de los casos están centrados o situados en países desarrollados. Uno debería tener en mente que hay muchas actividades no documentadas que han sucedido en el mundo en desarrollo. Cuando enfatizamos las ventajas del software libre, no deberíamos sobrevaluar muchos problemas que provienen de la implementación de software libre en países desarrollados, tales como la falta de suficiente capacitación o soporte. [29] La brecha digital debe ser considerada como un síntoma de desigualdad, no como su causa. Hay una necesidad de comprender que es lo que la gente de cada lugar realmente quiere: agua, comida, trabajo, condiciones de salubridad y cuidado de la salud primarios; o software e infraestructura para telecomunicaciones. Las participantes mujeres muy frecuentemente sufren de discriminaciones híbridas, tanto del mundo del software libre dominado por hombres como del patriarcado socio-cultural, aunque grupos virtuales como Linux Chix Brasil o Linux Chix Africa han comenzado a proveer a las mujeres de ayuda en la resolución de problemas al migrar a Linux y más esfuerzos necesitan ser hechos en la documentación, análisis y deconstrucción de la hegemonía patriarcal incrustada en toda la infraestructura de las TICs. [30] En ese sentido, como en otros campos preocupados por el género, este ensayo es sólo un comienzo una etapa analítica en la cual necesitamos estudiar los detalles que aporte la investigación etnográfica, la crítica cultural, las entrevistas sociológicas, la escolaridad formal de hombres y mujeres en sus condiciones específicas y subjetividades.[31]

Sobre esta versión del artículo:

Esta es una versión editada del artículo enviado para la Enciclopedia Género e IT (http://genderitencyclopedia.ist.psu.edu) que será publicado por IDEA Groups en 2006.

Este borrador se libera bajo una licencia GPL. Este documento en sí tiene el potencial de ser mejorado en el marco de una cultura de código abierto. Si tienes comenarios o ideas sobre como mejorarlo, por favor no dudes en contactarme. La versión en línea posterior será ajustada para dar cuenta de esos puntos.

* Yuwei Lin <yuwei@ylin.orgyuwei@ylin.org > está realizando su investigación post-doctoral sobre las implicaciones sociales y culturales de la ciencia y la tecnología, estudios en software libre, y la dinámica de las comunidades virtuales en la Vrije Universiteit Amsterdam. http://www.ylin.org


Notas

1 FLOSS=Free / Libre / Open / Source Software
2 Ver, Schuler, D. & Namioka, A. (eds.), Participatory Design, Principles and Practices. Hillsdale, NJ: Lawrence
Erlbaum Associates, 1993; Mc Breen Software Development: Dismantling the Waterfallf, Boston, MA: Addison-
Wesley, 2002 http://www.informit.com/articles/article.asp? p=25272 y Norman, D. & Draper, S. (eds.), User Centered
System Design: New Perspectives on Human-Computer Interaction, Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates,
1986 ; and http://www.extremeprogramming.org o http://www.xprogramming.com/; y, Beck, K., Extreme
Programming Explained: Embrace Change, Boston, MA: Addison-Wesley, 1999
3 Ver, Ghosh, R.A. et al., Free / Libre and Open Source Software: survey and study. Deliverable D18: Final Report.
Part IV: Survey of Developers of International Institute of Infonomics, University of Maastricht and Berlecon
Research Gmb. La versión original de este documento está disponible en http://www.infonomics.nl/FLOSS/report/
4 Ver, Levesque M. & Wilson, G., ‘Women in software: Open source, cold shoulder’, Software Development, 2004
http://www.sdmagazine.com/documents/s=9411/sdm0411b/sdm0411b.html?temp=TgtgS9YUY8 y, “Public report
on the consultation meeting on European perspectives for open source software”, ftp://ftp.cordis.lu/pub/ist/docs/ka4/tesss-OSS-report.pdf 2001
5 Ver, UNDP Bratislava Regional Center and UNIFEM Central and Eastern Europe, Bridging the Gender Digital
Divide: A Report on Gender and Information Communication Technologies (ICT) in Central and Eastern Europe
and the Commonwealth of Independent States (CIS), UNDP/UNIFEM, 2004.
6 Ver, Mitter S. & Rowbotham, S. (eds.), Women Encounter Technology: Changing Patterns of Employment in the
Third World, London: Routledge and The United Nations University, 1995.
7 Nde T: Glass ceiling problem o problema del techo de cristal: se refiere a la imposibilidad de las mujeres de alcanzar posiciones jerárquicas mediante un tipo de discriminación invisible, ejercida en el marco de las leyes vigentes. Ver http://en.wikipedia.org/wiki/Glass_ceiling
8 Ver, De Bare, Ilana, Women in Computing: Logged On or Left Out? A Sacramento Bee Special Report, Jan. 21,
1996.
9 Ver, Bleier, R., ‘Sex difference research: Science or Belief?’ In R. Bleier (Ed.), Feminist Approaches to Science. New York: Teachers College Press, 1991, pp. 147–164.
10 UK Equal Opportunities Commission, Plugging Britain’s Skills Gap: Challenging Gender Segregation in Training and Work, Report of phase one of the EOC’s investigation into gender segregation and modern apparenticeships. Equal Opportunities Commission, UK, 2004.
11 http://www.iwt.org/systers.html
12 Ver Walby, S. & Olsen, W., The Impact of Women’s Position in the Labour Market on Pay and Implications for Productivity, Department of Trade and Industry Women and Equality Unit (WEU) funded research using the British Household Panel Survey, 2002
13 Ver Walby, S., ‘Segregation in employment in social and economic theory’ in S. Walby (ed.) Gender Segregation at Work. Milton Keynes: Open University Press, 1988, pp. 14-28; Rubery, J. & Smith, M. & Fagan, C., Women’s Employment in Europe, ch. 5 ‘Occupational Segregation’, London: Routledge, 1999, pp. 168-222; and Miller, L. et al, Occupational Segregation, Gender Gaps and Skill Gaps, Manchester: Equal Opportunities Commission, 2004 www.eoc.org.uk
14 Ver Lin, Y. Hacking Practices and Software Development: A Social Worlds Analysis of ICT Innovation and the Role of Open Source Software, 2004, Department of Sociology, University of York, UK. (Unpublished doctoral thesis).
15 Turkle, S. The Second Self: Computers and the Human Spirit. New York: Simon and Schuster, 1984.
16 http://www.eriders.org
17 Ver Okin, Susan Moller, 1999, http://www.bostonreview.net/BR22.5/okin.htmlhttp://www.bostonreview.net/BR22.5/okin.html

18 Ibid
19 Ibid
20 Allison Randal es la presidente de la Perl Foundation y parte de los desarolladores principales en el Proyecto Perl. Amaya es una desarrolladora Debian GNU/Linux y una de las fundadoras del grupo Debian-Women.
21 Trabajo en el Italian Code Jam 2004, Ferrara, Italia: http://www.codejam.org/index.en.html
22 Ver por ejemplo: Edwards, P, ‘Gender and the Cultural Construction of Computing’, adapted from ‘From “Impact” to Social Process: Case Studies of Computers in Politics, Society, and Culture, Chapter IV-A,’ Handbook of Science and Technology Studies, Beverly Hills: Sage Press; y Wajcman, Judy, TechnoFeminism, Polity, 2004
23 De una entrevista con C|Net.com, Febrero 14, 2005
24 Arun, S. & Arun, T. G, ‘Gender at Work Within the Software Industry: An Indian Perspective’, Journal of Women and Minorities in science and engineering (2001).
25 http://www.linuxchix.org/

http://women.kde.org/

http://www.gnurias.org.br/

http://www.genderchangers.org/

http://women.alioth.debian.org/

26 Ver Nordli, H., ‘The Gathering Experience: A User study of a Computer Party’ presentado en la conferencia ‘Strategies on Inclusion: Gender and the Information Society (SIGIS)”, 2004 http://www.rcss.ed.ac.uk/sigis/public/displaydoc/full/D05_2.12_NTNU1
27 Lin, Y. op. cit.
28 Ver Wajcman, op. cit.
29 Guardian, Febrero 17, 2005. ‘Bridging the digital divide’, http://www.guardian.co.uk/online/story/0,3605,1415713,00.html

