Category: juegos libres

Usé Windows exclusivamente hasta 2006, creo que todos lo usan no por gusto, si no porque te viene en la compu, “es lo que hay”, más bien “lo que te dan” (y pagás por eso en el precio total de la compu), en 2006 viajé a Buenos Aires para formar parte de un equipo en un largometraje animado hecho con software libre, donde usaban Ubuntu, y bastó una o dos semanas para abrir los ojos y ver lo que me estaba perdiendo! Fué más que un cambio de sistema operativo, empecé a ver que no tenía que conformarme con lo que usaba, con sus virus, sus cracks, sus cosas raras, que hay para elegir y mucho, gracias a esta libre elección te armás el sistema a tu medida, tu workflow se optimiza mucho.

Hace poco cambié la compu y decidí instalar todo de nuevo, llegué a la conclusión de que en Windows, el primer día es cuando más rápido te funciona todo, es ágil, pero con el tiempo y uso degrada… Mientras que con Linux tengo la sensación que es al revés, mientras más lo usás y configurás, más rápido se vuelve.

M > – ¿cómo empezaste a interactuar con la comunidad de blender?

P > Mi primer contacto fué en 2003 a través del único foro en español sobre Blender en su momento, NicoDigital, hoy en día no está más activo pero hay muchos lugares para reunirse. Empecé leyendo mucho y subiendo trabajos para recibir críticas, tenía 16 años y era mi primer foro, así que mucha idea no tenía, pero fué genial, además ves trabajos de otros usuarios y motiva mucho, mientras más compartís más recibís a cambio, hice amigos que incluso hoy en día seguimos intercambiando cosas, o que gracias al contacto con ellos conseguí trabajo o conocí en persona en conferencias y cursos en España, México e incluso una charlita en la Universidad de La Plata, en Buenos Aires.

M > – Contame sobre tu primer proyecto y el primer proyecto con Blender Foundation, ¿recordás derivadas, o los aportes del Soft Libre a ese proyecto?

P > Primer proyecto… unos imanes y almanaques para pegar en la heladera, ¿sirve?, era una forma de que mis padres vean que “hacía algo” y poder cubrir una cerveza el fin de semana o algo, mientras seguía haciendo personajes en los tiempos libres y publicando mis trabajos en galerías y foros, a pesar de mi mal inglés, hasta que me contactó un italiano por mi primer freelance internacional, se trataba de unos wallpapers para celulares, buscaba personajes simples (¡bien! era lo que hacía) y en tamaño pequeño (¡mejor! mi compu no me dejaba hacer mucho más), gracias a este trabajo compré mi primer compu y pude demostrar (al resto y a mí mismo) que se podía trabajar de esto.

Pero fué en 2006 que tuve la oportunidad de trabajar en Buenos Aires para un largometraje animado, “Plumíferos”, fueron casi 2 años en total, de una experiencia maravillosa, aprendizaje a nivel técnico, el trabajo en equipo, y a nivel humano, al venir del sur de la patagonia,  donde no había ni rastros de 3D, era la primera vez que veía tantos artistas digitales juntos, y sobre todo usando Blender!, fué increible.

A mediados/fines de 2007 la producción de Plumíferos se detuvo por razones económicas, retomando sólo unos pocos a comienzos del 2008, en Abril de ese año la Blender Foundation terminaba la open movie “Big Buck Bunny”, a la vez que se llevaba a cabo el open game “Yo Frankie!”, con los dos proyectos en paralelo la producción de éste último se complicó, el director de arte se fué y Ton Roosendaal (productor) me preguntó informalmente si quería unirme al proyecto, ahí viene la parte del desmayo (casi, toco madera), después formalmente, y luego de una semana, estaba en Amsterdam, la primera vez que pisaba otro país que no sea Chile, sin haber hablado inglés más que en el colegio, y escrito en foros… divertido!, es el día de hoy que agradezco la paciencia de mis compañeros en el proyecto.