30 http://www.linuxchix.org.brhttp://www.africalinuxchix.orghttp://www.linuxchix.org.br ,

31 Ver, Sassen, S., Blind Spots: Towards a Feminist Analytics of Today’s Global Economy, 1999, http://www.uwm.edu/Dept/IGS/presentation/sassen.pdf

Los elementos constantes de los cuentos de hadas que promueven una determinada forma de vida y sus valores funcionan como plantilla que se repite en los diversos cuentos populares. Pero esa misma idea de una plantilla que puede soportar la argumentación para fin puede también ser transplantada como mecanismo de lectura de otras realidades, de otras actividades humanas. En gracia de discusión y como simple ejercicio intelectual les propongo que pensemos en las plantillas que justifican y promueven el concepto jurídico de derecho de autor.

Casi como una constante vemos como los creadores de todo tipo sueñan con firmar ese contrato que en el modelo de la industria creativa les dará la fama y fortuna, el final feliz de su propio cuento. Es cierto que algunos lo logran y son esos cuantos los que sí pueden decir que comen perdices por cuenta del derecho de autor. Sin embargo, lo que sabemos también es que en la vida real no todos somos príncipes y princesas, lo que sabemos es que muchos creadores no alcanzan el éxito por esa vía, lo que podemos afirmar también es que a muchos (que hoy somos cualquiera usted o yo, por ejemplo) ni siquiera nos interesa ser príncipes, princesas o creadores exitosos dentro de la industria.

Vivimos en un mundo que nos repite constantemente que el matrimonio es el camino, que la familia esta compuesta por un hombre y una mujer y que su fin es la procreación. También se nos afirma que sin el derecho de autor no habrá creatividad, que sin derecho de autor se acabarán muchos empleos, que sin derecho de autor no habrá respeto por las creaciones, que en lo que respecta al sector creador es el derecho de autor el que garantiza el final feliz.

Bueno, pues lo cierto es que hay muchas formas de vivir, algunos se casan otros no, no todas las familias tienen en su cabeza a un hombre y una mujer. Muchas familias tienen a la cabeza a una madre sola, cada vez más los hombres también asumen ese rol; otras se soportan en la abuela o en ella y en su hija madre de familia; tantas otras giran en torno a una pareja del mismo sexo. Tampoco es cierto que todas las uniones entre dos personas tengan como fin hoy la procreación. Poco a poco la realidad ha ido haciendo camino y aunque reconozcamos los beneficios y bondades del ideal, lo cierto es que hay otras formas de concebir a una familia hoy.

Así mismo siempre ha habido múltiples maneras de crear y muchas de ellas existen (ahora pero también antes) aún fuera del derecho de autor o en sus límites.

En las investigaciones de Joi Ito se muestra como los niños son creativos por naturaleza y lo hacen sin pensar en el derecho de autor [2], especialmente en los espacios en que explotan sus intereses, sus aficiones, sus personajes favoritos. Pero, también se ve en industrias como la moda[3] y la culinaria[4] que son cada día más creativas e incluso productivas. En el caso de la moda Johanna Blakley muestra como las cifras evidencian un crecimiento exponencial que contrasta con el estado crítico que autoproclama la industria creativa apoyada en el modelo legal de derecho de autor, como la música[5]. La literatura está llena ya de documentos que explican como comunidades como la del software libre o la que reivindica la idea de la cultura libre se soportan en esquemas de sostenibilidad y negocio que modifican la lógica del derecho de autor[6], de hecho han construido opciones jurídicas (licencias generales públicas y abiertas) que moldean esta legislación para servir otros fines.

Sería interesante pensar que podemos reducir los elementos recurrentes de estas experiencias y construir nuevos libretos que muestren nuevos modelos, sería interesante pensar que podemos abrir el abanico y ofrecer cuentos antagónicos. Me cautiva pensar que en derecho de autor podemos evidenciar al Shreck de los cuentos de hadas. Lo cierto es que en los casos que les acabo de describir, como otros tantos, hay un primer denominador común, un elemento recurrente: la falta de protección. Efectivamente, la protección que el derecho de autor privilegia, no se aplica por uno u otro motivo.

Si siguiéramos por esta ruta podríamos también listar otras actividades que dependen de formas “no proteccionistas” del derecho de autor es decir, se trata de actividades que normalmente estarían protegidas pero que la propia ley ha decidido autorizar por la importancia que tales usos tienen para la sociedad. Adicionalmente debemos decir que aunque no hay un ejercicio proteccionista del derecho de autor también sus actores forman parte de la economía.

Para ilustrar esta situación que les comento pensemos en instituciones como bibliotecas, proyectos periodísticos, o escuelas. Las bibliotecas, pues todavía entre nosotros el préstamo que las bibliotecas hacen a su público es una actividad libre y legal[7]. También es el caso de muchas de las actividades de los noticieros puesto que se soportan en la posibilidad de reproducir obras protegidas sin contraprestación económica y de hecho sus titulares son felices cuando esto sucede por el efecto publicidad y a pesar de la ausencia de pago económico, situación que también aparece autorizada por la ley[8]. Les propongo también que piensen en las escuelas o en general, las instituciones académicas que soportan su actividad de enseñanza/aprendizaje en mostrar y apoyar que sus estudiantes jueguen con contenido protegido, de nuevo, con la autorización expresa legal[9]. En estos casos se trata de usos que caen fuera de la protección legal porque la propia ley lo establece y también acá tenemos elementos recurrentes, el valor social de la excepción pero también el hecho de que ese uso aporta a la actividad económica que se da en esos contextos (aunque sea indirecta como promoción y formación de públicos consumidores, por ejemplo).

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones implican un gran cambio en la plantilla del cuento del derecho de autor puesto que facilitan y potencian otros escenarios de creatividad, producción, difusión, acceso y, porque no, éxito, diversas a las que ofrece el ideal de la industria creativa. Internet visibiliza y difunde eso que antes ocurría en entornos locales y privados, lo hace público y así evidencia éxito en otras formas creativas que no están presentes en ese trillado libreto del derecho de autor que se me asemeja tanto a un cuento de hadas.

Al final lo que ha demostrado Internet es que creadores somos todos y que fuera del libreto se pueden comer perdices también. Apostar por un entorno pluricultural y multidiverso debería ser nuestra meta. Reconocer que hay un entorno creativo que se beneficia del derecho de autor y que debe desarrollarse pero que no es el único ni puede aplastar al resto aparece como una necesidad. Promover el no concentrarnos en una única forma de creatividad sino estar dispuestos a aceptar un contrato social (legal) que les de cabida a todas en forma creativa debería ser la constante.

Imaginen un entorno en el que se reconozcan las particularidades de la industria, de una cultura libre tecnológica, de comunidades ancestrales, de comunidades académicas, de colectivos urbanos… ¡Vaya reto el que tienen nuestros jueces y legisladores!

Notas

1- En 1928 Vladimir Propp escribió “La morfología del cuento” que fue traducida al inglés en 1950.
2- Ito, Misuko y otros, “Living and learning with New Media; Summary of Findings from the Digital Youth Project”, The John D. and Catherine T. MacArthur Foundation Reports on Digital Media and Learning, noviembre, 2008, puede descargarse desde http://digitalyouth.ischool.berkeley.edu/report
3- TED Talk de Johanna Blakley “Lessons from fashion ́s free culture”, 2010 que puede consultarse en http://www.ted.com/talks/johanna_blakley_lessons_from_fashion_s_free_culture.html
4- Fauchart, Emmanuelle y Von Hippel, Eric. “Norms-based intellectual property systems: the Case of French chefs”, MIT Sloan School of Management, Working Paper 4576-06, 2006. Puede consultarse en http://web.mit.edu/evhippel/www/papers/vonhippelfauchart2006.pdf
5- “IFPI Digital Music Report 2010, Music how, when, where you want it”, documento que puede consultarse en http://www.ifpi.org/content/library/DMR2010.pdf
6- Raymond, Eric. “La Catedral y el Bazar”, Última revisión de 1998, traducido por Soto Pérez José, se encuentra en http://www.sindominio.net/biblioweb-old/telematica/catedral.html
7- La mayoría de las legislaciones prevén excepciones para las bibliotecas que se refieren a copias para custodia o preservación y el propio préstamo, considerando que aunque son usos protegidos la actividad de la biblioteca es valiosa para la sociedad y por tanto no puede quedar sujeta a los poderes del titular del derecho de autor.
8- También en este caso es usual la presencia de excepciones legales de este tipo en las leyes locales.
9- Las excepciones legales para enseñanza son también una constante en las legislaciones de derecho de autor.

El constructivismo

Cotidianamente se escucha hablar de un docente constructivista o conductista como si estos conceptos fueran exactamente antagónicos y como si abarcaran la totalidad de los actos educativos.

Sin embargo, ambos conceptos surgen de la misma idea: decidir la forma de trabajo en la escuela a partir de teorías psicológicas.

Efectivamente, el término conductista hace referencia a una corriente psicológica [1] en que se concibe la mente humana como una caja cerrada que no puede estudiarse, limitándose a observar qué respuesta brinda el sujeto ante cada estímulo.

Los trabajos conductistas aplicados al sistema educativo llevaron a millones de docentes a realizar planificaciones que mencionaran únicamente conductas mensurables.

En ese contexto es incorrecto realizar una planificación que incluya el objetivo:

“Que el alumno comprenda las causas de la revolución de mayo”

En cambio, es mensurable el cumplimiento de un objetivo como:

“Que el alumno identifique cinco causas de la revolución de mayo”.

Si el alumno identificaba las cinco causas por azar, o por memorización vacía, no podíamos saberlo.

Las tradicionales maneras de enseñar de un docente conductista son la exposición oral de parte del docente, la repetición por parte del alumno, el examen de opciones múltiples.

¿Que no se aprende nada de esta manera? No deberíamos afirmar algo así, ya que casi todos los adultos actuales aprendimos con ese método y no siempre nos fue tan mal. Pero lo seguro es que de esta manera no se crean sujetos activos sino receptores pasivos de información previamente adaptada para el sistema educativo. Este aprendizaje plagado de certezas evaluables aleja al niño del punto de vista científico en el que predominan las dudas antes que las certezas.

El constructivismo piagetiano

Anteriormente a la época en que los educadores estadounidenses se entusiasmaban con los teóricos conductistas que les brindaban soluciones simples a sus necesidades de mensurabilidad de la educación, en otros lugares del mundo otros psicólogos ya se habían atrevido a reflexionar acerca del contenido de la mente.

Jean Piaget (1896-1980) fue un epistemólogo francés, cuyo interés era el de describir de qué manera la mente humana pasaba de un conocimiento de un nivel equis a un conocimiento de un nivel equis más uno.

¿Qué ocurre dentro de la mente humana? Para ello, Piaget y su equipo se dedicaron a indagar acerca de qué cosas sabía el infante humano al nacer y cuáles eran los aprendizajes que todos los niños presentaban sistemáticamente, o al menos, los niños de Paris de esa época.

Como fruto de estas investigaciones el sistema educativo pudo contar con una interesantísima descripción de ciertas etapas por las que todo niño debía pasar, y de la manera en que se pasaba de un estadío al siguiente: el niño interactúa con el objeto, prueba, ensaya, elabora hipótesis internas, realiza una nueva prueba para saber si su hipótesis se contradice…

Cada hipótesis errónea es una oportunidad de crecimiento, ya que cuando una idea no se contradice nunca, el sujeto pierde la oportunidad de superarla. Allí radica la principal diferencia entre un trabajo conductista (repetición de una idea correcta, sujeto pasivo receptor de conocimiento, castigo del error, enseñanza a través de premios y castigos) y un trabajo constructivista (búsqueda de hipótesis cada vez más cercanas al objeto de aprendizaje, conocimiento construido por un sujeto activo, valoración del error como oportunidad de aprendizaje).

En definitiva, Piaget -sin ser educador- nos enseñó a los educadores que todo niño es un científico en potencia, y que basta con ofrecer las oportunidades para el desarrollo de progresivas mejoras en las hipótesis para que cada niño construyera su propio aprendizaje mediante la interacción con los objetos de su medio.

El constructivismo vigotskiano

Lev Vygotski (1866-1934) fue un psicólogo soviético que intentó crear una teoría psicológica marxista que dejara detrás los trabajos de otros psicólogos rusos como el inolvidable Pavlov [2].

Su trabajo nos explica con precisión cómo el ser humano ha perdido el contacto directo con los objetos a partir del momento en que existe una mediación simbólica entre el sujeto y la realidad.

Desde el momento en que el niño, intentando tomar un objeto lejano estira el brazo y es su madre quien se lo alcanza, y en cada intento sucesivo cada vez es menos el intento de alcanzar el objeto y más el acto simbólico de señalar, el chico queda inmerso en este mundo simbólico del que ya no podrá salir.

A partir del acto de señalar comienza un proceso de aprendizaje en sociedad en que el niño ensaya una acción que observa en la gente que lo rodea, por ejemplo, balbuceando para intentar hablar, y son las otras personas las que otorgan significado a esos primeros intentos de palabras, logrando progresivas mejoras hasta alcanzar poco a poco el dominio del lenguaje.

Para Vygotski en el individuo, antes de dominar determinado conocimiento, existe una zona de desarrollo próximo en que es capaz de comportarse como si el conocimiento hubiese sido adquirido sólo gracias al apoyo del grupo de personas que lo rodean.

Por ejemplo, el niño seguiría eternamente intentando alcanzar un objeto si no estuviera allí la madre para empezar a dar significado al acto de señalar, o estaría permanentemente realizando sonidos guturales si no fuera por su madre que le da un beso cuando emite por casualidad las sílabas “ma-ma”, y más adelante cuando logra repetir esa palabra con ayuda, logrando por último mencionarla sin apoyo.

La teoría de Vygotski nos enseña a los educadores que el ser humano construye su propio conocimiento primero afuera del individuo, con ayuda de la sociedad, incapaz de saber en soledad, y después interioriza ese conocimiento para hacerlo propio.

Docentes constructivistas, cultura libre

Quisiera empezar a elaborar una conclusión mediante la definición de “docente constructivista”.

Un docente es constructivista únicamente cuando concibe el aprendizaje como una reconstrucción de la realidad.

Para una persona constructivista el sujeto necesita realizar actividades que le permitan, en la interacción con el objeto (Piaget) o con su grupo de pertenencia y el objeto (Vygotski), elaborar hipótesis cada vez más acertadas, construir conocimiento cada vez más eficiente.

En el trabajo constructivista no se aprende un conocimiento acabado y perfecto sino que se trabaja en sucesivas hipótesis, poniendo a los alumnos en un rol de investigadores, trabajando más en dudar de las propias hipótesis que en repetir certezas ajenas.