M > -Ahora contame algo sobre Sintel, la última película abierta de la BF, donde participaste (www.sintel.org)…

P > Para el proyecto Sintel no quería aplicar, porque no tenía fé de quedar elegido, pero como justo en esas fechas (Julio 2009) estaba acá en el Blender Institute, trabajando en un DVD de entrenamiento (Venom’s Lab!), Ton me convenció para que aplicara al proyecto 5 minutos antes de que termine la hora, lo hice, y no quedé elegido. Ya la veía venir, pero igual no está bueno, aunque hoy en día mirando en retrospectiva pienso, ¡qué suerte! El proyecto empezó en Otoño-Invierno (Europeo) 2009-2010, mientras,
pasé unas vacaciones de verano (Hemisferio Sur) hermosas en la Patagonia con amigos, que no podría haber vivido si me unía desde el principio a Sintel. Recién formé parte cuando necesitaban más gente (siempre en un proyecto al principio necesitas la mitad o menos de lo que será el equipo que estará al final), a principios de Marzo, cuando realmente la parte grosa del proyecto empezaba, con las cámaras ya puestas en sus respectivas escenas y tomas, después de haber preparado el guión, los modelos, los conceptos, y demás. Terminé en la parte que más me gusta que es la de iluminación/render, y después dirigiendo la fotografía para el resto de las escenas que preparaban mis compañeros.

La verdad Sintel fué un entrenamiento sin par, usando Blender todo el día por tanto tiempo con gente talentosa alrededor se aprende de una manera u otra, aunque algunas cosas aplicadas al workflow las había aprendido en Plumíferos en Argentina, y las apliqué acá, en conjunto con otras aprendidas a través de los años, es lindo cómo se mezclan y se van forjando flujos de trabajo distintos.

M > -¿Conocés gente que esté realizando proyectos abiertos y con Soft libre? ¿Qué te parece interesante de esos proyectos?

P > No encuentro área donde no se use Software Libre hoy en día, más allá de cine/juegos/publicidad/imprenta, lo típico de diseño, se usa en cosas que uno ni se imagina, medicina, arquitectura, hasta me he encontrado científicos!

El año pasado tuve un trabajo freelance en el que debía viajar a Noruega para visitar una sala de cirugías ‘del futuro’, tomar fotos y videos, reconstruirla en 3D, que luego los estudiantes de ingeniería se encargarían de crear la parte interactiva, usando un motor libre, para que estudiantes de medicina usen este tan caro equipamiento a distancia, de manera virtual. También esta universidad noruega tenía un proyecto sobre audio, en el que tuve que reconstruir en 3D un edificio muy antiguo para que otros estudiantes puedan hacer pruebas de acústica sin estar físicamente en el lugar.

Así hay muchos, todos combinando programas o incluso partecitas nada más de librerías libres, usando contenido libre, y liberando el resultado, desde arquitectos, a VJ’s con Processing y Pure Data, a máquinas libres capaces de reproducirse a sí mismas y construir piezas para hacer tus propias. Creo que el futuro del software libre es el hardware libre, que cada vez tiene mayor apoyo, claro ejemplo es Google y su Open Accessory basado en Arduino, creo que esta filosofía va a expandirse a otras áreas a lo largo de los años, somos muchos más de lo que creemos :)

M > Gracias y tomate un mate.
P > A cambiarle la yerba hermano.

P > Paaah me fuí al carajo, acortala! cada letra es CC así que remixala como quieras :) Un abrazo!

* Pablo Vazquez
CG Artist
Blender Foundation Certificated Trainer
E-mail: contact @ pablovazquez.org
Website: http://www.pablovazquez.org
** Martín Eschoyez
Es artista gráfico en animación 3D y colaborador de cultura.rwx
Website: http://www.martineschoyez.com.ar/

Todas las imágenes de este artículo son de la película Sintel, el último proyecto de la Blender Foundation, disponibles para su descarga en www.sintel.org

¿Podrías comentar brevemente tu formación/experiencia, y el momento en el que hacés el cruce arte-tecnología?