Cuando buscamos que nuestros niños sean pequeños científicos en acción, necesitamos interactuar con objetos que se dejen observar, que se dejen investigar, modificar, experimentar con ellos. Como el software libre.

El trabajo con las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) puede convertirse en una excelente oportunidad de entrenar consumidores que adquieran una herramienta específica para su necesidad -limitada y conocida de antemano- o puede ser el medio que nos permita educar niños inquietos, que busquen cada día nuevas herramientas y las puedan adaptar a su necesidad del momento, de acuerdo al tema que esté indagando y sin límites; que participen en foros y comunidades con los que interactuar mejorando aún más sus conocimientos y encontrando nuevos desafíos intelectuales para continuar el proceso de aprendizaje.


Notas

1- Un clásico teórico perteneciente a esta corriente fue Skinner (1904/1990).

2- Baquero, Ricardo. Vigotsky y el aprendizaje escolar (1996)

  • A. Cultura Visual
  • B. Criticalidad (Ambigüedad)
  • C. Resistencia/Tácticas/Estrategias
  • D. Infraestructuras de Resonancia
  • E. Consecuencias Materiales
  • F. Legitimación

Cultura Visual/vízhooel•kúlcher

Este pequeño desplazamiento es una importante maniobra semiótica, porque nos permite considerar el extenso y creciente espectro de visualidad que incluye televisión, películas, publicidad, moda, urbanidad, afinidades culturales varias, etc. como material de origen para estrategias visuales. Desde esta mirada, la estética debe ser posicionada dentro de un campo de género, raza, clase, y sexualidad. En lugar de discutir si la estética es “buena” o “mala”, podemos evaluar proyectos basados en su posición y recepción. ¿Que tipo de efectos transformadores tienen estos proyectos? La pregunta no es “¿es arte?”, sino más bien, “¿que produce?”

Criticalidad/krítikelitee

Cultura visual es el estudio de la hipervisualidad de la vida cotidiana contemporánea y sus genealogías. Dada la “armamentización” de lo visual durante la reciente guerra de Irak y el iconoclasmo actual -y televisado- de ciertos grupos terroristas, no creo que haya ningún peligro de que se convierta en un campo complaciente en el futuro cercano!
Nicholas Mirzoeff

Cada vez más seguido escucho el término cultura visual usado para describir el paisaje visual. Como opuesto al término “arte” (el cual tiene la connotación de ser un campo estático de estudios), el término cultura visual sugiere implícitamente que la visión es un fenómeno socialmente construido.

Lo que significa preguntar, ¿Qué hace un proyecto? Esto es decir, ¿qué efectos estamos interesados en producir? Hay multitud de respuestas a esto, pero sospecho que desde la posición de la protesta o la política, deberíamos pedir que el proyecto reposicione la relación del espectador con el poder. Debería producir “criticalidad”. Para usar el lenguaje de Bertold Brecht, “necesitamos un tipo de teatro que no solo libere sentimientos, visiones e impulsos posibles dentro de un particular campo histórico de relaciones humanas en el cual la acción tiene lugar, sino que emplee y aliente aquellos pensamientos y sentimientos que ayudarán a transformar el campo en sí mismo.”
Naturalmente, los métodos para lograr esto varían ampliamente y su efectividad no está en absoluto probada. No quiero dar la errónea impresión de que la cuestión acerca de lo que un proyecto hace es una cuestión fácil de responder. De hecho, es la total falta de utilidad definida clásicamente la que tiende a ser el indicador de la mayoría de las cosas “artísticas”. Debemos ser cuidadosos sobre los métodos que usamos para responder esta cuestión. La ambigüedad puede todavía conservar utilidad, pero debe conseguir el soporte de la imaginación, la pedagogía y el deseo.
Sin embargo, preguntarse que hace un proyecto es un buen lugar para empezar una discusión de estética, y un debate sobre esos terrenos puede ser aclaratorio.
Lo que inevitablemente acompaña este desplazamiento hacia el énfasis en la transformación del espectador es el desplazamiento hacia la educación radical.
Esto es decir, una vez que comenzamos a discutir el rol de la estética en relación a la pedagogía, entonces tiene sentido mirar en los fundamentos teóricos de las escuelas de pensamiento que han estado investigando esto por mucho tiempo.
La educación radical tiene antecedentes en los escritos del educador brasilero Paulo Freire y los escritos más recientes de Henry Giroux. No sé realmente tanto de este material, pero sospecho que considerando si un proyecto produce “criticalidad” esta línea de recorrido podría resultar instructiva.

Estrategias/tácticas/strátijeez•táktiks

estrategias/strátijeez/: n. pl. 1. el cálculo (o la manipulación) de relaciones de poder que se vuelven posibles tan pronto como un sujeto con voluntad y poder (un negocio, un ejército, una ciudad, una institución científica) puede ser considerado aisladamente.

tácticas/táktiks/: n. pl. 1. opera en acciones aisladas, golpe a golpe. Toma ventaja de “oportunidades y depende de ellas, existiendo sin ninguna base donde pueda acumular sus logros, construir su propia posición y planear incursiones.” “En resumen, la táctica es el arte del débil.”

Los términos de arriba son prestados de los escritos de Michel de Certeau y tienden a aparecer frecuentemente. Con un género entero llamado ahora “medios tácticos” y muchos radicales usando este lenguaje, es instructivo observarlos un poco más cuidadosamente. Las tácticas, como la definición establece arriba, son una especie de trasgresión, y en la teoría de De Certeau son formas para que la gente desarrolle significado frente a una abrumadora situación dada. Estrategias son las ocupaciones de aquellos que están en el poder. Para los radicales, no debería ser una sorpresa reparar en que están constantemente considerando su trabajo a la luz de las tácticas. Siempre están transgrediendo y usando el paisaje dominante como una necesaria “pareja de baile”. Sin embargo para aquellos que disfrutan a De Certeau y muchos anarquistas inspirados en Gilles Deleuze, las tácticas parecen suficientes. El problema de aceptar esta sensibilidad es que puede conducir a formas de resistencia bastante privilegiadas, como poder “vaguear” en el trabajo, o tomar un camino largo y poco lógico de vuelta a casa. Yo soy entusiasta de estas tácticas más benignas, pero no estoy convencido que conduzcan a algo más que terapia personal.
Las estrategias son, naturalmente, raramente discutidas; y si lo son, puedes garantizar que alguien acusará a la persona que lo haga tanto de soberbia como de producir ideologías peligrosas. La idea de una agenda revolucionaria o un intento de ganar una parte del escenario dominante nunca aparece como viable o prometedora. Y entonces, las tácticas quedan como el recurso único de hecho. Sin embargo, para poner un ejemplo de alguien operando en el campo de las estrategias, el cineasta Michael Moore ha superado con seguridad la categoría de las tácticas. Sus películas ganan premios de la Academia, sus libros están en la lista de los best-sellers del New York Times. Lo mismo vale para Noam Chomsky. Los menciono porque creo que su deseo y habilidad para operar en el campo de las estrategias ha sido efectiva e instructiva.
Naturalmente, no todos pueden operar en el campo de las estrategias. El punto de esta sección acerca de tácticas y estrategias es demostrar que la dependencia de estos dos términos parece crear un árido pero necesario terreno intermedio. En lugar de una dicotomía polarizante, quizás podría ser más útil considerar estos términos como los dos polos de la estética resistente. Es decir que un proyecto vacila en su relación con el poder desde tácticas hacia estrategias. Mientras que apropiarse del sistema dominante puede parecer imposible, se siente menos patético que depender de la derrota del otro.

Infraestructura de resonancia / infrestrukcherz•ov•rézenens

Infraestructura: n. 1. el marco básico de funciones subyacentes de un sistema u organización. 2. los servicios fundamentales que posee un país, ciudad o área, como transporte o sistemas de comunicación, plantas de energía, y caminos. 3. las instalaciones militares de un país.

Acotando cuestiones de estética y política, es importante que consideremos la red interconectada en la cual están operando. Es decir, no podemos desvincular la posición de poder que un proyecto particular posee. Ningún proyecto, en y por sí mismo, poseerá todos los atributos necesarios para hacer un concepto y/o acción política que lo abarque todo. La efectividad requiere un tipo de priorización de contenido, el cual tomado aisladamente, puede entrañar algún grado de incompletud o falla.
Tomemos por ejemplo a Mathew Barney, cuyo trabajo realmente disfruto. Es bizarro, sensual, imaginativo, y surreal. Sin embargo, el hecho de que el Guggenheim ubica la serie Cremaster de Barney en un pedestal como su obra magna y los comentaristas del New York Times elogian a Barney como el más grande artista de su generación, repercute en mí como “demasiado conveniente”. Es en este punto donde yo huelo mal: obviamente, por material evasivo de poco contenido y final abierto que puede ser tan fácilmente consumido por aquellos en el poder. La falta de habilidad de la obra para resistir y su complicidad con las tendencias conservadoras que la apoyan, la hacen indigerible.
Mientras que la comodidad que acompaña a artistas que buscan evitar contenidos directos debe ser considerada, esto no debería implicar su destitución. Porque entonces caemos en esa vieja trampa política de demandar formas puramente utilitarias de representación visual.
Deberíamos tener el derecho a una belleza cualificada sin caer necesariamente presos de los buitres en el poder que hacen dinero y prestigio de ello.
Este problema reaparece continuamente. Es particularmente agudo para una generación que creció durante el surgimiento de la industria cultural donde abundan imágenes seductoras al tiempo que no poseemos herramientas adecuadas para separar el trigo de la paja. Esta crisis de seducción es aguda en otros medios también: cine, televisión y música. Como una generación paranoica estamos continuamente preguntándonos: ¿quién se está beneficiando de mi placer?
Para los lectores de la Revista de Estética y Protesta, esta conspiración-teoría del placer encontrará sus más penosos y dañinos problemas en las cuestiones de “radicalismo comercializado”. Todos estamos demasiado enterados que hay una potencial guerra de conveniencia, celos, ego, y furiosa eficacia entre aquellos quienes utilizan la estética de la radicalidad para ganar para sí mismos. Como ejemplo, quisiera sacar a colación la obra de Gregory Green. Green produce bombas, y estaciones de radio piratas. Un auto- declarado anarquista, comenzó a tener fama en los 90s como un hacedor de aparatos radicales. Obviamente, nadie cree que su política vaya más lejos que la producción de objetos para su galería y para exhibiciones en museos. Finalmente y citando a un amigo, Josh MacPhee: Estoy empezando a sentirme enfermo y cansado de ver “artistas radicales” volver a ensamblar materiales tácticos de la vieja escuela, destriparlos de toda utilidad, y entonces presentárnoslos como un regalo de Dios para los activistas. Un buen ejemplo de esto es la continua reformulación de la radio pirata como un objeto de arte radical. No me jodan. Estoy enfermo y cansado de ver equipo de transmisión valioso ubicado en una linda, brillante y nueva caja o mochila en una galería, mientras gente como la del Proyecto Radio Campesino en Chicago han pasado los últimos 3 o 4 años contrabandeando transmisores en una media docena de áreas en conflicto en Latinoamérica (Chiapas, Perú, comunidades indígenas en el Ecuador, etc.) e instalando estaciones de radio que la gente realmente usa cuando está en problemas para construir autonomía y justicia para su vida diaria.
Estas supuestas intenciones pueden encontrar su última fuente de antagonismo en aquellos más cercanos a nosotros, cuando vemos su capital social incrementarse a través de “nuestras más atesoradas y radicales formas de resistencia”. Tales antagonismos han destruido muchos colectivos (como Group Material) y han roto lazos dentro de redes. Esto, de hecho, es meritorio de un ensayo separado en sí mismo, pero para los propósitos de este ensayo, yo quisiera cerrar el círculo y sugerir que consideremos estos problemas a la luz de una infraestructura de resonancia.
La infraestructura de resonancia es nuestra audiencia. Esto es, si uno pudiera medir una cosa tal como la red de resonancia y afiliaciones que un proyecto tiene. Es algo que naturalmente hacemos, si bien muchas veces somos mas paranoicos que analíticos. Naturalmente incluimos la relación con el poder cuando miramos un proyecto. Por ejemplo, cuando vemos un proyecto en el Museo Guggenheim, muchos de nosotros inmediatamente sospechamos de las alianzas y afiliaciones del proyecto. O cuando miramos un programa de televisión, somos proclives a sospechar de los poderes corporativos y de los dólares de publicidad que recogen en sus arcas gracias a muestro momentáneo placer. Percibimos una infraestructura en el lugar que legitima y perpetúa el poder. Sin embargo, si fuimos a ver un proyecto en un espacio comunitario anarquista, posicionamos ese proyecto dentro de una infraestructura de resonancia muy diferente. Podemos disculpar su falta o debilidad de contenido porque, obviamente, estamos seguros que hay un compromiso con el cambio radical donde sea que miremos en esa infraestructura. El significado viene a ser compensado a través de su conexión con una infraestructura. La infraestructura provee un coro de intenciones que facilitan un modelo interpretativo más robusto. Para tomar nota del sociólogo Pierre Bourdieu, debemos entender los variados regimenes discursivos que determinan un proyecto particular.
La percepción de una infraestructura de resonancia depende de la posición en la que uno mismo se ubica. Para volver al ejemplo de Gregory Green y sus elegantes bombas radicales, para el espectador de arte promedio, esta ausencia de radicalidad se lee en la misma infraestructura que un proyecto que realiza Indymedia. El receptor de arte promedio en un museo no diferencia el compromiso radical de los productores de un proyecto porque, naturalmente, ¿como se suponen que podrían saber de este tipo de “chusmeríos” internos? Cuando los artistas radicales se quejan conmigo que tal y tal artista no está realmente comprometido y sólo esta haciendo dinero de su radical elegancia (como Gregory Green), yo me pregunto que tipo de tácticas son estas quejas. En un nivel pedagógico, la efectividad de los proyectos de Green es casi igual que la mayoría de los otros proyectos de arte radical en un museo. En otro nivel, hay quienes desestiman todo proyecto que entre en un museo porque, obviamente, sospechan que está confabulado con el poder. Sospecho que esta es la razón por la que la gente prefiere “contenido” en el arte, porque entonces estas conexiones están reveladas en la obra misma. Pero nosotros sospechamos incluso de eso.
Parece que el problema es más con los modelos de visualización que no revelan estas infraestructuras. Es un modelo que intenta bloquear proyectos respecto de sus relaciones a redes de significado, y es uno importante de considerar. Propongo la noción de infraestructuras de resonancia como un lente para pensar acerca de las estrategias de visualización y las lecturas críticas. La interpretación de una obra debería incluir su relación con el poder.
Como una última nota sobre este tema, quisiera proponer que los artistas radicales en la escena (si estás leyendo esto, entonces probablemente te involucra) desarrollen una infraestructura radical más cohesiva. La Revista A&P es un buen agregado a esta red emergente. Lo que una infraestructura real podría hacer es proveer un sistema cohesivo realista para asistir proyectos radicales. Podría permitir alguna autonomía desde el común problema de siempre al interpretar obra en el campo mezclado del poder. Esto podría ser tan simple como reunir exhibiciones itinerantes, escritores aportando análisis críticos de estética radical contemporánea y comunidades participantes de políticas radicales para la justicia social. Es algo desesperadamente necesario y debería tener consecuencias materiales reales.