Soy licenciado en Artes Plásticas (egresado de la UNCuyo-Mendoza). Mi inclinación principal de los 20 a los 30 fue la pintura, con intermitentes resultados. Simultáneamente y desde muy chico, he construido juguetes y objetos con material descartado, a partir de juguetes rotos, etc. Desde el 2001 al 2007 una de mis principales fuentes de ingresos, fue fabricar juguetes (junto a Gabriela Simón bajo el nombre FARFALLONA). En 2006 me mudé a Buenos Aires y empecé a recolectar chatarra electrónica de la calle. Pronto sentí la necesidad de aprender más para sacar mejor provecho. Simultáneamente comencé a estudiar Teatro de objetos con Ana Alvarado (maestra absoluta), lo cual me abrió una enorme puerta creativa hacia lo performático asociado a las cosas que fabricaba. En el 2008, pude participar del MediaLab del CCEBA (coordinado por Emiliano Causa, otro gran maestro para mí), en el programa Interactivos de Fundación Telefónica y realicé un postgrado en Electrónica Aplicada al Arte en el IUNA que me dio las herramientas para empezar a caminar solo en el mundo de la Electrónica Analógica.
Otro momento muy inspirador fue conocer a Arcángel Constantini, quien me introdujo al mundo del Hardware Hacking, al que ya pertenecía de alguna manera, pero sin saberlo.

en tu producción personal, y también en relación a la enseñanza: ¿cómo se modifica tu rol de autor/docente, y consecuentemente el de los receptores/estudiantes a partir de “desmitificar” los procesos y los aparatos, en este caso para producir experiencias estéticas?

Lamentablemente no tengo una reflexión aguda sobre mis procesos. Diría que en simultáneo a la “desmitificación” de los dispositivos, se manifiesta una “remistificación”. La Magia, al revelarse, no muere sino que estalla en múltiples direcciones, revelando juegos y combinaciones que antes estaban ocultas. Y en el juego aparece el azar (si es que le dejamos espacio), lo no contemplado. Ese proceso de re-invención a partir de lo que ya existe es muy estimulante para mí. Al enseñar, trato simplemente de despertar la curiosidad innata y sacudir (si es que se encuentra adormecido) el deseo de fabricar cosas.

revisando algunas obras, y el blog, asocio algunas producciones con la cultura DJ y VJ, en las que la performance en vivo y el efecto son componentes estructurales a mi criterio. ¿cómo pensás, nuevamente, tu trabajo en ese sentido respecto de la producción de las máquinas y la enseñanza? ¿qué cambia, qué se mantiene?

A ver si entendí. Me interesa la cultura DJ en su origen. Admiro profundamente a las personas que obtienen el máximo provecho creativo de sus escasos recursos. Ahí entran los DJ que dieron origen al rap, valiéndose sólo de algunas pistas grabadas sobre las cuales los MCs tiraban los versos. También el Sound System jamaiquino, las rave autogestionadas, más actualmente la música de 8 bits (chiptune) y el circuit bending. Grupos de personas que transformaron dificultades y carencias en plataformas para la creación de nuevas corrientes artísticas.
Celebrar es un acto de libertad. Como con todo, el Orden se apropia y propone convenciones acerca de cómo hacerlo. Inventar nuevas maneras de danzar, nuevos ritmos y sonidos, con lo que tenemos a mano, con lo que ha sido desechado, con lo que nada vale, es tomar ese poder de regreso. “You gotta fight for your right to party” dicen los Beastie Boys ;)
Desde la docencia, mi propósito sería  incentivar a alguien a que haga lo que sueña con lo que tiene en su poder aquí y ahora, ayudarle a mirar con nuevos ojos lo que hay disponible a su alrededor aquí y ahora, antes de postergar ideas y proyectos hacia un futuro ideal, siempre lejano e improbable.

Presentás al Lab. del juguete como un espacio educativo y experimental con tecnologías de código abierto, y de hardware hacking. ¿podrías profundizar las diferencias o similitudes que ves en esa sutil diferencia (open hardware – hardware hacking o DIY)?