Consecuencias materiales/mete ́ereeel•kónsikwens

Es una palabra que uso en contextos específicos. La uso cuando estoy pensando en proyectos más abiertamente agit-prop (2). La cuestión es, ¿cómo ubico este proyecto en una situación productiva, una situación política y una situación discursiva? O, más tácticamente, ¿Cómo puedo posicionar este proyecto tan cercanamente a un lugar de inestabilidad en el poder como sea posible, de modo tal que el proyecto tenga efectos reales?
Trevor Paglen

Estamos tratando de hacer pie después de tambalear con las herramientas del posmodernismo. Mientras que la deconstrucción de la mayor parte de las narrativas-monstruo ha sido crítica, las estrategias de largo plazo se están revelando como necesarias (para refritar la discusión sobre tácticas y estrategias). Tratando de acertar la diferencia entre relativismo posmoderno y modernismo intransigente, estamos desarrollando un lenguaje para tomar las expresiones de la gente. Uno de esos presuntuosos términos es “consecuencias materiales”. ¿Qué son las consecuencias materiales de un proyecto? ¿Cómo se traducen en acción radical? ¿Cómo esto ayuda a la expansión de la justicia social?
Estas son preguntas difíciles y a las que nunca encontraremos respuestas fáciles. Por ejemplo, todo proyecto radical tendrá todavía un momento difícil rebobinando su marcha atendiendo a las consecuencias materiales. Si no entendemos como opera el poder, entonces ¿como vamos a medir si un proyecto tiene consecuencias materiales?
No lo sé. Pero eso no significa que no debamos considerar la relación de un proyecto con sus consecuencias materiales tan cuidadosamente como sea posible. Es una especie de contraste que nos permite distinguir ciertas prácticas de estudios culturales frívolos que legitiman proyectos al “deconstruir” situaciones ridículas como de algún modo resistentes. (3)

Legitimación/ lijítimáyshen

Trabajo en un museo llamado MASS MoCA. Es una posición complicada para mí en cuanto me enfrento con muchas necesidades políticas y restricciones pragmáticas. Sin embargo, veo el rol que los museos juegan en la infraestructura de la cultura visual. Actúan como una entidad legitimadora. Si pienso el conocimiento como una infraestructura, con diferentes agentes materiales afectando la forma en la que el conocimiento es producido e interpretado, entonces podríamos empezar a entender los roles de hecho que las instituciones juegan en ello. En una infraestructura de resonancia, un agente legitimador agrega peso significante a la información que está siendo interpretada.
En un mundo bombardeado de información, nosotros damos peso significante a ciertos filtros que creemos de algún modo han escudriñado el material y nos dan la cosa que queremos. Naturalmente, lo que es legitimado por un grupo de personas, podría no serlo por otro. Esto es obviamente, el caso del ejemplo previo del Guggenheim y el MASS MoCA mismo para este asunto.
La legitimación no está simplemente reservada a los museos, obviamente. Puede provenir de individuos famosos: “Noam Chomsky dice: ¡lee este libro!”; puede venir de amigos, “Ey, escucha esta banda.” Puede venir de publicaciones, “la JAP hizo una reseña favorable de esta conferencia.” Puede venir de la CNN, etc., etc. Como debes haber adivinando, algunas instituciones tienen un radio mayor de resonancia para su función legitimadora que otras. Y algunas, fuera de aquellas conexiones, todavía dependen del sistema dominante para su propia legitimación.
Sería una solución demasiado fácil destituir la legitimación como una especie de conspiración tira-nombres. Eso tiene consecuencias materiales. Espero que quede claro que no estoy abogando por la legitimación que viene de afuera sino que simplemente quiero decir: “Así es como las cosas tienden a funcionar. ¿Qué vamos a hacer con ello?”. Podemos crear nuestras propias fuentes de legitimación, podemos utilizar las que ya existen, o podemos atacar desde ambos extremos del espectro.
Al final, la legitimación puede actuar como un pasillo de acceso hacia mayores formaciones de poder social. A más legitimación, en cualquier circunscripción, más se aumenta el radio de resonancia. Una vez más, quiero pensar en Michael Moore y Noam Chomsky como manipuladores efectivos de su legitimación. (Podrías no estar de acuerdo con mi elección de fabulosos legitimadores y estaría bien. Estoy simplemente intentando encontrar ejemplos contemporáneos para demostrar el punto.)
Los centros de legitimación existen ya dentro de la dispar infraestructura radical. Académicos como Gayatri Spivak, el recientemente fallecido Edward Said, Saskia Sassen, Angela Davis, Judith Butler son todos vectores vivos de legitimación. En el campo de la estética y la protesta, naturalmente, la legitimación comienza a reducirse rápidamente. Revistas de izquierda como The Nation, continúan apoyando arte enteramente conservador como un testamento del status cultural de sus lectores. Por el lado de los artistas, uno puede elegir entre la cobertura salteada de revistas como Art Papers, o ser enterrado en la academia masturbadora de Critical Inquiry u October. Naturalmente, hay espacios y publicaciones más simples que están en avenencia con estos proyectos y revisarlos es un ensayo en sí mismo. Mientras que micro-cines y bandas punk parecen tener infraestructuras más concretas, la cultura visual radical parece depender con demasiada frecuencia del sistema dominante, o está aislada en compartimentos separados a lo largo del globo. Tensando estas redes y proveyendo nuestros propios sectores auto- legitimadores es crítico para la concreción de una cultura radical.

Conclusión

Espero que estos términos prueben ser constructivos. Advierto que muchas de las palabras están desarrolladas en orden para manejar las tensiones entre un modernismo abiertamente dominante y un posmodernismo demasiado relativista. Estos son sólo intentos de posicionar la resistencia visual dentro de un marco conducente a una mejora en la economía de la información. Usar un vocabulario más específico nos permite evitar las aburridas trampas de ¿es arte?, o ¿es político? Para evitar estos peligros en algún grado, podemos movernos con más optimismo hacia el desarrollo de una cultura radical que pueda realmente quebrar el dominio del capital y el control.

Nato Thompson

Texto publicado en el Journal of aesthetics and protest número 3
http://www.joaap.org/new3/index.html
traducción Lila Pagola
NThompson@massmoca.org

Notas:

1 http://www.journalofaestheticsandprotest.org/

2 Abreviatura de agitación y propaganda. Se refiere a la línea clásica del arte de protesta o arte político, de predominio didáctico.

3 En otras palabras, esta sentencia indica que el tèrmino “consecuencias materiales” actúa como un método para comprender si un proyecto cultural tendrá, de hecho, resultados en el mundo real. De este modo, podemos descifrar si un proyecto es simplemente retórica o tiene objetivos pragmáticos.

El modelo comunicacional de la escuela tradicional está ligado todavía a la cultura del libro, propia de la sociedad industrializada. El conocimiento a través del libro asegura su conservación y trasmisión a lo largo del tiempo, como también el control de quienes están autorizados a difundirlo. Las formas de trasmisión del saber en la enseñanza fueron siempre unidireccionales y jerárquicas, centradas en la figura del docente como depositario y emisor del conocimiento.

Bajo este mismo modelo pedagógico, los estudiantes tienen una actitud pasiva y receptiva frente a los contenidos propuestos por el docente. Son el objetivo de la enseñanza broadcast: uno emite (el docente), muchos escuchan (los alumnos).

La eficacia que la cultura del libro todavía hoy tiene sobre la pedagogía tradicional, hace que otras formas de producción cultural queden relegadas. Es lo que sucedió con los intentos de integración de los medios audiovisuales como la televisión y el cine a las estrategias de enseñanza formal, y ahora está sucediendo con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Interactividad, hipertextualidad y la multimedialidad son características intrínsecas de las nuevas tecnologías que involucran los modelos 1a1 y propiedades poco exploradas en los modelos pedagógicos tradicionales. Suponen sujetos con prácticas totalmente distintas a las propuestas por el modelo de comunicación y distribución del conocimiento que propuso el libro en las escuelas.

Las fuentes de información, antes almacenada en los libros y bajo el control del docente, en los modelos 1a1 están descentralizadas y distribuidas en el ciberespacio al alcance de todos, y donde los estudiantes pueden acceder en forma ubicua. Las puertas de acceso a los contenidos de la clase se multiplican y los caminos para acceder a ellos son variados. El docente pierde el control, pero cuidado, no necesariamente la autoridad.

1a1 significa que los alumnos de una clase pueden tener una relación más activa con los objetos de aprendizaje, con sus compañeros y una interacción más fluida con el docente. Pueden ampliar los contenidos desarrollados y aportar a la clase más información tomada de su propia investigación en la Web. Pueden también intercambiar datos con sus compañeros, como también producir documentos en forma colaborativa.

Del mismo modo, al docente también se le presenta una riqueza informacional inédita, una variedad de lenguajes, formatos y medios que puede aprovechar para ampliar sus conocimientos y competencias, y redefinir sus estrategias didácticas para la enseñanza en este nuevo contexto.

1a1: La resonancia del cambio

Lo primero que cambia es el aula. La representación visual que tenemos de ella, se modifica de forma indeclinable con el modelo 1a1 en marcha.

La más evidente de las transformaciones se relaciona con la arquitectura e infraestructura del aula. Por lo general nos encontramos con que no están preparadas para la saturación tecnológica. Faltan toma corrientes para abastecer de energía a las computadoras, y esto termina condicionando y “desordenando” –o, mejor, proponiendo otro orden de- la distribución de los alumnos en el espacio. Se diseñan sistemas de alargues que en el corto plazo traen dificultades en la circulación y dinámica del aula.

Al agregarse nuevas tecnologías al ecosistema áulico la función que cada herramienta cumple es redefinida. Se necesita establecer criterios que determinen qué lugar tendrá el cuaderno y la laptop para el desarrollo de la clase, y cómo se articularán entre sí. Una vez más, le negociación entro lo viejo y lo nuevo emerge en cada instante de la clase.

La irrupción de lo digital hace que la distribución de los materiales y actividades del aula también cambien. Se vuelven necesarios nuevos criterios que organicen la circulación de los recursos digitales. También se redefine la modalidad de trabajo con la posibilidad de combinar lo presencial y virtual al mismo tiempo.

En cuanto a la planificación de la clase, cambia el tiempo establecido de desarrollo de las actividades. Varía la habilidad y destreza de los estudiantes dependiendo de la formación previa que tenga cada uno. Así, es necesario aplicar estrategias de nivelación de los conocimientos en el manejo de las herramientas.

Los enfoques y metodologías de trabajo también deben redefinirse en este nuevo escenario. La presencia de la tecnología digital en el aula (que no necesariamente está centrada en la computadora) instala con ella la posibilidad de acceso a medios digitales, plataformas Web centradas en la participación y el intercambio fluido de información entre sus usuarios, que “distraen” la atención (o, de nuevo, proponen otro tiempo de atención) del estudiante en el desarrollo de la clase.

Emerge en todo modelo 1a1 una mayor alternancia del trabajo grupal y el individual. Es necesaria una planificación que organice la actividad conforme a las nuevas posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. Como también es necesario reformular los resultados esperados, hasta ahora traducidos en productos que se esperan de los alumnos.

En el cambio se ven afectados también los criterios de evaluación para medir los aprendizajes. En la medida que se agregan nuevos lenguajes y formatos, se añaden nuevas competencias que habrá que desarrollar en los estudiantes, con nuevos instrumentos de medición.

La proyección del cambio

La clave del cambio en la escuela bajo la modalidad 1a1 está en las formas de acceso y producción del conocimiento. Las prácticas pedagógicas se encaminan hacia formas diferentes de organización del trabajo, donde docentes y alumnos asumen nuevos roles y funciones.

En el proceso de cambio, el docente es el que tiene un rol protagónico en la tarea de alfabetizar a los estudiantes para su desenvolvimiento en la sociedad del conocimiento. Su función es destrabar el modelo de recepción instalado en la escuela y reorientar la comunicación en el aula, hacia formas más participativas en la construcción de los aprendizajes.

Para ello, tiene que definir estrategias didácticas que recombinen objetos de aprendizaje digitales y no digitales. Fijar criterios para la selección, jerarquización y valoración de la información distribuida, que le permita a los estudiantes contar con herramientas suficientes para trazar sus propios recorridos en función de sus intereses. Y además diseñar entornos de aprendizaje que promuevan la participación, intercambio y producción en red, de acuerdo con las exigencias del contexto tecnológico y mediático.

Eric Raymond utiliza la metáfora de la catedral y el bazar [1] para explicar dos modos de producir valor. El modelo catedral está ligado al desarrollo del software propietario: nace de un grupo de programadores que, a puertas cerradas y de manera centralizada, lanzan al mundo un software. El modelo bazar, en cambio, responde a un desarrollo abierto, distribuido y descentralizado. Pone el código a disposición de los usuarios, potenciales hackers capaces de detectar errores y mejorar el software. Las mejoras del sistema, a diferencia del otro, se producen de manera permanente.

Mientras el modelo catedral se conecta con una concepción de la cultura letrada, donde el conocimiento es cerrado y limitado, producido por unos pocos especialistas y consumido por muchos; el modelo del bazar se conecta con la cultura del conocimiento abierto e ilimitado, producido y consumido por muchos. En este modelo, todos tienen la posibilidad de ser prosumidores, productores y consumidores al mismo tiempo.

El modelo pedagógico bajo la modalidad 1a1 hacia el cual se encamina la escuela, está próximo a ser el del bazar, y no el de la catedral. Esto se explica a partir de la creciente tecnologización de la cultura y de la presencia de espacios virtuales o no virtuales que promueven la participación y producción social del conocimiento.

Notas

1- Raymond, Eric. La catedral y el bazar. 1997-98. Traducción de José Soto Pérez. Disponible en línea en: http://www.sindominio.net/biblioweb-old/telematica/catedral.html

Comenzamos hablando de su experiencia en la creación de redes para distribuir información y promover el intercambio, prácticas en la que centran su trabajo / obra y que en un comienzo resolvieron a través de fanzines, para luego extenderla a los videos VHS donde el volumen y variedad de contenidos fue en aumento; hoy todo ello se ve ampliamente beneficiado por el arribo de la web.

-¿Qué aportó la web, que facilitó en lo económico, en la circulación y el intercambio?

Faca – Inicialmente fue por motivos de curiosidad en cuanto al soporte, que era novedoso y por supuesto alentaba el aspecto económico; con el tiempo fuimos descubriendo que ese mismo medio permitía otro tipo de comunicación.

Inne – El arte correo (2).

F. – Si, también estábamos participando en arte correo previamente a eso y eran muchos intercambios de correspondencia física, en papel.

- ¿Eso después pasó al mail?

F. – Claro con naturalidad el concepto de red, de intercambio de información y demás paso a otro soporte pero la lógica era similar.

- ¿Y con el software libre cuando empezaron?

F. – Con el software libre más conscientemente en el 2003, es decir ya lo utilizábamos, lo conocíamos pero como filosofía lo fuimos incorporando a partir del 2005.

- ¿ Y desde ahí cierra lo del software libre con las prácticas artísticas que ustedes estaban teniendo?

F. – Claro, encontramos similitud en cuanto al modo colaborativo y demás, que ya lo veníamos haciendo en otros soportes y funcionó perfecto como metáfora para sintetizar eso que queríamos contar utilizando otras herramientas. Esto sintetizaba justamente la filosofía que nos interesaba.