¡Claro! A pesar de las diferencias están profundamente relacionadas. El hardware hackeado o modificado suele ser privativo y cerrado, su funcionamiento se revela mediante la famosa “ingeniería inversa”. Partiendo del objeto hacia atrás, podemos develar algunos procesos de funcionamiento y desviarlos hacia nuevos propósitos. La electrónica DIY propone fabricar desde 0 circuitos que podamos luego asociar a dispositvos hackeados u otros elementos. Los componentes electrónicos, en su gran mayoría, son de escaso valor comercial y el aprendizaje de las nociones básicas de electrónica más el diseño y ensamblado de circuitos suele brindar una enorme experiencia que puede ser aplicada a múltiples territorios. El hardware abierto pone a disposición del usuario toda la información referida a fabricación, funcionamiento, etc. lo cual lo vuelve enormemente maleable. Permite el desarrollo de tecnologías más o menos complejas, invirtiendo la lógica de consumo, o sea, empezando por el usuario. Todo esto se puede mezclar en un proyecto. Por ejemplo, usar un microcontrolador open source (arduino, wiring, etc.) asociado a un circuito fabricado por nosotros (DIY) para controlar un hardware privativo hackeado (una cámara reflex digital, un reproductor de mp3, etc.)

El laboratorio de juguete enseña estas herramientas principalmente y también software open source (fritzing, processing, openFrameworks, PD en un futuro próximo) ya que son gratuitos, cuentan con una enorme comunidad que los sostiene y son fácilmente integrables al hardware.

¿recordás en que momento te interesaste por el software o la cultura libre?

Intento, con mayor o menor éxito, sostener una ética en mi modo de actuar y relacionarme con el mundo. El software libre era un paso que se presentaba inevitable. En un momento determinado sentía una fisura muy grande entre mi pensar y mi hacer. Creo profundamente en el desarrollo del conocimiento colectivo, en el libre flujo de las ideas, en el compartir como herramienta potenciadora de la evolución de la consciencia. El sistema operativo que usaba a diario iba en la dirección contraria.
Por suerte, mi hermano más chico, Mariano, programador, usuario de GNU/Linux desde hace varios años, me ayudó en el proceso de desintoxicación y me sostuvo durante el síndrome de abstinencia ;)

No adhiero de manera ortodoxa y radical al movimiento (mi música está en mp3, tengo instalado Java y Flash) pero me siento más integro ahora, que como usuario de Windows crackeado. Y no sólo elijo desde la ética. Mi computadora es una herramienta mucho más eficiente ahora (no se ha colgado NUNCA en dos años). Aunque a veces extraño el Photoshop….

Al movimiento de Cultura Libre me acerqué, como muchos, a través de ese gran núcleo de encuentro y acción que es el Colectivo La Tribu, lugar donde aprendo algo cada vez que voy. Me comuniqué con ellos para ofrecerles participar de la edición de Fábrica de Fallas del año pasado y desde entonces no hemos parado de hacer cosas juntos (incluso una columna en el programa FMP3!)

¿cómo pensás/actuás en el presente, tu relación con la comunidad de software/cultura libre de Argentina? o más general, ¿qué papel imaginás para los artistas en la comunidad FLOSS?

Mi presente es estar dispuesto y presente para participar de todo encuentro que exalte el placer por compartir en libertad. Sin banderas, en contra de nadie. Con los talleres, con los aparatos, la consola, encontrándome con la gente, enseñando lo que sé y aprendiendo. Es prioritario para mí, estar, generar, participar. Es “llevar balance a la fuerza” como dice el Maestro Yoda. Del encuentro en el Foro Social de Porto Alegre surgió un bonito vínculo con el movimiento de Cultura Libre paulista con en que estamos generando cosas nuevas.

Cuando me abrí de las artes visuales tradicionales, lo hice en parte porque veía que era un espacio muerto, vacuo, anacrónico, dominado por las apariencias, el culto a la individualidad, y el deseo de satisfacer tendencias. Sentía que otro paradigma se estaba gestando y nada de lo “nuevo” estaba pasando ahí (haber participado de ARTEBA el año pasado fue una experiencia determinante en este aspecto). En la cultura hacker, en el DIY, en el movimiento FLOSS, existe un enorme grupo de personas que están creando un nuevo territorio de producción de conocimiento y objetos, desde entrecruces más horizontales entre las disciplinas más diversas. Los artistas tienen mucho que dar, especialmente en lo referido a procesos creativos más asociados al azar, el accidente, la libre asociación. Pero renunciando al aura de la “genialidad”, dispuesto a enseñar y a aprender con humildad.

Notas

1- ISEA 2010 http://isea2010ruhr.org/ y texto “Desde el software libre a la crítica a la noción de autor en las prácticas artísticas en Argentina” http://www.nomade.org.ar/sitio/?p=285