- Y con respecto a Compartiendo Capital, ¿cuándo comienzan con esa plataforma ?

F. – Formalmente en el 2005, habíamos organizado unas jornadas de discusión y debate en torno a las licencias alternativas y armamos unas jornadas en Planeta X (3) donde había gente del Conicet, usuarios de GNU/linux, artistas sonoros, artistas visuales que se pusieron a debatir en torno a estas cosas. Invitamos a Vercelli de Creative Commons (4) y las jornadas se llamaban “Compartiendo el Capital”: ahí se presentó por ejemplo una bebida cola de código abierto (5) entre otras cosas. Nosotros presentamos una cosa que se llamaba Pinhole Copyleft Camera (6), era una metáfora del open source utilizando una cámara estenopeica (7) y ahí lo denominamos al sitio Compartiendo Capital. Como vimos que había gente interesada que nos enviaba prototipos de cámaras y que podíamos generar una comunidad en torno a algo tan simple como una cámara estenopeica, promoviéndola como si fuera un producto, surgió el deseo de extenderlo al campo de las artes visuales en general y empezamos a pensar analogías en torno al open source y el campo de las artes visuales y a ensayar e investigar modos de trasladar esa misma dinámica, esa misma lógica a las practicas artísticas.

– Pero siempre conservando un contacto y un trabajo en el espacio público …

F. – Sí, nosotros siempre decimos que en Rosario es mucho más simple hacerlo, porque lo que uno ve como construcción de red en Internet en una ciudad de las características y el tamaño de Rosario es muy probable que uno pertenezca a uno o dos colectivos simultáneamente; entonces esa red y esa contaminación se da de hecho, es decir nos conocemos todos y es muy fácil armar trabajo en red física.
I. – Toda la experiencia previa, la de participar en el colectivo Planeta X, que es donde surge la propuesta ésta de hacklab (8) y del encuentro mismo con el software libre es importante. No es cualquier colectivo.

- ¿Ese fue el disparador, el primer gran proyecto?

F. – En realidad una conjunción de cosas: el hecho de haber participado, de haber conocido las chicas de Córdoba de “Liminar” (9), más participar en “Planeta X”, más técnicos con los que compartíamos el espacio del hacklab y algunas personas que vienen de la comunicación que estaban interesadas en las licencias alternativas. Toda esa conjunción es “Compartiendo Capital”.
I. – Nosotros veníamos trabajando en Internet, veníamos trabajando con guerrilla de la comunicación (10), con todo lo de “Pinche” (11), con una serie de usos que hacíamos de Internet . Pasar al software libre era como una cosa natural, era lo que había que hacer, lo veíamos así, eso dio lugar a “Compartiendo Capital”.

- ¿Quienes conforman hoy “Compartiendo Capital”?

F. – Somos nosotros dos en red con otras personas …
I. – Va por alianzas estratégicas, por ahí estamos con Iván Rosado, por ahí con Planeta, o vamos abriendo el juego a medida que haya juego y ganas de hacer algo.
F. – Lo que garantizamos es la continuidad en el tiempo de un soporte, y hay una serie de proyectos que se van desprendiendo en los cuales trabajan distintas personas. No necesariamente los mismos que participan en una cosa lo hacen en otra.

A veces los espacios de la institución-arte pueden resultar algo estrechos. Sucede, por ejemplo, cuando los artistas suman disciplinas – TICs, educación, cultura libre -, y sus relaciones se entablan a partir de ellas. Entonces nace la necesidad de reconfigurar la ruta, de ampliar los mapas, de contemplar la posibilidad de nuevas escenografías y actores. Sumamos a la entrevista a Lila Pagola.


Lila – Después de mi charla sobre proyectos de artistas y software libre de Argentina, en ISEA (12) me hicieron una pregunta: ¿por que los proyectos que había seleccionado de software libre eran sobre todo del interior del país y no de Buenos Aires?. Hasta ese momento yo no me había dado cuenta que la mayoría eran de Rosario y Córdoba. Los que yo mencioné fueron el trabajo de Judith Villamayor (13), que es bastante reciente, el de Jorge Crowe (14), que también es reciente en relación al software libre, y la Burn Station de Rama (15).

F. – Y decime alguna otra iniciativa desde Buenos Aires, porque a lo mejor es por desconocimiento. Yo sinceramente no conozco. Y además, Judith es de La Plata y Crowe de Mendoza.

L. – ¡Ciertamente!, o sea que ni siquiera ellos … esto me hizo pensar que en realidad tiene que ver con el peso institucional de nuestros respectivos mundos del arte. Como para nosotros, los del interior, nos resulta mucho mas difícil entrar al juego “en serio” del arte, de pronto nos ponemos a hacer cosas que nos importen mas o sea mas autÉnticas, con interlocutores más amplios y genuinos: algo que para los artistas que nos interesamos en las prácticas críticas con TICs ha empezado a suceder con las comunidades de software y cultura libre.

F. – Al no tener una “tradición”, entre comillas, de arte y desarrollo tecnológico vinculado con instituciones, como por ejemplo lo que propone Fundación Telefónica (16) en Buenos Aires, que tiene otro enfoque, de lo que entendemos arte y tecnología no estamos con una práctica connotada, por lo tanto podemos explorar lo que queremos, no hay demanda por parte de las instituciones.

L. – Además a mi me da la sensación que la mayoría de los proyectos tratan de salir de la institución, de buscar diálogo con otras comunidades, con cosas más “reales” que las que están adentro de los espacios institucionales. Acá los hay como en Rosario, pero la mayoría son de muy poco impacto fuera del grupo de artistas que circula por ahí.

F. – Nosotros estamos ahora desde hace dos o tres años en un proceso inverso, tratando que las instituciones se interesen en el software libre. Instituciones que no necesariamente están vinculadas con el arte, pero por ejemplo en términos de cultura general hay varios centros culturales y demás donde nos interesa incidir. Presentamos proyectos en esos lugares porque sabemos que se amplifica a un público más extenso que a los especialistas de siempre.

- ¿Y que tipo de proyectos están presentando ahí?

F. – Hemos trabajado con niños, jóvenes y adultos en varias oportunidades, con la secretaría de cultura local y asociaciones civiles. Proponemos y participamos de eventos y talleres vinculados al arte y al software libre, entonces se acercan docentes de escuelas, algunos artistas y jóvenes activos en la web 2.0. Recientemente mostré cómo usar programas de gráfica en un lugar que capacita a jóvenes en situación de calle. Con Inne acabamos de participar de Usina Digital, un dispositivo municipal de divulgación.

L.- Es otro mundo, complejo, pero está bueno ponerse en esa tarea de articular con otros espacios, otros actores, otras prioridades …

F. – Si, hay espacios donde se forman docentes y ellos están generando tendencias. Acá, en Rosario, al menos se hace cada tanto. Poder dictar ahí dos o tres talleres que tengan una visión de lo tecnológico desde otro lugar está bueno. Poder llegar a involucrarse con la educación pública, con esos otros espacios donde habitualmente uno no llega.

- ¿Filosóficamente está mucho más cerca que lo que se puede desarrollar desde la institución arte?

F. – Lo que sucede con la institución arte es que desconoce totalmente todo esto, le encuentran escaso o nulo valor, al menos en Rosario. No hay una formación por parte de los curadores o de la gente que está a cargo de esas instituciones, una formación que valore este tipo de prácticas. Porque uno parta del campo del arte no quiere decir que todo lo que desarrolle vaya en ese sentido.

- No todo es obra de autor.

F. – (risas) Hay cosas que no tiene sentido llamarlas obras. En esas prácticas que uno hace con otros está bueno que se desdibuje también esa idea de obra.

Notas